La artista venezolana Jessica Briceño recibió hoy el Premio Ca.Sa, un reconocimiento dirigido a artistas emergentes que otorga la Colección Ca.Sa, de los coleccionistas chilenos Gabriel Carvajal y Ramón Sauma. El premio, que se otorga en el marco de ferias de arte de América Latina, estaba destinado en esta ocasión a artistas participantes en la sección Planta de la feria Ch.ACO, curada por Carolina Castro Jorquera, donde Briceño expone su obra hasta este domingo en el stand del espacio autogestionado Sagrada Mercancía, ubicado en Santiago de Chile.

Los otros artistas finalistas para recibir el premio eran Erica Bohm (Pasto, Buenos Aires) y Santiago Gasquet (Piedras, Buenos Aires).

Jessica Briceño (Caracas, 1988, vive y trabaja en Santiago de Chile) realiza su práctica artística fundamentalmente desde la escultura, tomando como origen de su trabajo la observación e investigación de proyectos arquitectónicos modernistas de ciudades latinoamericanas. Consecuentemente, su obra conserva métodos constructivos de los proyectos arquitectónicos originales aludidos, los que revelan la brutalidad o sutileza de las posibilidades materiales del concreto, el fierro y materiales del universo de la construcción.

Parte del cuerpo de obra de Briceño da cuenta de aquella estrecha relación entre el procedimiento escultórico y la arquitectura urbana de tiempos pasados.

El premio Ca.Sa busca representar y hacer tangible la labor de filantropía que han hecho los coleccionistas Gabriel Carvajal y Ramón Sauma durante años. No es un premio de adquisición, sino que consta de la entrega de 3.000 dólares, a los que el artista puede dar uso libre, idealmente para el desarrollo y difusión de su trabajo.

Esta es la tercera vez que Ca.Sa otorga este galardón, luego de su debut en 2016 en Ch.ACO, también en la sección Planta, donde resultó ganador el artista chileno Rolando Cisternas. En abril de este año, los coleccionistas fueron invitados a ArtLima para hacer entrega del premio en la sección Curatorial de la feria, comisariada por Sebastián Vidal Mackinson, donde resultó ganador Santiago Cancino, también representado por Sagrada Mercancía.

Hasta ahora, los jurados del premio habían sido hasta ahora los mismos coleccionistas, pero para esta edición se incorporó Sebastián Vidal Valenzuela, Director de la Licenciatura en Teoría e Historia del Arte de la Universidad Alberto Hurtado y Doctor en Historia del Arte por la Universidad de Texas en Austin.

El Premio Ca.Sa también incluye una estatuilla, diseñada por el joven diseñador industrial Alberto Vitelio (Chile, 1990).

Gabriel Carvajal y Ramón Sauma llevan más de 30 años juntos coleccionando arte latinoamericano. Su colección reúne más de 600 obras de alrededor de 180 reconocidos artistas, tales como, Alfredo Jaar, Paz Errázuriz, Iván Navarro, Pablo Siquier, Nicola Costantino y José Carlos Martinat, entre otros.

Jessica Briceño recibió además a finales del 2016 la primera Beca Tajamar, un financiamiento y apoyo diseñado particularmente para la investigación y la producción artística. La beca nace con la misión de apoyar la documentación, investigación y difusión de artistas con residencia en Chile, y dar origen a un registro teórico-visual sobre la investigación, desarrollo y materialización del proceso creativo.

 


Image destacada: Jessica Briceño por Cristián Aninat Gálmez. Cortesía: Colección Ca.Sa