Skip to content

JEAN CARLO GUIZADO: VISIONES DE UN PUEBLO FANTASMA

La sala expositiva se disuelve en una cotidianidad fantasmal e inquietante. Surge una casa, que no es una casa, con una aparente sala, un espacio liminal que no es lo que pretende. Segmentos de cortina cubren la pared, rastros de haber sido habitada, ambigüedades que nos descolocan y a la vez nos hacen cómplices de la curiosidad que alimenta el mito.

Entre las telas vemos aparecer las pinturas del artista como testigos; se aprecian también como alguna suerte de archivo sobre una pared del color de la sangre seca, una escena de violencias intangibles: aquí hubo un saqueo o pudo haber muerto alguien, aquí desapareció una persona luego de un destello enceguecedor, aquí bajo la luna llena se revelaron las profundidades del espíritu para luego dispersarse como migajas.

Vista de la muestra “Visiones de un pueblo fantasma”, de Jean Carlo Guizado, en N.A.S.A.L, Guayaquil, Ecuador, 2023. Foto cortesía de la galería
Vista de la muestra “Visiones de un pueblo fantasma”, de Jean Carlo Guizado, en N.A.S.A.L, Guayaquil, Ecuador, 2023. Foto cortesía de la galería
Vista de la muestra “Visiones de un pueblo fantasma”, de Jean Carlo Guizado, en N.A.S.A.L, Guayaquil, Ecuador, 2023. Foto cortesía de la galería
Vista de la muestra “Visiones de un pueblo fantasma”, de Jean Carlo Guizado, en N.A.S.A.L, Guayaquil, Ecuador, 2023. Foto cortesía de la galería

Así, Visiones de un pueblo fantasma se inspira en los cuentos que rodean a la casa principal del extinto ingenio La Matilde en la parroquia Chobo, Milagro, considerado el primer ingenio azucarero de la provincia del Guayas, documentando la imaginación social del pueblo de origen del artista.

Jean Carlo Guizado (Ecuador, 1993) plantea escenas cercanas y extrañas a la vez, en donde se negocian nuestros asombros, afectos y temores. Los mobiliarios se han impregnado de historias para ser repositorios de nuevas imágenes, se desdibuja la línea entre sujeto y objeto, sólo quedan narrativas que persisten casi por selección natural.

Una evolución inmaterial, decorporeizada, con guiños sintoístas de un animismo latente. En el sentido más abstracto, Guizado observa contenedores simbólicos cuya ausencia hace gravitar la memoria y la imaginación. Espacios de un magnetismo espectral, espectral en dos sentidos: el primero el del espectro o la aparición, y el segundo como los rangos posibles de la percepción (ej.: el espectro de la luz visible).

Guizado transmuta a través de un estudio antropológico las ficciones locales que envuelven a una comunidad; la dimensión colectiva de los relatos heredados, y su potencial como experiencia más allá de la facticidad. Ahí el artista se sumerge, sin pretender enunciar verdades sino, por el contrario, abrazando la ficción como el estado primigenio de la realidad. O dos caras de la misma moneda.

Vista de la muestra “Visiones de un pueblo fantasma”, de Jean Carlo Guizado, en N.A.S.A.L, Guayaquil, Ecuador, 2023. Foto cortesía de la galería

Cruzando este umbral el aire se hace sangre, fluye por corrientes de hilos rojos,
Subiendo las escaleras,
hasta el temple, hasta la glándula pineal,
Un instante dorado que transmuta
la sombra de todo lo vivido
en un soplo rural
que desdobla la vida

Al centro de la habitación vacía
hierve la atmósfera,
hierve el sudor de las almas acumuladas.
La madera y celosías
se comieron los cuerpos,
y se hicieron cuerpos propios
para habitar la memoria
del espacio encarnado
y de su insondable hondura

Todo lo que hoy existe vino de afuera;
más allá del deseo o el destino.
De ahí también vinieron los delirios
en este presente compartido.
Primero llegó la luz del juicio,
luego, la realización de la voluntad.
Después, un intento de escape,
la claustrofobia de ser uno mismo.
Finalmente, quedó destilada la sustancia que conforma a todas las cosas,
ahí en un charco bajo el lavadero,
junto a un par botas y guantes gastados que no necesitan de manos para acariciarse
o servirse de beber

Años después, fermentándose entre sueños,
las dulces esporas del lenguaje se posaron sobre todo lo que sobraba;
los alcoholes de la palabra que embriagan la materia y la vuelven otra,
y otra, y así sucesivamente.
Se constelaron las grietas en arterias y racimos,
y aquellos testigos del florecimiento perpetuo de la mente
nos revelan únicamente lo necesario.

Luis Enrique Zela-Koort


Vista de la muestra “Visiones de un pueblo fantasma”, de Jean Carlo Guizado, en N.A.S.A.L, Guayaquil, Ecuador, 2023. Foto cortesía de la galería
Vista de la muestra “Visiones de un pueblo fantasma”, de Jean Carlo Guizado, en N.A.S.A.L, Guayaquil, Ecuador, 2023. Foto cortesía de la galería
Vista de la muestra “Visiones de un pueblo fantasma”, de Jean Carlo Guizado, en N.A.S.A.L, Guayaquil, Ecuador, 2023. Foto cortesía de la galería
Vista de la muestra “Visiones de un pueblo fantasma”, de Jean Carlo Guizado, en N.A.S.A.L, Guayaquil, Ecuador, 2023. Foto cortesía de la galería

Visiones de un pueblo fantasma, de Jean Carlo Guizado, se presentó del 17 de agosto al 7 de octubre de 2023 en N.A.S.A.L, Guayaquil, Ecuador

También te puede interesar

PRIMERA MUESTRA INDIVIDUAL DE OSCAR SANTILLÁN EN MÉXICO

El artista ecuatoriano Óscar Santillán presenta en el Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC) de la Ciudad de México su primera muestra individual en ese país y en el continente americano, titulada Mácula. En ella se abordan...

BYRON TOLEDO: LÓGICAS DE CIUDAD

Byron Toledo (Quito, 1987) desarrolla su obra a partir de caminatas y derivas a través del río Machángara, ubicado en la ciudad de Quito. Le interesa la vida en la quebrada (humana y no...