Skip to content

CRISTIAN ORDÓÑEZ: FRECUENCIA

Galería Animal presenta Frecuencia, exposición individual de Cristian Ordóñez (Santiago de Chile, 1976 – vive y trabaja en Toronto, Canadá), artista multidisciplinar que trabaja en fotografía, diseño gráfico e impresos. La muestra lleva por título una de sus más recientes series fotográficas, enfocada en el paisaje impasible de Toronto, sus contrastes, esquinas recónditas y lo que allí se manifiesta y sobrevive en condiciones inhóspitas.

Ordóñez construye sus tomas desde la tensión pulsante entre lo animado e inanimado, entre la fijeza y la fluidez, y quizás esto se deba a su singular mirada, una que está puesta ‘aquí pero allá’ a raíz de su experiencia intercultural como chileno que ha orbitado entre Chile, Nueva Zelanda y Estados Unidos.

Guiado por la intuición mientras divaga por el complejo entramado del espacio público, Ordóñez va descubriendo parajes naturales y vestigios arquitectónicos que remiten tanto a su hábitat circundante como a aquellos que le despiertan memorias y un sentido de pertenencia. Si bien no ha vivido en su país buena parte de su vida, crecer en el Chile dictatorial de los años 80 le “obligó a mirar el mundo de una manera específica”.

Cristian Ordónez, 00. ON, 2020, fotografía análoga 120mm, 75 x 60 cm. Ed. 5 + 2AP. Papel Fine Art, Hahnemühle Rag Baryta 315 grs. Enmarcado en aluminio Nielsen con vidrio de museo. Cortesía del artista y Galería Animal
Cristian Ordónez, 50. ON, 2021, fotografía análoga 120mm, 75 x 60 cm. Ed. 5 + 2AP. Papel Fine Art, Hahnemühle Rag Baryta 315 grs. Enmarcado en aluminio Nielsen con vidrio de museo. Cortesía del artista y Galería Animal
Cristian Ordónez, 90. ON, 2021, fotografía análoga 120mm, 75 x 60 cm. Ed. 5 + 2AP. Papel Fine Art, Hahnemühle Rag Baryta 315 grs. Enmarcado en aluminio Nielsen con vidrio de museo. Cortesía del artista y Galería Animal

En Frecuencia no estamos ante imágenes de una clasificación fácil. Aunque su opacidad es precisamente su gran virtud, es en la vivencia autoral de lo glocal desde donde se puede entender el impulso de estas cuidadas composiciones. Muchas de ellas abrazan la noción espacio-tiempo a través de la “ausencia de nuestra presencia” en el paisaje urbano, o las marcas y cicatrices del concreto yuxtapuestas a una naturaleza herida que lucha por defender el lugar sagrado que le corresponde.

Y es que en estas fotografías hay mucho de cómo la mano humana ha venido interviniendo de forma avasallante tanto en nuestros ecosistemas como en las mismas estructuras que ha erigido para habitar en y con este mundo. Las imágenes de Cristian Ordóñez podrían leerse, así, como un statement del despertar de la consciencia ambientalista, pero su propósito en el imaginario colectivo está -aunque parezca una paradoja- en develar la belleza del caos y lo ciertamente ominoso de nuestra relación con lo vivo.

Esta aproximación puede remitir al documental Grizzly Man (2005), donde el cineasta alemán Werner Herzog emite juicios brillantes y a la vez perturbadores sobre nuestra condición humana y las complejas relaciones interdependientes entre especies: «Creo que el denominador común del universo no es la armonía, sino el caos, la hostilidad y el asesinato”.

Cristian Ordónez, 11. ON, 2021, fotografía análoga 120mm, 20.3 x 25.4 (23.2 x 28.3) cm. Ed. 3 + 2AP. Impresión de gelatina de plata, papel Ilford Mulltigrade FB Warmtone, semi-matte en base de fibra 255 grs. Enmarcado en aluminio Nielsen con vidrio de museo. Cortesía del artista y Galería Animal
Cristian Ordónez, 18. ON, 2021, fotografía análoga 120mm, 20.3 x 25.4 (23.2 x 28.3) cm. Ed. 3 + 2AP. Impresión de gelatina de plata, papel Ilford Mulltigrade FB Warmtone, semi-matte en base de fibra 255 grs. Enmarcado en aluminio Nielsen con vidrio de museo. Cortesía del artista y Galería Animal

Ordóñez también retrata la humanidad, pero no la responsable de nuestros desastres y fracasos como especie, sino aquella compuesta por las personas que respeta y admira. Está presente en series fotográficas en las que, como en Frecuencia, testifican sus encuentros con los territorios sociales, económicos y geográficos que ha venido transitando en sus viajes y estancias de vida.

