En esta nueva entrega de Tablero, el curador y crítico Juan Canela (Barcelona, 1980) habla sobre la relación “íntima e indisoluble” entre arte y educación. A su juicio, hay tres lugares o momentos donde esa relación converge: durante el proceso creativo del artista, donde su aprendizaje viene con la investigación y el autoaprendizaje con la creación misma; cuando la obra se enfrenta al público y quienes la reciben viven una experiencia de aprendizaje, crecimiento y transformación (en este traspaso de conocimiento es donde entra la mediación); y, finalmente, en el campo de la educación artística, o el hecho de enseñar o aprender arte.

Canela es co-fundador de BAR project y es parte de la comisión de programas de HANGAR, Barcelona. Ha sido comisario de la sección Opening de ARCOmadrid (2016-2017) y ha comisariado proyectos como Ese algo que está a medio camino entre el color de mi atmósfera típica y la punta de mi realidad en Tabacalera Madrid, con Stefanie Hessler (2017), y Hablo, sabiendo que no se trata de eso, un proyecto con obras de las colecciones La Caixa y Macba con performances e intervenciones de artistas contemporáneos, Caixaforum, Barcelona (2015). Fue uno de los invitados a Surrounding Education, un programa de dos días centrado en la educación y la pedagogía en relación con los ámbitos artísticos y curatoriales en De Appel Art Center, Amsterdam (2015).

Sobre Tablero

Los equipos educativos de NC-Arte (Bogotá) y MALBA (Buenos Aires) se han aliado para crear el proyecto Tablero, una plataforma virtual inédita en la región para plantear temas relacionados con el arte, la educación y la curaduría pedagógica de las voces de profesionales de ambos países que, aunque distanciados geográficamente, son afines en búsquedas y procesos.

Desde Buenos Aires y Bogotá, cada equipo convoca a profesionales del campo artístico y educativo para responder una serie de preguntas formuladas en conjunto. La idea es poder acercar estas posturas, contraponerlas y exponerlas como una plataforma de referencia y uso, logrando así una puesta en común de las mismas a partir de múltiples enfoques.

Tanto Argentina como Colombia, dos ejemplos de una tendencia que puede identificarse en América Latina, son países en donde la educación artística impartida en escuelas, universidades e instituciones está siendo redefinida por medio de programas independientes, espacios alternativos, talleres y clínicas. Por fuera de lo que se denomina “educación formal”, estos espacios proponen prácticas artísticas y pedagógicas que ahondan en formatos nuevos y experimentales tanto a la hora de diseñar proyectos artísticos y/o de mediación.

Por otro lado, el proyecto también busca reflexionar sobre las condiciones locales que construyen significados en torno a las obras para entender mejor cómo el contexto influye en su contenido. Con el fin de crear un mosaico variado de puntos de vista, las respuestas generadas por este intercambio pueden venir de profesionales de museos u otro tipo de instituciones artísticas, como también de agentes culturales que trabajen de forma independiente fuera de un contexto institucional o académico.

UA-20141746-1