Avatar

Diego Parra

Nace en Chile, en 1990. Es historiador y crítico de arte por la Universidad de Chile. Tiene estudios en Edición, y entre el 2011 y el 2014 formó parte del Comité Editorial de la Revista Punto de Fuga, desde el cual coprodujo su versión web. Escribe regularmente en diferentes plataformas web. Actualmente dicta clases de Arte Contemporáneo en la Universidad de Chile y forma parte de la Investigación FONDART "Arte y Política 2005-2015 (fragmentos)", dirigida por Nelly Richard.

Más publicaciones

MACHUCA EL CRÍTICO

En una época llena de tantos “deber ser”, de tantos tabúes del pensamiento políticamente correcto, Machuca defendía una mirada que jamás trataba de hacer pasar su juicio moral por un juicio estético. Eso que uno podría llamar desparpajo o simple impudicia escondía un modo inteligente de trabajar con el arte, puesto que entendía que las obras no podían ser objeto de impugnaciones idealistas que tratasen de hacer justicia a algo o alguien. La moral queda fuera de la sala de exhibición, y la escritura no tiene tiempo para andar enjuiciando temas, motivos o posturas

ANTE TODO, HAY QUE DEDICARSE A TRADUCIR

¿Cómo adaptamos la enseñanza de las artes? Si hay algo que caracteriza a las artes es justamente su capacidad de operar con lo sensible, con aquello que podemos percibir por múltiples sentidos (en mi caso, predominantemente en lo visual), por lo que la experiencia propia de las clases telemáticas es, por lo bajo, un pobre sustituto de lo presencial. No es que carezcamos de la herramienta indicada, y solo haga falta usar una mejor plataforma. Quiero decir aquí que aquel factor empobrecido en la experiencia online es sin duda el rasgo fundamental de estas herramientas, y es algo que comparte con gran parte de las redes sociales que usamos cotidianamente, las que sustituyen modos de relación social físicos traduciéndolos a otras formas (tan válidas y “reales” como el resto).

Luis Montes Rojas, Hysterie. Vista de la exposición en el Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA), Santiago de Chile, 2019-2020. Foto cortesía del artista

LOS MONUMENTOS CONTRA SÍ MISMOS

Los monumentos se ven actualizados constantemente e impugnan así las nociones conservacionistas del patrimonio, que consideran más importante la integridad material de los monumentos que su capacidad de producir vínculos comunitarios entre nosotros. Tanto el arte como la gente que hoy se ha apropiado de los monumentos tienen la capacidad única de volver a dar vida a lo que parecía muerto y devenido mero ornamento, para así dejar que el presente impregne y desborde al pasado, dejando claro que –curiosamente– nada queda escrito en piedra para siempre.

EL FUTURO FUE AQUÍ

[…] La exposición «El Ladrillo», de Patrick Hamilton, trata precisamente de ese futuro que ya fue, de ese pasado que no deja de ocurrir, puesto que, en rigor, capturó para sí las energías del futuro y las convirtió en consenso. Mediante una larga investigación, Hamilton trabajó sobre los archivos plenamente visibles, abiertos y transparentes que describen minuciosamente cómo se desarrolló el itinerario que llevó a una escuela económica menor, como la de Chicago, a ser la protagonista de nuestra era […] Estos archivos son el testimonio de cómo se construyó, ladrillo a ladrillo, esta edificación en la que vivimos, llena hoy muros y rejas, pero en la que, paradójicamente, todo estaría diseñado pensando en la “libertad de elegir” […]

LA TRINCHERA DE LA INVESTIGACIÓN. SEBASTIÁN VIDAL SOBRE LA DIRECCIÓN DEL CEdA

Hace un par de meses se hizo pública la llegada de Sebastián Vidal Valenzuela (Santiago, 1978) a la dirección del Centro de Estudios de Arte (CEdA), un espacio pequeño y de trayectoria reciente, donde antes había operado Justo Pastor Mellado. Si bien el CEdA, en su primera etapa, estuvo muy ligado a los proyectos expositivos de D21, la llegada de Vidal podría abrir el espacio a otras miradas, así como también a nuevos diálogos que permitan acoger a agentes que no participan necesariamente del debate académico, pero que aun así desarrollan investigación de valor para el campo. Conversamos con él para conocer más de su nueva gestión.

