artistas venezolanos

ALEXANDER APÓSTOL: 40 MODELOS POLÍTICOS PINTADOS EN LA PARED

Su propuesta se orienta hacia la creación de narrativas híbridas que exploran los argumentos de género, cultura y poder, revisitados a partir de la experiencia individual, la historia del arte y la arquitectura. Un repertorio temático que atraviesa las realidades contemporáneas, apelando a la reivindicación y construcción de identidades individuales y colectivas que indagan, asimismo, en la iconografía fundacional de la nación, instituida en lo ideológico, el culto al héroe y los símbolos patrios como pilares de una épica identitaria.

IVÁN CANDEO: HAY UN GOYA EN LA SOPA

“Hay un Goya en la sopa”, de Iván Candeo (Caracas, 1983), parte de la existencia de un número importante de pinturas supuestamente atribuidas al artista Francisco de Goya en Venezuela, que fueron adquiridas como cuadros originales por coleccionistas privados o vendidas en mercados de segunda mano como obras auténticas del pintor español. Como bien señala en el texto que Iván de la Nuez le dedica a la muestra, “Goya es un estado mental de la cultura de Occidente, el adjetivo recurrente que mejor define sus consternaciones”.

ÁNGELA BONADIES & JUAN JOSÉ OLAVARRÍA: EN LAS ENTRAÑAS DE LA BESTIA

En la búsqueda ensoñada de una respuesta al caos que domina la vida en la República Bolivariana socialista del siglo XXI, A y J nos conducen a una aventura a través de las entrañas de la bestia jerárquica y criminal. Pasearemos por espacios carcelarios, por las guaridas del «caudillo»: figura elusiva que representa el poder autoritario y machista característico de una violenta cultura heroica.

OSCAR ABRAHAM PABÓN: REMEMBERING SOMETHING DIFFERENTLY

A través de este conjunto de obras, el artista venezolano explora la teoría platónica del recuerdo como una forma de conocimiento. Las obras aquí reunidas parten de la misma premisa de tomar un recuerdo o una idea del pasado y trasladarla al presente alterando su estructura original.

MARIANA BUNIMOV: FANTOCHE

Mariana Bunimov ha orquestado un montaje irreverente y de relaciones eclécticas donde las obras estallan en las paredes, como confetti. Imprime la museografía con el tinte desprejuiciado del “fantoche” –y embarra algo de compota-, filtrando en ese arreglo fantasmagórico de obras mucho de su paisaje psíquico: memorias de la infancia, sus afectos para con un país caótico, y ese espacio liminal del estar aquí y allá, entre Caracas y París.

EUGENIO ESPINOZA: TRE ESTANCIAS, TRE MESI

A través de tres obras icónicas de los años 70 y otras de creación más reciente, la segunda exposición individual del artista venezolano en la Galleria Umberto Di Marino insiste en la retícula como sistema, aunque ahora con una perspectiva completamente diferente. Al socavar ahora la rígida estructura del lenguaje, Espinoza intenta otorgar al lienzo una nueva capacidad de “pensar” y producir sentido más allá de su propio sistema estricto.

FRANCISCO PINTO: UN LUGAR SECRETO, SOMBRAS EN EL BOSQUE

El artista venezolano Francisco Pinto distingue estos espacios en el tiempo colmados por los instantes de un yo manifiesto en plena observancia: de voces calladas que gritan en vibrantes texturas multicolores; de paisajes que transcienden los credos y los rituales, la cacería y las ceremonias; del habitar entre la vida plena y cualquier sometimiento; entre el ser libre y la esclavitud indiferente; entre la historia de la trata de esclavos y el cimarronaje.

JUAN ARAUJO: LAUGHING AND THE STORM

En su segunda exposición individual en Stephen Friedman Gallery (Londres), Araujo explora la noción de melancolía al comparar el sentido de aislamiento que nos impuso la pandemia con la soledad que sienten los artistas en su búsqueda de la creatividad. Su interés en el taller del artista como un espacio para el ritual se refleja en varias de las obras que aquí se exhiben en atriles de madera.

HAYFER BREA. LA TOPOGRAFÍA COMO LEITMOTIV

La práctica de Hayfer Brea (Caracas, 1975) guarda conexión con una de las tradiciones pictóricas más relevantes en Venezuela, el paisaje, y, en particular la montaña. El artista establece de este modo una línea de continuidad con el pasado, actualizándolo desde la perspectiva de la visión contemporánea.