Skip to content

VÍCTOR GRIPPO: TODO EN MOVIMIENTO

Por Alicia Chillida | Curadora


“En el momento actual el (A)rtista puede jugar un rol más importante que su propia obra, al situarse entre la fuerza social que lo nutre y la (F)uerza (S)ocial que de la imaginación creadora puede derivarse.
El artista tomará como punto de partida una intención ética y de progreso verdaderos (…) transformándose en integrador de múltiples experiencias, en oposición a la continua fragmentación a la que nos somete nuestra sociedad, para contribuir a la concepción de un hombre más completo”.

Víctor Grippo


“Cuando desde la balsa el cacique dorado arrojaba oro y ofrendas a las aguas, pactaba con la Naturaleza la renovación de la vida”.

Ceremonia muisca, ritual de El Dorado, Museo del Oro, Bogotá


Artista y científico. Vertebrador de experiencias. Alquimista y chamán, albañil, cantero, cocinero y orfebre, carpintero e intelectual. Argentino, hijo de inmigrantes italianos, amante de su tierra latinoamericana, comprometido con su tiempo, su país y su comunidad. Víctor Grippo (Junín, 1936 – Buenos Aires, 2002) persigue con su obra la transformación del individuo y de la sociedad, para alcanzar un grado de consciencia en el que “el arte sea un estado exacto del hombre”. Y lo demuestra empíricamente al resignificar la papa —un alimento pobre, de origen latinoamericano, el tubérculo que conquista Europa en el siglo XVI— y establecer una analogía entre la energía eléctrica que produce y la capacidad cognoscitiva de la mente humana. A partir de ahí, “la asimilación de la papa con la piedra, arranque de toda la sabiduría en la tradición alquímica, en un juego de alegorías, legitima al hombre como ser pensante y creador” (Jorge Glusberg).

El cargado clima político del Buenos Aires de los años setenta es también un momento de gran efervescencia ideológica y cultural. Durante los últimos años del Instituto Di Tella, Grippo estudia química en La Plata y su mayor afinidad está con el aún innominado arte conceptual, más tarde Arte de Sistemas. Forma parte del Grupo de los Trece, liderado por Glusberg, en el Centro de Arte y Comunicación (CAyC).

“En un texto tan temprano como Sistema (1966), Grippo considera que el fenómeno artístico involucra las instancias de artista/emisor, obra/canal y público/receptor, en consonancia con la semiología y la lingüística estructural” (Ana Longoni). Dos óleos sobre lienzo, ST (1966), representan el mundo del trabajo moderno, de las máquinas: circuitos que forman un sistema que más adelante se transpone al lenguaje simbólico del autor, como evidencian obras germinales como NH3 (1971), o Hipótesis sobre la modificación del proceso fotográfico (1972), en las que Grippo reflexiona sobre el valor de la fotografía como proceso químico y artístico.

Vista de la exposición «Todo en movimiento», de Víctor Grippo, en 1 Mira Madrid, 2023. Foto cortesía de la galería

En 1972 presenta Analogía I, primera obra en la que utiliza la papa como material productor de energía, en su relación con la consciencia humana. Tras esta se sucederán otras, como Tiempo (1991), o La papa dora la papa, la conciencia ilumina la conciencia (1978), que actualmente se exhibe en la muestra de la Colección Steinbruch en el Museo Reina Sofía, en la que el autor restablece la ecuación arte + ciencia + metafísica en una única búsqueda.

Cada nueva obra supone un experimento poético y científico en sí mismo, un segmento de significado que aporta un dato más a la demostración del sistema general que la conforma. “Una marca sobre otra marca, una gestión de inscripción, no de cancelación, nunca de clausura” (Marcelo Pacheco). En Pinturas (1975-76) vemos la papa que germina a la luz de la luna, levita y es cincelada por el escultor en busca del alma de la piedra. La obra Algunos oficios (1976), “más allá de ser un verdadero himno al trabajo como elemento constitutivo del hombre, trata de disolver las escalas de valor tradicional entre arte y artesanía en una imagen de reciprocidad” (Guy Brett). Así, el artista afirma que cuando el hombre creó la primera herramienta, creó la primera obra de arte.

Vista de la exposición «Todo en movimiento», de Víctor Grippo, en 1 Mira Madrid, 2023. Foto cortesía de la galería

Todo en movimiento es el título de la primera exposición individual de Víctor Grippo en Madrid, en la galería 1 Mira Madrid. Por su contundencia y singularidad posee una ambición museística al ofrecer una nueva visión del artista, ya que buena parte de la obra y los documentos presentados son inéditos, procedentes del Archivo Grippo de Buenos Aires, dirigido por su viuda, Nidia Olmos, en colaboración con su hija Paulina Vera y su nieta Olivia Coll.

El título de la muestra alude a otra obra, Todo en marcha (Índice del movimiento general de los seres y de las cosas) [1973], que apunta al mecanismo interno del trabajo de Grippo en plena ignición. A los veinte años del fallecimiento del autor, esta exposición —que tiene lugar de modo complementario en la galería de la calle Argumosa y en la feria internacional ARCO con la obra Naturalizar al hombre, humanizar la naturaleza o Energía vegetal (1977)— supone un momento clave para la obra de Grippo, en el que se produce una nueva apertura de su significado: el intercambio entre el ser humano y el ser vegetal que prefigura ideas esenciales relativas al conflicto ecológico actual.

