Bolivia

ARTE, SALUD Y CONTEXTO. EN KIOSKO GALERÍA, BOLIVIA

Las obras de la exposición online «Salud» giran alrededor de tres puntos que se combinan entre sí: el problema médico, el humano y el político. Con la participación de 22 artistas latinoamericanos que respondieron a la convocatoria abierta de Kiosko, en Santa Cruz (Bolivia), se trata de la primera de una serie de muestras que este espacio está llevando a cabo durante el encierro.

CIMAM SE PRONUNCIA SOBRE DESTITUCIÓN POLITIZADA DE DIRECTORES DE MUSEOS BOLIVIANOS

“El Museum Watch Committee del CIMAM pide urgentemente que la Junta del FCBCB siga los procedimientos de gobierno apropiados para un órgano que tiene la responsabilidad de custodiar dos importantes instituciones culturales. La función del Consejo es tomar decisiones que se basen en el contexto cultural y no en el político. El Museum Watch Committee del CIMAM pide que el Consejo del FCBCB retire la solicitud de dimisión de Espejo y Hinderer y que las decisiones relativas a la dirección de estas importantes instituciones se basen en un debate abierto y transparente sobre la visión y los objetivos de los museos”

BOLIVIA. LA RESILIENCIA POPULAR EN LA CUARENTENA DEL DÍA A DÍA

Uno de los aspectos particulares de la pandemia en Bolivia ha sido la conjunción de identidad y bioseguridad en varias de las creaciones del ámbito “popular”. Según nos cuenta en este ensayo Guido J. Alejo Mamani, la crisis sanitaria en el país no necesariamente se ha traducido en un tiempo de lamento y temor, sino en una oportunidad para reinventarse en base a necesidades concretas y afrontar el futuro con seguridad (en este caso sanitaria) y reafirmar la pertenencia cultural en un ambiente en el que el racismo y la intolerancia se hicieron explícitos. Dos claros ejemplos de ello son los trajes de bioseguridad para cholitas y los barbijos con diseños de afirmación cultural.

BIENAL DE SANTA CRUZ: EL ARTE ENTRE LO PÚBLICO, LAS INSTITUCIONES Y EL INCIERTO FUTURO

La última versión de la bienal de arte más antigua de Bolivia se inauguró “milagrosamente” en marzo de 2020, eludiendo tres hechos históricos, relevantes y trascendentales: primero, su riesgo de cancelación; luego, su postergación tras la convulsión política en el país; y después, el confinamiento por el COVID-19, decretado a pocos días de su inauguración. En esta reseña crítica, Narda Alvarado plantea que para que una bienal cruceña esté hecha a la medida de su sociedad y para que funcione en lo discursivo y en lo práctico, habría que analizar, en primer lugar, si conviene que se adscriba, o no, al paradigma hegemónico de “el arte por el arte”. Y en segundo lugar, habría que poner en tela de juicio la auto-referencialidad del arte contemporáneo que se produce en este contexto artístico. En conclusión, su función en una sociedad como la cruceña tendría que ser reevaluada.

ILLIMANI IN SITU

En una dinámica sin precedentes, la mayoría de los 14 artistas incluidos en el proyecto «Illimani in situ» viajaron hasta la montaña andina Illimani –el hito cultural – para realizar obras in situ que se alejasen del típico punto de vista urbano, ese que ha domesticado de alguna forma a la montaña desde ventanas y miradores. Esta fue la oportunidad de romper con la representación tradicional –la mirada convencional, repetida hasta el agotamiento–, que persiste en la pintura y en la fotografía locales, entre otros medios y usos recurrentes.

LAS PIEDRAS HABLAN. PAISAJE EN LA BOLIVIA CONTEMPORÁNEA

Santiago Contreras nos plantea una nueva naturaleza, entonces, dispuesta al suicidio que, sin caer en el fatalismo, apunta al final del paradigma antropocénico. En un país donde se están retomando sistemas indígenas de conocimiento, quizás imaginarnos una naturaleza con características humanas universalistas (a veces las mejores y a veces las peores), resulte una limitante. Sin embargo, el artista contribuye a ejercitarnos a reconocer la posible agencia de una nueva naturaleza.

ANDRÉS PEREIRA PAZ: RADIO CARABUCO

The exhibition project «Radio Carabuco» at Künstlerhaus Bethanien has evolved from the podcast station of the same name created by Bolivian artist Andrés Pereira Paz (b.1986, La Paz). The starting point is the artist’s critical reflections on a vision of hell produced by the painter José López de los Ríos, created in 1664, in the town of Carabuco in Bolivia. This painting, commissioned by the Catholic church, can still be seen in Carabuco’s church on the shores of Lake Titicaca in La Paz.

ANDRÉS PEREIRA PAZ: RADIO CARABUCO

El proyecto expositivo «Radio Carabuco» en Künstlerhaus Bethanien se desarrolló a partir de la estación de podcast del mismo nombre creada por el artista boliviano Andrés Pereira Paz (La Paz, 1986). El punto de partida son las reflexiones críticas del artista sobre una visión del infierno producida por el pintor José López de los Ríos, creada en 1664, en la ciudad de Carabuco, en Bolivia. Esta pintura, encargada por la iglesia católica, todavía se puede ver en la iglesia de Carabuco, a orillas del lago Titicaca en La Paz.

Maximiliano Siñani, Sumaq Urqu, 2019, 6.000 kilos de confeti. Cortesía del artista

MAXIMILIANO SIÑANI: SUMAQ URQU SAGRADO

En su afán por investigar la materia y los significados en torno a la mixtura y Potosí, el artista boliviano Maximiliano Siñani encuentra en su investigación creativa un interés por el Sumaq Urqu. En este caso, el cerro se convierte en una metáfora para hablar de la extracción de los recursos naturales que proviene de la ideología colonial, según la cual el interés por la plata se basa en explotar a la Pachamama y, también, a sus habitantes, generando muerte y sufrimiento.

Aruma/Sandra De Berduccy, QR Aqllawasi, 2016, tapiz kelim (puede ser leído con un Smartphone), 1,50 x 150. Cortesía de la artista.

¿UNA BIENAL COMUNITARIA DE ARTES CONTEMPORÁNEAS EN EL CONTEXTO BOLIVIANO?

La artista boliviana Narda Alvarado comparte en este texto algunas ideas de lo que una bienal SIART podría hacer por las artes de su país. «La bienal podría ser bolivianista, inclusive», propone Alvarado. «Es decir, abierta a recibir input, feedback y presencia internacional. Esto comulgaría con una particularidad del artista boliviano, que es esa especie de resistencia, aparentemente contradictoria, a los fenómenos de internacionalización: queremos y no queremos ser internacionales, al mismo tiempo. Algo en nuestra forma de ser nos detiene de participar en la lógica occidental de la visibilidad».