Desde el punto de vista técnico, Ordóñez trabaja con formatos medianos y grandes, en blanco y negro, y revela él mismo las películas en su cuarto oscuro. Esto no sorprendería en una época anterior al advenimiento de lo digital, pero hoy viene a representar una declaración estética, por demás, a contracorriente, donde el retoque no es un invitado a la conversación, y la espontaneidad del error es aprovechada con fines formales y lingüísticos.

Como fotógrafo con experiencia en diseño gráfico, los foto-libros se han vuelto una herramienta para documentar sus trabajos y procesos y experimentar con el medio. Ordóñez trabaja en proyectos específicos y despliega imágenes de sus archivos para crear publicaciones temáticas. Hasta la fecha, ha publicado ocho foto-libros y colaborado con organizaciones y artistas, ya sea con su trabajo fotográfico, como editor o director de arte.

Vista de la exposición «Frecuencia», de Cristian Ordóñez, en Galería Animal, Santiago de Chile, 2022. Foto: Felipe Ugalde
Vista de la exposición «Frecuencia», de Cristian Ordóñez, en Galería Animal, Santiago de Chile, 2022. Foto: Felipe Ugalde
Vista de la exposición «Frecuencia», de Cristian Ordóñez, en Galería Animal, Santiago de Chile, 2022. Foto: Felipe Ugalde

La serie Frecuencia (a ser publicada como libro) fue nominada al Premio Leica Oskar Barnack (Alemania, 2022), ganó la Beca Edward Burtynsky (Canadá, 2021) y el Premio del Instituto Urbanautica (Italia, 2020), en la categoría Representaciones del Espacio, Arquitectura y Conflictos.

Su último libro de fotos, On Trial (2022), fue publicado por acb-press (Australia) y ha sido adquirido recientemente por las colecciones de la National Gallery of Canada, Library & Archives Collection; la Biblioteca Estatal de Victoria; y la Biblioteca Nacional de Australia (2022).

Su anterior serie de tres libros autoeditados llamada Notes (2021), fue adquirida por la Colección Gabriela Cendoya Bergareche, España. El libro Other Voices (2019) fue exhibido en el Museo Benaki de Grecia como parte del Festival de Fotografía de Atenas 2019. Publicó su primer libro, A Way to Disconnect and Connect, en colaboración con Ediciones Daga (Chile) en 2017.

La exposición Frecuencia, que se presenta del 6 de octubre al 5 de noviembre de 2022 en Galería Animal, cuenta además con una pieza de audio creada por el artista canadiense Justin Pape y un texto de Mónica Salinero Rates, Doctora en Ciencia Política y Socióloga, curadora, académica e investigadora interdisciplinar e integrante de la Editorial Independiente de foto-libros Metalibro.

La exhibición cuenta con el apoyo del Ontario Art Council.

Alejandra Villasmil

Nace en Maracaibo (Venezuela) en 1972. Es Directora y Fundadora de Artishock. Licenciada en Comunicación Social, mención audiovisual, por la Universidad Católica Andrés Bello (Caracas, Venezuela, 1994), con formación libre en arte contemporáneo (teoría y práctica) en escuelas de Nueva York (1997-2007). En Nueva York trabajó como corresponsal sénior para la revista Arte al Día International (2004-2007) y como corresponsal de Cultura de la agencia española de noticias EFE (2002-2007). En Chile fue encargada de prensa y difusión para el Museo de Artes Visuales (MAVI), Galería Gabriela Mistral, Galería Moro y la Bienal de Video y Artes Mediales.

Más publicaciones

También te puede interesar

YACIMIENTOS

"Yacimientos" fue una exposición colectiva organizada por guadalajara90210 en colaboración con Isaac Michan y Luis Young. La muestra se presentó entre el 12 y 20 de febrero en el tercer piso de un edificio...

Vista de la exposición "La Galería", de María Gabler, en Sala de Arte CCU, Santiago de Chile, 2017. Foto: Jorge Brantmayer

LA “SALA DE KLEIN” DE MARÍA GABLER

En "La Galería", la artista María Gabler ha invertido el sentido de esta operación: ahora es en cierto modo el arte –más precisamente la idea de arte y su voluntad de contemporaneidad– lo que...

Natalia Babarovic, El viudo.
,

Abrigo Siberiano

Siempre he pensado en la necesidad que las artes visuales se comuniquen con la literatura (cuestión que en estos días va en retirada). En el presente libro de Natalia ("Nadie se conoce", Ed. Saposcat,...