En Vida, Muerte, Resurrección (1980), hoy en la colección del MoMA, el artista apunta a un nacimiento inverso, en el que los gases generados por la putrefacción de unas alubias son más fuertes que el plomo, haciendo estallar esas formas geométricas elementales que las contienen. Todo un juego alegórico en el que el valor vital natural (las alubias) vence a lo inerte (el plomo).

Vista del stand de 1 Mira Madrid en la feria ARCOmadrid 2023, con obra de Víctor Grippo «Naturalizar al hombre, humanizar la naturaleza – Energía Vegetal», 1977. Cortesía de la galería
Víctor Grippo, Tiempo, 1991, papas, electrodos de zinc y cobre, cables eléctricos, reloj digital y texto, 5 x 50 x 50 cm. Stand de 1 Mira Madrid en ARCO, 2023

Para Grippo, lo científico está originariamente incluido en lo artístico, como lo estuviera para Lucrecio. De Rerum Natura obedece a un tiempo en el que física y poética son la misma cosa, vínculo que la modernidad escindirá. El autor acude a la alquimia como antigua rama de la física y la química actuales. Esta opera en su obra como una lógica interna, una corriente subterránea simbólica que la cohesiona. “Grippo no polemiza en los términos que propone el debate cultural de su tiempo (…) su opción es crear un reservorio de valores desde los que la imaginación pueda ensayar nuevas formas de pensar el mundo” (Andrea Giunta).

La plomada en la obra Opuestos (Opuestos-Contacto-Unión) aparece por vez primera en 1981 y da inicio a una extensa serie que el artista desarrolla hasta el final de su vida, cuyo tema central es el Equilibrio: Relieve (Sutil), 1983. Los Dibujos (1968-1988) esbozan nuevas ideas y complementan la línea de trabajo desarrollada en la escultura. En La Comida del artista (Puerta amplia – Mesa estrecha) (1991) el autor desarrolla todo un significado en torno a la mesa y el umbral, los bancos y los alimentos, que aparecen negados en su función y ceden paso a los símbolos: pan y maíz quemados, huevo de oro, berenjenas secas. Apela a la geofagia como práctica en aquellas regiones del mundo donde la pobreza obliga a asar la tierra y a comerla. El significado sugiere una idea de muerte, de sacrificio, mesa divina y humana, la cosmogonía que Grippo atribuye al artista.

Vista de la exposición «Todo en movimiento», de Víctor Grippo, en 1 Mira Madrid, 2023. Foto cortesía de la galería

El silencio apunta a un espacio atemporal metafísico con volúmenes en yeso y madera blancos, de significado oculto, inmersos en una calma suspendida: Cercando la luce, 1989. Comentarios a la idea de progreso conviven con una esperanza visionaria en la que “la acción y la contemplación serán un solo acto apacible, que acompañe a la naturaleza en su unidad” (Víctor Grippo). EnAnónimos (1998-2001), la figura humana se ha tornado informe, sin expresión, casi sin vida, en contraposición a aquella comunidad viva y alegre que rodeaba al horno.

La acción curatorial Ritual del Pan y las Cenizas (2015), editada en colaboración con Benito Macías como ensayo visual en video, se inscribe en la XII Bienal de La Habana y surge de la propuesta de Nidia Olmos, en su voluntad de nombrar el lugar en el que descansan las cenizas del artista. En paralelo, tiene lugar la reactivación de la obra Construcción del Horno popular para hacer pan (1972), que fue censurada a los dos días de su instalación en una céntrica plaza de Buenos Aires. De nuevo, nos encontramos ante un objeto artesanal, popular (horno), desplazado de su entorno rural y convertido en arma de acción social. En su reactivación, el horno coció y repartió pan entre los transeúntes en Cuba, donde hoy permanece para uso de la comunidad.

En su Ensayo sobre el don. Forma y función del intercambio, el antropólogo Marcel Mauss analiza cómo los actos de dar, recibir y devolver crean un mecanismo circular que fortalece la cohesión social, una suerte de micropolítica transformadora. Así, la obra de Víctor Grippo.

Vista de la exposición «Todo en movimiento», de Víctor Grippo, en 1 Mira Madrid, 2023. Foto cortesía de la galería

VÍCTOR GRIPPO: TODO EN MOVIMIENTO

Curaduría: Alicia Chillida

1 Mira Madrid, Argumosa 16, bajo dcha., Madrid, España

Del 28 de enero al 18 de marzo de 2023

También te puede interesar

EDICIONES URGENTES. REUNIÓN, DE DANI ZELKO

Dani Zelko escribe los poemas que otros le dictan. Después de cumplir su tarea como escucha y como escriba, edita los libros en los días siguientes y los imprime con su mochila-imprenta. Los libros...

ARTE COSA. DISCRETA HISTORIA LOCAL DE LA DEFORMIDAD

"Arte cosa. Discreta historia local de la deformidad" es la escenificación de un sistema intergeneracional que se traduce en modos del hacer, imaginarios, premoniciones y animismos que dibujan la trayectoria del arte de los...

"Grupo Escombros. PANCARTAS,1988-2018. 30 años", en Walden, Buenos Aires, 2018. Cortesía de la galería

GRUPO ESCOMBROS: PANCARTAS. 30 AÑOS (1988-2018)

Walden Gallery, en Buenos Aires, presenta hasta el 5 de mayo una serie de registros fotográficos y documentos de Escombros, grupo de arte en la calle o arte público -como se le suele definir-, que...