Céline Fercovic

Nace en Santiago, en 1992. Licenciada en Teoría e Historia del Arte por la Universidad de Chile y cofundadora del colectivo Art&Crap. Desde 2015 ha trabajado en distintos proyectos relacionados al arte contemporáneo y la escritura: investigando, curando exposiciones colectivas, escribiendo artículos para distintos medios y guionizando contenidos sobre arte y educación. Desde 2018 es parte del Equipo de Comunicaciones de Fundación Nube donde investiga y visibiliza las relaciones entre arte, juego y pedagogía.

Más publicaciones

PAULINA MELLADO: HUELLAS DE LIEBRE

“Huellas de liebre” presenta «un ejercicio nostálgico de memoria» sobre el medioambiente y los curiosos procesos de sus ecosistemas. Los métodos para materializar tales mundos se componen de diversos elementos. Algunos son musgos, maderas húmedas, helechos, cascadas, pequeñas setas en crecimiento, vapor o cerámicas. Otros son de origen científico e industrial.

DEL DOMINIO AL EFECTO DOMINÓ. SOBRE LA EXPOSICIÓN HOMO LUDENS

«Homo Ludens» plantea el lazo arte y juego como un elemento transversal a la colección y, por lo mismo, a los intereses de sus coleccionistas. Para graficarlo, Paula Solimano administra «espacios de exhibición en nombre del público» —como Boris Groys ha mencionado sobre la curaduría—, comprometiéndose con las y los visitantes para darle sentido común y volcar hacia los públicos una serie de subjetividades.

ELIZABETH BURMANN LITTIN: AGUA MALVA, EFECTO DEPURADOR

«Agua Malva» reúne materialidades afines, objetos que emergen de sustratos comunes, pero que al ser afectados por la erosión física e intervención humana adquieren nuevos estados y funciones. Conchas marinas, restos de comida, estructuras de acero y cobre, vitrales y vidrio soplado, cuerpos nacarados y superficies espejadas habitan y desbordan los límites domésticos de una casa-galería.

ESTRUCTURA OBJETABLE (Y OBJETADA)

Como obra y como acción objetada, «Síndrome de actualización» evidencia las complejidades inscritas en la identidad nacional y las capas de miedo o esperanza que la cubren. Aunque a algunos les cueste aceptarlo -poniendo en este saco a la o las personas que mandaron a bajar la obra de Adolfo Bimer-, el orgullo y la alta estima por los símbolos patrios van en acelerado descenso.

Vista de la exposición “Cajitas rectangulares”, un proyecto de Instituto Tele Arte, en Galería Metropolitana, Santiago, 2020. Foto: Paulina Mellado

VISITANDO “CAJITAS RECTANGULARES” CON ENRIQUE FLORES

«Cajitas Rectangulares», proyecto curatorial de Instituto Tele Arte, se autodefine como “un ejercicio artístico colaborativo en tiempos de pandemia y distanciamiento social”. Ideado por el artista chileno Enrique Flores y expuesto en Galería Metropolitana, consistió en la entrega de cajas de cartón vacías a 39 artistas para que, con el trasfondo del criticado programa de gobierno “Alimentos para Chile”, las convirtieran en arte.

Mitigar el Horror a Veces. sobre ‘la Carne Muerta Nunca se Abriga’ de Teresa Margolles

Particularmente con sus intervenciones y la entrega de sus afiches, Teresa Margolles contribuye a la construcción de sentido en este espacio urbano transformado por las manifestaciones. Se hace parte del imaginario de resistencia y la “poética de la protesta” contraria a toda represión, tortura y muerte y que en estos tiempos de discrepancia, desacuerdos y falta de consensos políticos tienen la posibilidad de enfrentarse “de manera subjetiva a los imaginarios dominantes.”

Vista de la exposición "Cabrón", de Nicolás Astorga, en Sagrada Mercancía, Santiago de Chile, 2019. Foto: Felipe Ugalde

ASUNTOS DE DOMINIO PÚBLICO EN “CABRÓN”, DE NICOLÁS ASTORGA

En gran medida inspirado por la frase “Fabulous Muscles Take my Breath Away”, escrita por el padre de Danh Vo en las ventanas del Guggenheim, Nicolás Astorga concibe una muestra literal, al alcance de los transeúntes y también de quienes no quieren ser “articulados” en el lenguaje habitual. Así es como Cabrón consigue transar asuntos de dominio público, contenidos que ya no tienen que ver con la distinción entre el territorio estatal y los espacios privados, ni con la propiedad del patrimonio intelectual, sino con un conocimiento abierto, extendido e interpretable que se expresa en los lugares de tránsito humano: en la calle, en el gym, en el club, en las salas de espera.

Paula de Solminihac, La Playa, 2019. Vista de la exposición "Humus" en el Museo de Artes Visuales (MAVI), Santiago de Chile, 2019. Foto: Jorge Brantmayer

Atar Cabos.sobre “humus”, de Paula de Solminihac

En conjunto, «Humus» es para Paula de Solminihac el insistente ciclo de los procesos creativos, procesos que se mantienen fértiles con el intercambio de experiencias, con el trabajo colaborativo y multidisciplinario, interactuando con amigos y desconocidos, discutiendo y metiendo las manos en el barro. Para ella, «Humus» es su forma de afrontar la vida e incluso una forma de aprender.

PAULA DE SOLMINIHAC. SEMBRAR Y COSECHAR LAS HUELLAS DE UN PROCESO SUBTERRÁNEO

Paula de Solminihac vuelve a arriesgarse por una intervención casi invisible donde no hay principio ni final, puesto que todo es parte de un amplia obra colaborativa y en cierto grado azarosa: no es posible prever un resultado, ni esperar un producto finito como recompensa del entusiasmo invertido. Con la intención de actuar directamente sobre la vida cotidiana, subsumida en el flujo del tiempo, la artista acerca las prácticas del arte contemporáneo a la reflexión sobre el entorno y la comunidad, interviniendo momentáneamente y sin residuos la delgada capa de minerales, organismos vegetales, animales, aire y agua que componen el suelo chilote.