Skip to content

JUAN JOSÉ BARBOZA-GUBO: RETORNO-ETERNO-RETORNO

Por Fer Escudero

Una caminata por el interior de nuestro ser en donde, por decisión propia, decidimos subirnos a un bote sin rumbo (o ser el bote mismo), a perdernos en la deriva del devenir. Atrevernos a transitar sin mayor plan que habitar el cuerpo y la confianza en la escucha de lo que este traiga en la ruta que siga para encontrarse.

Esta exposición pretende cuidar cada “pisada de hoja” de la selva interior que nos habita. Entrar en su oscura luz en la noche y atravesar de manera sensible el alma de ese espacio habitado por miles de cuerpos y origenes. Creo que los viajes a la selva realizados por el artista, adentrarse en ella por el agua, abrazar los árboles y el sonido de los pájaros, lo hizo conectar con lo esencial de ese cuerpo todo y lo singular-plural que la habita.

Este trabajo me conecta más con una condición del tiempo, que podría asociarse a esa forma circular que tiene. La naturaleza nos trae en su día-tarde-noche-día un misterio que se repite, como en el mito del eterno retorno (que menciona Mircea Eliade), y que nos hace volver, nunca al mismo lugar, siempre a un lugar nuevo.

Vista de la exposición “Return-Eternal-Return”, de Juan José Barboza-Gubo, en Praise Shadows Art Gallery, Boston, EEUU, 2022. Foto cortesía del artista
Juan José Barboza-Gubo, Retorno, 2022. Barco encontrado, madera tallada, acrílico tallado, 235 x 200 x 110 cm. Foto cortesía del artista
Juan José Barboza-Gubo, Búsqueda/Reencuentro, 2022. Pintura al óleo, pintura acrílica, poliuretano, impresión digital, material óptico, MDF, acrílico esmerilado, 200 x 360 x 19 cm. Foto cortesía del artista
Vista de la exposición “Return-Eternal-Return”, de Juan José Barboza-Gubo, en Praise Shadows Art Gallery, Boston, EEUU, 2022. Foto cortesía del artista

Juan José retorna a la selva y recoge escamas de Paiche, madera de diferentes tipos, caucho líquido que sale de los árboles, un bote tallado a mano y la observación y escucha de los animales que allí habitan, y los coloca al centro de cada pieza para que en su combinación con otros materiales cuenten los sonidos de ese “gran todo”; y como en su naturaleza personal, resuenan. Lo único que pretende es imaginar a “natura” en su tiempo. Nos lleva a vivir lo que debe ser vivido en su tiempo. No más. Sin más.

Un retornar al interior, como sumergirse en las cochas, o perderse en el brillo de la superficie plata del agua del río selvático que ocurre en la tarde, superficie que contempla como liminal entre lo que está dentro y lo que está afuera. Lo liminal es un tema que lo acompaña en sus últimas series, como ese espacio de tránsito, como el que traen los rituales que cada año repetimos, espacios necesarios para repensar nuestro tiempo interno.

Sus preguntas sobre el tiempo y el espacio que nos habitan limitan entre el pensamiento presocrático y socrático, haciéndome reflexionar sobres las preguntas ¿de qué está hecho el mundo?, ¿cuál es el lugar de lo humano en él? Recorro la serie y, por gracia divina, no hay respuesta, pero sí una invitación a navegarme y reencontrarme.

Vista de la exposición “Return-Eternal-Return”, de Juan José Barboza-Gubo, en Praise Shadows Art Gallery, Boston, EEUU, 2022. Foto cortesía del artista
Juan José Barboza-Gubo, Hojas 1, 2022. Cerámica esmaltada, tinta, 91 x 33 x 10 cm. Foto cortesía del artista
Juan José Barboza-Gubo, Rutas, 2022. Madera tallada, acrílico, 245 x 35 x 22 cm. Foto cortesía del artista

Las obras se esta serie develan un binario que se rompe y que permite emergentes mestizos materiales, estallidos inevitablemente dificiles de categorizar, de ponerle un nombre. Un emergente que me vuelve a traer a un lado de mí, centro y periferia que observo y cuestiono y que, con sus elementos vívidos, los mezclo en mi interior para habitar otras posibilidades de movimiento que tengo en mi existencia.

Siempre he pensado que la manera como Juan José elige sus materiales y cómo trabaja sus piezas son más propias del taller de un alquimista que el de un artista plástico. Las combinaciones de estos materiales que usa en su plástica y cómo hace emerger sus imágenes más allá de la realidad literal me lleva a contemplar el cuidado en el detalle de cada aplicación. Es como un tejido fino, donde el hilo es el material y la aguja los dedos-ojos del artista. Exigente cuidado que da buen lugar (yo diría “honra”) a lo que quiere contar, buscando responder a lo que lo ha nutrido. Devolver, en la misma medida lo tomado, lo aprendido. Es allí donde encalla el bote.

Quizás por ello me resuena “RETORNAR”, palabra conformada por las raíces latinas (re: otra vez, y tornare: dar la vuelta). Significa acción y efecto de devolver, entregar algo a quien lo tenía antes.

Juan José Barboza-Gubo, A Vuelo de Pájaro, 2022. Pintura al óleo, pintura acrílica, poliuretano, impresión digital, material óptico, MDF, acrílico esmerilado, 53 x 48 x 9 cm. Foto cortesía del artista

JUAN JOSÉ BARBOZA-GUBO: RETORNO-ETERNO-RETORNO

Praise Shadows Art Gallery, 313A Harvard Street, Brookline, Boston, MA, EEUU

Del 18 de noviembre al 23 de diciembre de 2022

También te puede interesar

REUNIÓN EN MAMAMA

Se trata de una reunión de trabajos y personas en casa de la mamama, con la opción de trazar diálogos y pensar conexiones durante el mismo encuentro.

MIGUEL ANDRADE VALDEZ: LA BLANCURA DE LA BALLENA

"La Blancura de la Ballena", primera individual del artista peruano Miguel Andrade Valdez en Ginsberg Galeria, introduce al visitante dentro de una suerte de espacio transicional, un lugar trasversal donde el presente, el futuro...