Skip to content

ELIZABETH BURMANN LITTIN: AGUA MALVA, EFECTO DEPURADOR

En la vereda contraria a la pureza se encuentra la saturación. Se saludan cuando pasan frente a frente. Aunque una es falsa y la otra muy concreta, ninguna vive de forma independiente. De hecho, como ideas, son colegas y se ponen al servicio de cualquiera que quiera mencionarlas. Políticos, religiosos, científicos, humanistas, artistas, médicos, y sigue la lista, las consumen y expulsan. Quizás son los publicistas del té o las agüitas de hierba

quienes más las reducen al usar, frecuentemente, palabras como “digestiva”, “desintoxicante”, “depuradora”, todo para decir que te limpian las tripas y te liberan del peso acumulado. Sin ir más lejos, algo similar se dice de la infusión de malva: acción desinfectante que combate las inoculaciones, dolores de estómago y el estreñimiento, facilita el tránsito intestinal como un simple laxante natural. ¿Resultará? Probablemente no, ni con esta ni con ninguna. Sin estado puro y sano al cual volver, nada podría funcionar.

El proceso de depuración encuentra nuevos sentidos cuando disfruta de su amistad con los excesos y sus seductores detalles. Quien depure desde allí, tiene la posibilidad de acercarse a cuerpos, materiales y tiempos desconocidos para explorar sus particularidades estando en el engranaje del acople y la sedimentación constante. “Al tiempo irreversible se agrega el tiempo detenido”, una vez escribió Borges.

Porque hay que recordar que, en las casas, también en esta, hubo conchas en otras épocas y quizás también la invadan en el futuro. Y aunque no podamos verlo, en sus vidrios siguen existiendo minúsculos fragmentos de vida marina. Una mezcla de arena silícea con óxidos metálicos pulverizados a más de 1000ºC es el compuesto de todo vidrio. Durante este proceso de fusión, se forma un líquido viscoso que, al enfriarse, adquiere consistencia y se puede modelar. La arena, el material primario del vidrio, es un conjunto de fragmentos provenientes de rocas, minerales y conchas. No se percibe a la vista, pero en los materiales se esconden mínimos y curiosos elementos.

En fabulación con el color malva —primer tinte sintético comercializado y accidentalmente descubierto en 1856—, las virtudes desintoxicantes y glutinosas de la flor con el mismo nombre y las materialidades de varios seres acuosos, nos movemos entre objetos y tiempos fuera de la hiper digitalización del mundo. En esta exposición se evidencian esos procesos de transformación y adherencia.

En primer lugar, está la habitación que se ve a través del cristal…. es exactamente igual a nuestra sala, solo que las cosas van en sentido contrario. Pero eso puede ser solo un simulacro.

L. Carroll, 1871

Elizabeth Burmann Littin, Ventana de ventanas, 2022, espejo, plomo, biofilms, conchas de choritos, residuos de plástico, malla, neblina, agujero, polvo de carbonato de calcio. Foto: Felipe Ugalde.
Vista de la exposición Agua Malva, de Elizabeth Burmann Littin, en LOCAL, Santiago de Chile, 2022. Foto: Felipe Ugalde.
Elizabeth Burmann Littin, Alga Mala (detalle), 2022, acero, cobre, plomo, vidrio soplado, malla, biofilms, vitrales, borosilacato, agua malva, naranjas descompuestas, vidrio fundido, sobre malla de cobre, agujero. Foto: Felipe Ugalde.
Elizabeth Burmann Littin, Alga Mala, 2022, acero, cobre, plomo, vidrio soplado, malla, biofilms, vitrales, borosilacato, agua malva, naranjas descompuestas, vidrio fundido, sobre malla de cobre, agujero. Foto: Felipe Ugalde.
Elizabeth Burmann Littin, Alga Mala (detalle), 2022, concha de ostra, vitral, residuos. Foto: Felipe Ugalde.
Elizabeth Burmann Littin, Erizo vitral, 2022, concha de erizo de mar, residuos, vitral. Foto: Felipe Ugalde.
Elizabeth Burmann Littin, Conchal, 2022, conchas de avalon incrustadas, plomo. Foto: Felipe Ugalde.
Elizabeth Burmann Littin, Conchal (detalle), 2022, conchas de avalon incrustadas, plomo. Foto: Felipe Ugalde.
Elizabeth Burmann Littin, Chorito vitral, 2022, conchas de choritos, vitral, residuos. Foto: Felipe Ugalde.

ELIZABETH BURMANN LITTIN: AGUA MALVA

LOCAL, Av. Italia 1129, Providencia, Santiago de Chile

Del 6 de octubre al 19 de noviembre de 2022

Curaduría: Céline Fercovic

Céline Fercovic

Nace en Santiago, en 1992. Licenciada en Teoría e Historia del Arte por la Universidad de Chile y cofundadora del colectivo Art&Crap. Desde 2015 ha trabajado en distintos proyectos relacionados al arte contemporáneo y la escritura: investigando, curando exposiciones colectivas, escribiendo artículos para distintos medios y guionizando contenidos sobre arte y educación. Desde 2018 es parte del Equipo de Comunicaciones de Fundación Nube donde investiga y visibiliza las relaciones entre arte, juego y pedagogía.

Más publicaciones

También te puede interesar

CONVOCATORIA ESPACIO218: OCUPAR EL FLUJO

La convocatoria 2023 de Espacio218, titulada “Ocupar el flujo”, invita a los artistas a idear una propuesta de intervención en la Plaza de Armas y/o en sus alrededores. Enfocada exclusivamente en residencias, estará abierta...