Avatar

Aliwen

Crítica, curadora independiente, docente e investigadora en temas de arte, anarquía, descolonialismo y sexualidades. Mapuche warriache (de ciudad), champurria (mestiza) y epu püllü (dos espíritus). Activista de los derechos humanos, especialmente los de las personas de la comunidad LGTBIAK+ y de las personas viviendo con VIH/sida. Fue elegida en 2020 como becaria Monbukagakusho MEXT del estado japonés para estudiar un posgrado en curaduría de artes visuales y transculturalidad en la Universidad de las Artes de Tokio. Actualmente colabora con medios como A*Desk (Barcelona), Artishock (Santiago de Chile), Concreta (Madrid), Terremoto (Ciudad de México) y The Clinic (Santiago de Chile).

Más publicaciones

ÉLISABETH LEBOVICI: WHAT AIDS HAS DONE TO HER

Activist, critic and art historian Élisabeth Lebovici’s plume transits the sinuosity of a paradox without contradiction. Silence and voice, life and death, ethics and aesthetics. Throughout her career, the fight against HIV/AIDS and other causes fought by the LGTBQIA+ community imbue a dense corporeality into her particular way of theory making. At a time of new uncertainty and viral panic, looking back at the AIDS epidemic is a sallow reminder of the indifference that medical and political powers can have for the rights of sexual minorities, but also an invitation to live once more the stridency with which artists and activists fought in order to make their voices heard.

ÉLISABETH LEBOVICI: LO QUE EL SIDA LE HA HECHO

A lo largo de su carrera, la lucha del VIH/sida y otras causas impulsadas por la comunidad LGTBIAQ+ le otorgan una corporeidad espesa a su particular manera de hacer teoría. En tiempos de nueva incertidumbre y pánico viral, rememorar la epidemia del sida es un triste recordatorio de la indiferencia que pueden tener los poderes médicos y políticos por los derechos de las minorías sexuales. Sin embargo, también es una invitación a vivir una vez más la estridencia con la que lxs artistas y activistas lucharon por hacerse oír.

agustine zegers. Cortesía del artista

Agustine Zegers.perder la Individualidad, Ganar el Colectivo

«Hace un tiempo llevo trabajando formas de crear obra muy pequeña, celular. He buscado el medio más físicamente pequeño que pueda adentrarse de la forma más efectiva y mucosa. Bajo impacto ambiental y alto impacto relacional-molecular. Por eso me encanta trabajar con ejercicios digestivos-poéticos, con obras de instrucción a distancia, microbios y moléculas aromáticas. Quiero encontrar formas sutiles que puedan demostrar la alta organización y el predominio de lo imperceptible».

Katia Sepúlveda con Margarita Calfio, Histerix y Pezones Metralleta, Giro panfronterizo, Galería Gabriela Mistral, Santiago de Chile, 2019. Cortesía de las artistas

GIRAR LAS FRONTERAS. LA CARICIA COMO ESTRATEGIA DE DESCOLONIZACIÓN EN LA OBRA DE KATIA SEPÚLVEDA

A mi parecer como activista y como persona trans ―muchas veces el blanco de los ataques y las burlas del mujerismo esencialista―, no es un gesto propiamente trans/feminista el fomentar el separatismo cuando esto implica la negación de las luchas de otras subjetividades (femme) más allá de la cis-(bio)mujer, lo cual ya es en sí una categoría que puede resultar más capciosa que provechosa: ¿mujer se refiere a las mujeres blancas de clase media del primer mundo con estudios sobre teoría de género? ¿O a las indígenas de los terceros mundos? De ser las indias, ¿consideramos sólo a las que viven en las comunidades, a las urbanas o a las mestizas y por qué? ¿Acaso son mujeres las lesbianas, las heterosexuales o ambas? ¿Las bisexuales, pansexuales o asexuales también son mujeres? ¿Son mujeres las machorras o lxs Drag King?

Guillermo Moscoso como su álter ego Areasucia. Primera parte de Bajo la sombra de los espacios sacrosantos (2016), performance. Registro fotográfico por Óscar Concha. Cortesía del artista.

Superficies de Placer

Viviendo una nueva epidemia en la región desde 2010, va en contra de los derechos humanos el que la liberación del deseo pueda implicar la estigmatización o el rédito fármaco-porno-neoliberal a costas de las identidades «menores» más afectadas por el retrovirus y por el síndrome de inmunodeficiencia, puntualmente personas de escasos recursos, homosexuales, jóvenes entre 15 a 30 años, migrantes, refugiados, reos, personas en situación de calle, trabajadorxs sexuales, y las intersecciones entre estas coordenadas identitarias.

Sayak Valencia

LA NECROPOLÍTICA Y LO CUIR CHICANO, SEGÚN SAYAK VALENCIA

Sayak Valencia Triana (1980) es escritora, teórica crítica, activista y performer proveniente de la ciudad de Tijuana, en la frontera Norte de México. En el 2010 publica su célebre «Capitalismo gore» con la editorial Melusina, texto reeditado en 2016 por Paidós con el subtítulo de «Control económico, violencia y narcopoder». Su obra ha calado en el pensamiento iberoamericano contemporáneo y en los estudios culturales que indagan los efectos del neoliberalismo en Latinoamérica con énfasis en la economía y cultura del narcotráfico.

Octavian Eșanu. Foto: Gastón J. Muñoz J.

REVOLUCIÓN Y CONTRARREVOLUCIONES. OCTAVIAN EȘANU Y EL ARTE POS-SOVIÉTICO

Luego de la caída del muro, Eșanu fue director fundador del centro SOROS en la ciudad de Chișinău. Este fue el primer sitio de exhibición dedicado exclusivamente al arte contemporáneo en Moldavia fuera de la escena subterránea, la cual se desmantelaba rápidamente mientras avanzaba la Transición; desde aquí se articuló una escena artística crítica de las políticas económicas neoliberales del nuevo orden, y que reflexionó los beneficios y fracasos del Comunismo recién erradicado.

Vista de la exposición "Cuéntame una historia original", de Enrique Flores, en Galería Metropolitana, Santiago de Chile, 2017. Foto cortesía de GalMet

TODO EL MUNDO DICE QUE VIVE SUFRIENDO COMO NADIE MÁS. ENTREVISTA A ENRIQUE FLORES

«Cuéntame una historia original» (otra alusión al pop-pank sudaca), de Enrique Flores, es la exposición que convoca este texto, la cual se encuentra montada en Galería Metropolitana desde el 9 de septiembre, y que cerrará este sábado 30. Se trata de un montaje novedoso que recupera parte de lo que fue «Buscando chilenos», pero sumándole nuevos dispositivos visuales de sentido.