Skip to content

ENGEL LEONARDO: BAHORUCO

Hasta el pasado mes de junio se presentó en el Centro Cultural de España en Santo Domingo la exposición Bahoruco, del artista dominicano Engel Leonardo, una investigación en curso que destaca la presencia de los pueblos originarios y fugitivos en resistencia en la isla caribeña y su relación con las luchas históricas y actuales de las Antillas y de América.

Curada por Pablo León de la Barra, la muestra gira en torno a tres ejes conceptuales y de estudio (Territorios, Espiritualidades y Ecosistemas del Caribe y las Antillas) como espacios de resistencia a las narrativas de poder del colonialismo, el capitalismo y la modernidad.

Engel Leonardo, Ceiba, 2023. Hierro y esmalte. Cortesía del artista
Engel Leonardo, Ceiba, 2023. Hierro y esmalte. Vista de instalación en el CCE Santo Domingo. Cortesía del artista

Este proyecto comenzó en 2020 con una serie de viajes de investigación y peregrinación por República Dominicana, las Antillas, Cachoeira y Salvador (Recôncavo Baiano de Brasil) y Manaus, en la Amazonía brasileña. En 2022, el artista inicia una serie de exhibiciones y acciones escultóricas itinerantes en Madrid, Sierra de Bahoruco (República Dominicana) y Loíza (Puerto Rico), que continuarán con otros viajes y acciones en Cuba, Haití y Martinica.

En esta edición, Bahoruco se presenta en la ciudad de Ozama –posible nombre indígena de la ciudad hoy conocida como Santo Domingo- con una exhibición conformada por intervenciones simultáneas en el centro histórico de la ciudad y en tres comunidades y lugares sagrados en sus periferias. Mediante estas acciones, el artista busca activar un campo energético, de sanación y aprendizaje entre la sierra, la ciudad, el campo, el monte, el barrio y el batey.

Ceremonia Gagá de Batey San Luis con la particpación de adultos mayores y músicos. Cortesía del artista

La exhibición consistió en dos intervenciones en el edificio del Centro Cultural de España, que originalmente fue la casa de Hernando de Gorjón, uno de los colonizadores de la isla.

En la primera intervención, Ceiba, el espacio fue activado por un ritual guiado por el gagá de Batey San Luis, uno de los de mayor fuerza y tradición en el país y con el cual el artista ha estado vinculado a través del estudio y participación de sus celebraciones desde el año 2003.

Ceiba hace referencia tanto al árbol sagrado como al ‘Potomitan’, un poste de madera que funciona como la estructura central del ‘Ounfó’ (templo) de la espiritualidad afrodominicana, y que representa el axis que conecta el plano físico con el plano espiritual.

En la segunda intervención, Ozama, Engel Leonardo hizo una ceremonia en la que enterró una vasija de cerámica con ingredientes medicinales tradicionales a modo de ofrenda para los pueblos negros e indígenas que resistieron con valentía y dignidad las violencias de la Conquista. En la inauguración de la muestra se celebró además una ceremonia guiada por miembros de la comunidad indígena Arawaka Caribeña.

Engel Leonardo, Ozama, 2023. Acción en el CCE Santo Domingo. Cortesía del artista
Engel Leonardo, Ozama, 2023. Acción en el CCE Santo Domingo. Cortesía del artista
Ceremonia con la comunidad Arawaka Caribeña, CCE Santo Domingo, 2023. Cortesía del artista

El proyecto continuó con visitas a lugares de conocimiento espiritual en la isla en donde las esculturas fueron ofrecidas/activadas: las Cuevas de Mana en Yaguate, un sitio de peregrinaje religioso en el corazón de la isla; la comunidad de Mata los Indios, donde la Cofradía de los Congos del Espíritu Santo de Villa Mella mantiene vivas antiguas tradiciones espirituales y musicales africanas; y La Caleta, uno de los primeros asentamientos indígenas de la isla.

