Skip to content

HECHICERAS: LA TRIBU

Arcalia, la gran tejedora de las montañas, quiso un día tejer un manto para abrigar a su hija la Esperanza, una estrella diminuta que andaba por el cielo titilando de frío.

María del Pilar Quintero


Hechiceras es una celebración del empoderamiento de la mujer y el ecofeminismo transversal asociados a la contemporaneidad. El leitmotiv de la exposición está en la idea de que las brujas no son caricaturas o símbolos del mal, sino figuras poderosas que durante mucho tiempo han sido asociadas con el mundo natural y lo femenino. Son casi un acto de alquimia y legitimación de la mujer en un mundo hetero-normativo.

Las obras expuestas desafían a los espectadores a reconsiderar las formas en que entendemos y nos relacionamos con la naturaleza, el empoderamiento y da un vuelco para reconocer el valor y la importancia de la perspectiva femenina en el arte y en la vida desde la sororidad.

Cada una de los 10 artistas presentadas en la exposición aporta su visión y enfoque único al tema de las brujas. Aquellas brujas que somos, aquellas que nos guían, aquellas que nos desafían, aquellas que nos protegen, aquellas que respetamos y emulamos.

Algunas de las obras son profundamente personales e introspectivas, mientras que otras son más abiertamente políticas y todas están unidas por el compromiso de explorar las múltiples dimensiones del arquetipo de la bruja.

Regina José Galindo, Nuestra mayor venganza será estar vivas, 2022, registro de performance en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, 90 × 59 cm. Cortesía: RoFa Projects
Priscilla Monge, Mil Brujas, 2022, grabado en mármol de carrara, 18 x 38,5 x 5 cm. Cortesía: RoFa Projects
Claudia Casarino, Ambay, 2023, carboncillo y delineador para ojos sobre lino, 65 x 65 cm. Cortesía: RoFa Projects

Regina José Galindo, la poderosa, la ceremonial, cuyas potentes performances abordan temas de género y violencia, deja claro que “nuestra mayor venganza es estar vivas”. Toda palabra queda pequeña ante tal contundente aseveración.

Priscilla Monge, la introspectiva, la solitaria, ofrece una poderosa crítica de las formas en que la sociedad busca restringir y controlar los cuerpos y las identidades de las mujeres, e invita a los espectadores a cuestionar las narrativas que dan forma a nuestra comprensión del mundo, en las que las mujeres a menudo son silenciadas y marginadas en la sociedad. En este caso, su trabajo está dedicado a las brujas, a las locas, a aquellas que se apasionan por una causa y salen de los límites y normas establecidos por una sociedad patriarcal.

Claudia Casarino, la curandera, la solemne, invita a los espectadores a reconsiderar nuestra relación con el mundo natural y nuestro lugar dentro de él. Sus plantas acogieron su infancia, criaron sus emociones y sus fortalezas. Ambay y Kokũ son sus hermanas que la siguen protegiendo. Por ello las cuida, las muestra, las preserva y las hace protagonistas.

Muriel Hasbun, Las líneas de mi mano –Difference (La huella de la memoria), 2023, impresión de pigmento libre de ácido. Cortesía: RoFa Projects
Marina Vargas, Analogías del Alma II, 2023, cerámica y esmalte. Cortesía: RoFa Projects

Cecilia Paredes, la poetiza, el hada, cuyas evocadoras fotografías y performances exploran la intersección de lo natural y las formas en que nuestra comprensión del mundo está moldeada por el poder ofrece, mediante el uso de pintura corporal y fotografías performáticas elaboradas, una poderosa crítica de las formas en que la sociedad busca restringir y controlar los cuerpos y las identidades de las mujeres apartándolas de su comunión con la naturaleza.

Muriel Hasbun, la heterogénea, la colectiva, siempre haciendo referencia a su terruño, traslada su vivencia con una poetiza y la lectura de su mano, creando imágenes con filtros para mostrar nuevamente la conexión entre las diversas identidades, los orígenes y, claro, la pertinencia sin «exclusiones” o “diferencias”.

Marina Vargas, la cósmica, la tarotista, explora los temas del misticismo y el poder femenino. Sus obras ofrecen una experiencia visceral e inmersiva que transporta a los espectadores a un reino de energía de otro mundo, un gran espacio de empoderamiento ejerciendo un efecto transformador.

