Carlos Amorales (Ciudad de México, 1970) representará a México en la 57ª Muestra Internacional de Arte de la Bienal de Venecia, bajo la curaduría de Pablo León de la Barra, con el proyecto La vida en los pliegues. La Bienal de Venecia tendrá lugar entre el 13 de mayo y el 22 de noviembre de 2017.

El proyecto, a presentarse en el Pabellón de México en el Arsenale de la bienal, fue seleccionado por un jurado compuesto por Graciela de la Torre, directora de Artes Visuales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); Aimée Labarrere, presidenta del Patronato de Arte Contemporáneo (PAC); Néstor García Canclini, profesor e investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM); Melanie Smith, artista visual; Itala Schmelz, curadora; Benjamín Mayer, director de 17, Instituto de Estudios Críticos; y María Cristina García Cepeda, directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

El jurado evaluó las propuestas presentadas por artistas mexicanos seleccionados por un Consejo Asesor, integrado por los directores del Museo de Arte Moderno, Museo de Arte Carrillo Gil, Laboratorio Arte Alameda, ExTeresa Arte Actual y el Museo Rufino Tamayo, así como el Subdirector General de Patrimonio Artístico Inmueble y la Coordinadora Nacional de Artes Visuales del INBA.

El jurado eligió La vida en los pliegues de Amorales por la articulación al concepto curatorial de la 57ª Bienal, la contundencia teórica y estética de la obra y por la trayectoria del artista.

Su propuesta plantea un paso de lo textual a lo fonético. Con algunos gestos, plantea un nuevo universo en un ejercicio de reconfiguración del lenguaje textual, musical y visual, al llevarlo al extremo en su desarrollo formal y conceptual. Se alinea, así, a la propuesta curatorial titulada Viva arte viva, de la directora artística de esta edición de la Bienal de Venecia, Christine Macel.

“Estoy feliz de poder colaborar con Carlos, de verdad se lo merece, es uno de los artistas más completos e interesantes de México, reconocido y respetado tanto local como internacionalmente. Me siento honrado de que me haya invitado a colaborar con él. Hemos trabajado juntos en diferentes momentos de su carrera (la primera vez hace casi 15 años) y creo que hará una representación extremadamente digna. Su producción artística existe en las intersecciones entre las artes visuales, el diseño gráfico, la música, la literatura, el performance y el cine; utilizando diferentes medios, su trabajo genera nuevos lenguajes y formas de comunicación, que actúan como herramientas de resistencia artística y política que generan otras posibles maneras de existir, algo que se vuelve urgente hoy día en médio del nuevo caos global en el que vivimos”, dice Pablo León de La Barra.

A lo largo de los años, la práctica de Carlos Amorales se ha caracterizado por un incansable interés por el dibujo, abordándolo a través de una gran diversidad de técnicas, procesos y escalas. Sus dibujos sirven como herramientas para investigar una serie de inquietudes omnipresentes en su trabajo, entre las cuales destacan su profunda inclinación por la gráfica (creando afiches populares, periódicos, grabados, portadas de discos y publicaciones varias) y su gran fascinación por la música en todos sus ámbitos. Además, siempre ha gozado de una apertura particular para colaborar con distintos músicos y artistas.

Compartimos una conversación entre Carlos Amorales y Pablo León de la Barra organizada por Artishock en Santiago de Chile, en el marco de la Feria Ch.ACO 2013.

UA-20141746-1