Las distintas esculturas que forman parte de Bahoruco señalan estos tres espacios, sirviendo como transmisores y activadores de conocimientos ancestrales y creando una red de lugares de energía espiritual interconectada, que en conjunto nos permite pensar en nuevas estrategias de coexistencia, supervivencia y bienestar, así como en nuevas formas de organización política, social, espiritual y ecológica.

Engel Leonardo, Mata los Indios, 2023. Hierro, barro y agua de río. Cortesía del artista
Toque de Congos por la Cofradía del Espíritu en Mata los Indios. Cortesía del artista

La escultura Yaguate, un quemador de copey inspirado en elementos tradicionales de las ceremonias espirituales de la isla, fue activada en las Cuevas de Mana, el mayor ejemplo de maniel* identificado por el proyecto. Este complejo de cavernas sagrado es el único espacio de prácticas espirituales negras e indígenas que se mantiene activo desde antes de la Conquista hasta nuestros días. Representa uno de los más importantes centros de peregrinación y expresión de la espiritualidad Vudú, conocida errónea e injustamente como religiosidad popular desde la década del setenta en la República Dominicana.

Mata los indios es una escultura compuesta por tinajas gemelas que está inspirada en las vasijas comunicantes de los pueblos originarios del archipiélago, y en la presencia de la dualidad de los gemelos divinos en la cosmogonía Arawaka Caribeña (Boynayel y Marohú) y en el Vudú de la isla (los Marassá). En ambas vasijas fue vertida agua de los ríos Maniel y Mana, recolectada durante las peregrinaciones y viajes de campo realizadas en el transcurso de la investigación.

La Caleta es una máquina inspirada en la barbacoa, tecnología y vocablo indígena Arawako Caribeño. Fue activada con fuego y alimentos dedicados a los pueblos negros e indígenas que habitaron por siglos en La Caleta y que fueron desplazados por las violencias de la Conquista y los posteriores proyectos modernistas del siglo veinte.

Este transmisor de energía y conocimiento tradicional y contemporáneo fue activado junto a miembros de las comunidades actuales de La Caleta y Boca Chica y al grupo de participantes del trayecto. Al llegar a este último punto del recorrido se completa el campo energético que abrió en el Centro Histórico. Luego de atravesar el bosque de palmas y ceibas se ofrecieron respetos al cementerio indígena y al altar Vudú de la antigua iglesia de La Caleta y se comparten batata, pescado y un baño de mar.

Engel Leonardo, La Caleta, 2023. Hierro, hojalata, esmalte, carbón, pescado y batata. Cortesía del artista

En el marco de Bahoruco se realizó también la Conversación en la Ceiba, primer encuentro de guías de espiritualidad originaria de la isla; Recorrido Ciudad de Ozama, un ejercicio de contravisualidad negra e indígena del Centro Histórico de Santo Domingo guiado por el artista; y Del Maniel al Quilombo, una conversación sobre los encuentros y diálogos en las Antillas y en Brasil entre el artista y el curador. Además, se publicó una serie de folletos sobre la investigación y se celebró un Priyé con Dembow y Kitipó en el patio del edificio.


*El término “maniel” o asilo designaba a un “refugio de esclavos africanos y de indios” donde se asentaban aquellos que escapaban de la esclavitud durante el siglo XVI. Usualmente los manieles eran sitios de poco acceso ubicados en las montañas, difíciles de encontrar y rodeados de terrenos fértiles.


Bahoruco, de Engel Leonardo, se presentó del 5 de mayo al 11 de junio de 2023 en el CCE Santo Domingo, C. Arzobispo Meriño No. 2, Santo Domingo, República Dominicana

También te puede interesar

Asma:half Blood Princess

"Half Blood Princess" entreteje una narrativa mitológica abierta de un encuentro a la orilla de una laguna. Algunos fragmentos de esta narrativa sugieren un ser híbrido, un reconocimiento de la otredad y una adopción...