Erika Harrsch, de la serie Imagos, 2005, recorte de impresión sobre papel de algodón libre de ácido pintado a mano dentro de una caja entomológica. Cortesía: RoFa Projects
Olalla G. Valdericeda, Sin título, 2020, trasnferencia de color sobre toallitas de limpieza, 230 x 150 cm. Cortesía: RoFa Projects
Natalia Revilla, Shitikagantsi, Mantente conectado, 2020, plantas, gofrado y recorte sobre papel en múltiples capas, 30 x 40 cm.

Erika Harrsch, la metafórica, la que “aplaude”, nos muestra Lepidopteras emergiendo de genitalias humanas y explora cómo cada mujer inmigrante preserva el núcleo de su identidad independientemente de recontextualizarse dentro de un nuevo país. Su trabajo, alineado temáticamente con la mariposa, comparte contenido basado en la migración y las circunstancias circundantes que definen la identidad, la nacionalidad y la movilidad global.

El trabajo de Olalla G. Valdericeda, la de los cristales, la audaz, es introspectivo, nos mezcla, nos contamina y ofrece una poderosa crítica de los sistemas patriarcales que han dominado durante mucho tiempo nuestra cultura. Sus instalaciones utilizan la ironía para explorar las intersecciones entre la cultura y el temor de muchos a la otredad.

Ana De Orbegoso, la chamánica, la adivina, nos muestra a la Pachamama. Una Virgen Urbana poderosa, autosufciente, festiva y orgullosa de sus orígenes y principalmente de la importancia del rol de la mujer en el pasado, presente y futuro.

Natalia Revilla, la hereditaria, la ancestral, conoce las lenguas, las posiones, el poder curativo de las plantas y las semillas. Así se lo han enseñado sus hermanas, sus tías y sabe bien la importancia de preservar las mismas. En este caso, nos habla estéticamente en Awajun, una de las 48 lenguas originarias del Perú en vías de extinción.

Ana De Orbegoso, Vírgenes Urbanas, 2019, impresión pigmentada sobre papel Hannemuleh (algodón sin ácido), calidad museo, 48 X 33 cm.

Estas hechiceras, a través de su trabajo, desafían las narrativas tradicionales y ofrecen una nueva perspectiva sobre la mujer como símbolo de transformación y empoderamiento.

Hechizeras está profundamente inspirada en los principios ecofeministas y ofrece una poderosa crítica de las formas en quenuestra sociedad ha explotado y marginado a la mujer como clave para la preservación del mundo natural.

Las estructuras capitalistas que perpetúan la explotación del mundo natural generan un mundo con una biodiversidad debilitada en medio de un gran desequilibrio social.

Urge escuchar al arte y sus hechiceras para abrazar una vida inclusiva, donde los colores, vivencias y orígenes puedan convivir poética, activa y sororamente.

¡Larga vida al arte, a sus hechiceras y al activismo feminista!

Gabriela Rosso, la tejedora de la Tribu.


HECHICERAS: LA TRIBU

Regina José Galindo, Priscilla Monge, Claudia Casarino, Cecilia Paredes, Ana De Orbegoso, Muriel Hasbun, Erika Harrsch, Natalia Revilla, Olalla G. Valdericeda, Marina Vargas

RoFa Projects, 361 Main St, Kentlands, Gaithersburg, Maryland, Estados Unidos

Del 11 de marzo al 6 de mayo de 2023

También te puede interesar

Detalle del site-specific Proceso de inicio (2017) de Luciana Lamothe, parte de la muestra Lugar: contingencias de uso, en el Centro Galego de Arte Contemporánea de Santiago de Compostela, España. Foto: cortesía CGAC.

Lugar:contingencias de Uso.arte y Arquitectura

El Centro Galego de Arte Contemporánea (CGAC), en Santiago de Compostela (España), presenta hasta el 29 de octubre la muestra colectiva "Lugar: contingencias de uso"¸ en donde las artistas Patricia Esquivias (Caracas, 1979), Luciana...

LOS 10 POSTS MÁS LEÍDOS DEL 2015

Llega el 2015 casi a su fin. En Artishock agradecemos profundamente a nuestros lectores su compañía durante este último año, por creer en este emprendimiento que crece día a día gracias a su apoyo constante….