Katia Sepúlveda con Margarita Calfio, Histerix y Pezones Metralleta, La actitud del post porno, 2018, acción de arte, registro fotográfico digital. Cortesía de las artistas

ACTIVISMOS PARA LA REIFICACIÓN

¿Cómo enfrenta el “arte activista” del tipo que representa Katia Sepúlveda esta paradoja? Sabemos que el arte acoge como virtud la ambigüedad, la no claridad, lo oblicuo por sobre lo recto, pero en esta exposición se busca potenciar justamente lo contrario, el lenguaje directo e ilustrativo (ojalá lo más “denunciante” que se pueda) que se vincula más con un lienzo que alguien llevaría a una marcha que a una video-instalación contemporánea. A mi juicio, este tipo de exposiciones no terminan de comprender -ni mucho menos responder- las paradojas que la envuelven, puesto que eso implicaría aceptar en algún grado la autonomía del arte y, por lo tanto, todos los juicios y críticas que le caracterizan.

CERRILLOS Y SU FUTURO. ¿Y AHORA QUÉ SIGUE?

Sobre las proyecciones del Centro Nacional de Arte Contemporáneo Cerrillos (CNAC) se suele aducir que el espacio carecería de la autonomía administrativa necesaria frente al Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, cuestión que dificulta y entorpece cualquier gestión. Este problema, que puede parecer grave y paralizante, será resuelto únicamente en la medida que quien (o quienes) lleguen al CNAC lo hagan con un proyecto de desarrollo, donde se expongan las necesidades regulatorias básicas para el correcto funcionamiento del espacio.

Andrea Giunta Libro Feminismo y Arte Latinoamericano
,

Feminismo y Arte Latinoamericano, de Andrea Giunta

El feminismo que Giunta elabora en su libro busca saldar deudas históricas que Latinoamérica tiene con sus artistas mujeres. Esta deuda, que podría ser identificada como “ya pasada de moda”, justamente por el avance de nuevas perspectivas que han reordenado al propio feminismo en torno a, por ejemplo, la disidencia sexual, es asumida como intransable en la medida que si bien teóricamente las nociones de “mujer”, “hombre”, “arte femenino” o “sensibilidad femenina” ya han sido desplazadas por las vinculadas con la performatividad del género y las identidades no binarias, en los datos que de un modo abrumador entrega Giunta la situación factual para las artistas mujeres sigue siendo tan pobre como hace veinte o treinta años.

Mari Carmen Ramírez. Foto: Timothy Greenfield-Sanders

FLUJOS, REVERBERACIONES Y RESISTENCIAS. ENTREVISTA CON MARI CARMEN RAMÍREZ

Durante el mes de diciembre del 2017, en el Centro de Arte Contemporáneo de Cerrillos se desarrolló el Seminario Artes de la Visualidad, que contó con la presencia de Mari Carmen Ramírez (Puerto Rico, 1955), destacada historiadora del arte latinoamericano, curadora y Directora del International Center for the Arts of the Americas (ICAA). Conversamos con ella sobre el estado de este proyecto, de la historiografía del arte regional y local, y sobre el importante rol que tiene la investigación en la exhibición y puesta en valor de obras de arte.

La mesa "Ejercicios de reconocimiento: noción de nación" contó con la participación de Mariairis Flores (“Arte y política: posibilidades para abordar el arte chileno”), Justo Pastor Mellado (“La presencia de Violeta Parra en el mural realizado por Julio Escámez en la farmacia Maluje de Concepción, en 1957”) y Daniela Berger (“Una breve excavación como un homenaje. Revisión de prácticas curatoriales con mujeres artistas”). Moderadora: Claudia Zaldívar, Directora del Museo de la Solidaridad Salvador Allende.

CURADURÍA EN CHILE REVISADA: DE LO PROMOCIONAL A LO CRÍTICO

Ante el escenario de la proliferación curatorial (con todo el exitismo que implica), no podemos simplemente sucumbir a la potencial creación de una red promocional del arte contemporáneo que irreflexivamente considere que lo curatorial se resuelve únicamente en la exposición, en su montaje y, como cénit de todo, en la inauguración (donde las conexiones de tal red, finalmente se activan).