Skip to content

CECILIA VICUÑA GANA LEÓN DE ORO A LA TRAYECTORIA DE LA BIENAL DE VENECIA

La artista chilena Cecilia Vicuña, así como la artista alemana Katharina Fritsch, son las ganadoras de los Leones de Oro a la Trayectoria de la 59° Exposición Internacional de Arte de la Bienal de Venecia, titulada The Milk of Dreams, y que se celebrará en los Giardini y Arsenale de esa ciudad italiana del 23 de abril al 27 de noviembre de 2022.

La decisión fue aprobada por el Directorio de La Biennale presidido por Roberto Cicutto, por recomendación de la Curadora de la 59° Muestra Internacional de Arte, Cecilia Alemani.

La ceremonia de entrega de premios e inauguración de la 59ª Exposición tendrá lugar este próximo 23 de abril, en Ca’ Giustinian, sede de La Biennale di Venezia.

“Vicuña es artista y poeta, y ha dedicado años de invaluable esfuerzo a preservar la obra de muchos escritores latinoamericanos, traduciendo y editando antologías de poesía que de otro modo se hubieran perdido. Vicuña también es una activista que ha luchado durante mucho tiempo por los derechos de los pueblos indígenas en Chile y el resto de América Latina. En las artes visuales, su trabajo ha abarcado desde la pintura hasta el performance, pasando por montajes complejos”, declaró por escrito Cecilia Alemani.

“Su lenguaje artístico se basa en una profunda fascinación por las tradiciones indígenas y las epistemologías no occidentales. Durante décadas, Vicuña ha recorrido su propio camino, con obstinación, humildad y meticulosidad, anticipándose a muchos debates ecologistas y feministas recientes e imaginando nuevas mitologías personales y colectivas. Muchas de sus instalaciones están hechas con objetos encontrados o materiales de desecho, entretejidos en delicadas composiciones donde lo microscópico y lo monumental parecen encontrar un frágil equilibrio: un arte precario que es a la vez íntimo y poderoso”.

Cecilia Vicuña, Quipu Womb (The Story of the Red Thread, Athens), 2017, lana teñida. Vista de la instalación en el Museo Nacional de Arte Contemporáneo (EMST), Atenas, Documenta 14. Foto: Mathias Völzke
Cecilia Vicuña, Quipu Womb (The Story of the Red Thread, Athens), 2017, lana teñida. Vista de la instalación en el Museo Nacional de Arte Contemporáneo (EMST), Atenas, Documenta 14. Foto: Mathias Völzke
Cecilia Vicuña, “Beach Ritual (near Athens)” (2017), documenta 14, performance ritual. Foto: Natalia Figueroa. Cortesía: Cecilia Vicuña.
Cecilia Vicuña, Camilo Torres, 1978, óleo sobre tela de algodón, 139.4 x 118.7 cm. Cortesía de la artista y Lehmann Maupin, Nueva York/Hong Kong
Cecilia Vicuña, Camilo Torres, 1978, óleo sobre tela de algodón, 139.4 x 118.7 cm. Cortesía de la artista y Lehmann Maupin, Nueva York/Hong Kong
Vista de la exposición retrospectiva de Cecilia Vicuña en Witte de With Center for Contemporary Art, Rotterdam, 2019. Obra: Chile Salutes Vietnam (1975). Foto: Jeroen Lavèn
Vista de la exposición retrospectiva de Cecilia Vicuña en Witte de With Center for Contemporary Art, Rotterdam, 2019. Obra: Chile Salutes Vietnam (1975). Foto: Jeroen Lavèn
Cecilia Vicuña, Precarios, 1966-2017, instalación site-specific de 117 esculturas hechas a partir de objetos encontrados. Cortesía de la artista y el CAC New Orleans. Foto: Alex Marks.

El título de la 59° Bienal, The Milk of Dreams [Leche del sueño], es una frase prestada de un libro de Leonora Carrington (1917–2011) en el que la artista surrealista describe un mundo mágico donde la vida se replantea constantemente a través del prisma de la imaginación. Es un mundo donde todos pueden cambiar, transformarse, convertirse en alguien o en algo más.

Tomando esta sensibilidad y aquellas preguntas iniciales como inspiración, Alemani propone tres áreas temáticas para la muestra central de la Bienal: la representación de los cuerpos y sus metamorfosis; la relación entre individuos y tecnologías; y la conexión entre los cuerpos y la Tierra.

Notablemente, y por primera vez en sus 127 años de historia, la Bienal cuenta con una mayoría de mujeres y artistas de género no binario o fluido, para replantear la centralidad del hombre en la historia del arte y la cultura contemporánea.

“Es un gran honor y una alegría para mí recibir el León de Oro en un momento en que la humanidad está tratando de mantener la paz y la justicia contra viento y marea”, dijo Cecilia Vicuña. “Creo que nuestro arte y conciencia pueden jugar un rol en la urgente necesidad de alejarnos de la violencia y la destrucción, para salvar nuestro medio ambiente del colapso inminente”.

“Venecia es particularmente significativa para mí. Algunos de mis antepasados paternos llegaron a Chile desde el norte de Italia en el siglo XIX, así que aprendí a amar su historia y su arte desde niña. Mis abuelos se sentirían honrados con este premio. Mi línea materna es indígena, por lo que estoy muy orgullosa de ser parte de la Bienal de Venecia curada por Cecilia Alemani, que destaca a ‘artistas que imaginan una condición posthumana desafiando la supuesta condición occidental que utiliza al hombre blanco como medida de todas las cosas’. Estoy acompañada por un conjunto extraordinario de artistas que comparten el espíritu de The Milk of Dreams. Necesitamos urgentemente encontrar una nueva forma de estar en esta Tierra».

También te puede interesar