Skip to content

ELISA ASSLER. RESISTIR AL RETRATO

“Experimentar no es un paso intermedio para obtener un resultado posterior; no, experimentar es la única forma de enfrentar a fondo la práctica del arte”.

El trabajo de Elisa es dibujo, y pintura, y es también contacto improvisación y performance. En realidad, su práctica artística describe un gesto donde su cuerpo combina una respuesta afectiva mezclada con una inquietud espiritual. Dentro de un proceso abierto y en constante movimiento, Elisa reacciona a diferentes lenguajes para tratar de expandir y llegar al fondo de sus intenciones.

Por lo tanto, un formato no basta. Cada modo de trabajo es un nuevo desafío para tratar de generar una relación desconocida de entendimiento y extrañeza. Porque aquello que nos domina no es lo que dominamos, sino algo escondido y remoto; algo que brota desde el fondo y nos empuja a movernos con sigilo.

Elisa Assler, Cuerpos de transición, de la pintura a la performance, 2023, maderas pintadas de medidas variables. Cortesía de la artista
Elisa Assler, Cuerpos de transición, de la pintura a la performance, 2023, maderas pintadas de medidas variables. Cortesía de la artista
Elisa Assler, S/T, pintura industrial sobre tela, 230 x 155 cm. Cortesía de la artista

Elisa Assler, Cuerpos de transición, de la pintura a la performance, 2023, maderas pintadas de medidas variables. Cortesía de la artista

Una imagen del trabajo realizado entre 2014 y 2019 con el colectivo Ejercicios Impermanentes nos muestra una exploración: Elisa, junto a sus compañeras en el colectivo, Manuela y Anamaría, caminan sobre el negro de un campo quemado en las inmediaciones de Valparaíso. Van vestidas de blanco como si fuera una piel receptiva al campo carbonizado. La performance se torna exploración y geografía de un incendio en blanco y negro.

En otra intervención al interior de una vivienda, Elisa entra en un baile piel a piel con una mesa de madera. Son nuevos modos de comprometerse corporalmente a la tarea de sentir, de afectar y verse afectada.

En el año 2020, bajo los efectos de la pandemia, Elisa despliega el color y la pintura en una extensa serie de dibujos sobre papel. Los impulsos físicos se transmiten al color en una obra abundante y metódica que será parte de la muestra Pandemencia (Parque Cultural de Valparaíso).

Poseída por un automatismo irrefrenable, la obra se activa como una extensión del cuerpo y las pulsiones más remotas que resuenan desde la intimidad de las células. Porque para Elisa el pasado es el cuerpo extendido al presente. Y el cuerpo es la voz que sigue aquí, resonando. Cada imagen nace como una encarnación del pensamiento.

Elisa Assler, Capas, video, 10:16 min. Música: David Grubbs & Susan Howe. Still de video cortesía de la artista

En el trabajo de Elisa entendemos que el acto creativo tiene lugar en las fronteras de los distintos paisajes, de la naturaleza, del movimiento, del desplazamiento, del dibujo, del contacto con otro y del cuerpo como motor.

“Traducir”, dice la artista, “remite a una forma de desplegar el cuerpo que se habita, toda su piel como una mano que toca, toda su piel como un ojo que observa, toda su piel como una escucha, como un trasmisor y receptor de un lenguaje infinito e invisible”.

La técnica es, en su modo de trabajo, funcional al caos que se quiere conocer, algo que supera las polaridades positivo-negativo, desborde versus quietud. Finalmente, el único propósito de la técnica es liberar lo que permanece inconsciente.

Elisa Assler, Flor, 8:51 min. Música: Cells for replication, Yadak. Still de video cortesía de la artista

Cuerpo afecto, de Elisa Assler, se podrá ver hasta el 4 de noviembre de 2023 en Galería Aninat, Alonso de Córdova 4355, Vitacura, Santiago de Chile.

Pedro Donoso

Nace en Santiago, en 1970. Es editor, traductor y crítico. También colabora como docente en la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad Alberto Hurtado. Acaba de editar el libro "Gordon Matta-Clark: Experience Becomes de Object". En 2013 estuvo a cargo del proyecto Of Bridges & Borders, en Valparaíso, Chile.

Más publicaciones

También te puede interesar

Erika Verzutti, Witch, 2018, bronce, piedras y arcilla polimérica, 45 x 59 x 10 cm. Edición de 3 + 2 PA. Cortesía: Andrew Kreps Gallery

Erika Verzutti:ex Gurus

Andrew Kreps Gallery, en Nueva York, presenta "Ex Gurus", una exposición del nuevo trabajo de Erika Verzutti (São Paulo, 1971) en el que explora la tensión entre la representación y la abstracción. Inspirándose en...

LUCÍA PIZZANI: A GARDEN FOR BEATRIX

La fascinación por la naturaleza y la diversidad biológica que ha tenido Lucía Pizzani a lo largo de su vida permea gran parte de su trabajo artístico. En su primera muestra en Cecilia Brunson Projects,…