Skip to content

“TRES ARTISTAS DEL BARRIO” EN EL PARQUE DE LAS ESCULTURAS DE PROVIDENCIA

La exposición Tres artistas del Barrio tiene la singularidad de haber sido organizada por la Junta de Vecinos de Pedro de Valdivia Norte de la comuna de Providencia, en Santiago de Chile, para su Parque de las Esculturas. Integrada por Francisca Aninat, Marcela Correa y Mariana Tocornal, la muestra instalada en su sala de exposiciones ha sido articulada por el galerista Paul Birke, en calidad de vecino. “Todo el trabajo se realizó ad honorem”, cuenta Birke. “La idea hacia futuro es poder crear vínculos con el vecindario a través de la cultura, mediante actividades para la sala, no solo relacionadas con artes visuales, sino con literatura, música, arquitectura, o teatro. Todo dependerá del feedback de los vecinos”.

Compartimos el texto escrito por la historiadora del arte Sophie Halart para la exposición, que contará con una visita guiada programada para este sábado 3 de septiembre.

Vista de la exposición «Tres artistas del Barrio» en el Parque de las Esculturas, Santiago, 2022. Foto: Paul Birke

ESCULTURA DESPUÉS DE LA ESCULTURA

Por Sophie Halart

Esta exposición reúne el trabajo de tres artistas chilenas contemporáneas cuya producción puede describirse mediante la categoría de “escultura”, entendida en un sentido amplio. El lugar en el cual se exponen estas obras parece confirmar tal categorización: el Parque de las Esculturas, que representa un lugar único en Chile para apreciar el trabajo de importantes escultores y escultoras nacionales.

Sin embargo, cabe preguntarse qué significa realizar esculturas hoy en día: ¿Qué implica hacer obras tridimensionales en una era post-conceptual? ¿Cómo pensar los volúmenes y los espacios (públicos o no) que estas obras ocupan en una época de des-monumentalización?

En su libro El arte de la escultura de 1956, el crítico de arte, educador y pensador anarquista británico Herbert Read ofreció una primera voz disonante en los parámetros a través de los cuales se podía apreciar la escultura. Oponiéndose al dominio visual y lineal defendido por la escultura modernista, Read defendía una sensibilidad táctil, buscando en la ponderabilidad de las obras una contra-fuerza a las teorías ópticas de sus contrapartes norteamericanas, particularmente Clement Greenberg.

Si bien las ideas de Read reflejaban una visión transcendental del acto creativo propia de su época, tenían el mérito de acercar la escultura al cuerpo del/de la espectador/a, otorgándole una dimensión encarnada e, incluso, sensual. Casi veinte años más tarde, le correspondió a la crítica Rosalind Krauss dar el golpe de gracia a la pulcritud de la categoría escultura en su ahora clásico texto La escultura en el campo expandido (1979). Examinando la creación artística de su época, Krauss valoraba la incorporación de materiales heterogéneos y la articulación de propuestas artísticas horizontales, efímeras, situadas. En el Minimalismo y el Land Art se podía encontrar, según Krauss, un campo expandido de la escultura, un campo en el cual la escultura se sitúa a distancia equidistante entre la arquitectura y el paisaje y se puede definir tanto por lo que es como por lo que no es. La creación artística de los últimos años ha contribuido, en gran parte, a validar las tesis de Krauss, incorporando en la categoría escultura producciones con materiales blandos, perecibles, orgánicos y lenguajes formales provenientes de una gran variedad de disciplinas, incluyendo las nuevas tecnologías.

Vista de la exposición «Tres artistas del Barrio» en el Parque de las Esculturas, Santiago, 2022. Foto: Paul Birke

Las obras de Francisca Aninat, Marcela Correa y Mariana Tocornal expuestas en esta exposición podrían entenderse como herederas de la mirada deconstructiva avanzada por Krauss. Incorporando materiales como la porcelana, la tela, la resina y técnicas como el moldeo y la costura, se sitúan en los márgenes de la categoría escultórica. A su vez, estas artistas hacen suyas las interrogantes propias de nuestra época, a saber, las distintas temporalidades que componen nuestra concepción de la Historia, así como el trabajo de la memoria, su destrucción y su transformación en relatos.

Por otra parte, sus obras rechazan la idea de una obra completa y permanente, encontrando en el uso de materiales frágiles y precarios una fuerza profundamente opuesta a la lógica monumental de la escultura. Esculturas después de la escultura, anti-esculturas, esculturas blandas, intervienen como micro propuestas de desestabilización plástica.

Francisca Aninat, El Rostro de un naufragio, 2021, fragmentos de telas preparadas, pintadas y cosidas, 180 x 220 cm. Foto: Paul Birke
Francisca Aninat, Mesa con Objetos, 2022, caja con figuras, retazos de papel y pinturas; libro de pintura, 80 x 90 x 140 cm. Foto: Paul Birke

Sobre las obras

En las obras de Francisca Aninat (Santiago de Chile, 1979) conviven distintamente imágenes que remiten a una escritura automática, vale decir, una inducción del trazo sobre el pensamiento. Aparecen espacios de naturaleza, cuerpos, balbuceos o palabras que se transforman en un entrelazo. En su conjunto se funden en un colorido rojizo, la pintura en óleo, el pigmento y acrílico -junto con bordados inspirados en códices prehispánicos Parecen referir a mundos desconocidos, inconexos, donde lo mítico se hace presente como una interpretación vital que unifica estos fragmentos. Son esbozos sin terminar, como un continuo accidente. No hay un trazo seguro, cerrado, propio del dibujante. Más bien, una apertura hacia la intimidad pretendiendo aunar, esos espacios anacrónicos, entre lo individual y colectivo, lo concluido e inconcluso, lo femenino y masculino, entre el anonimato o la pertenencia. Registran algo que parece olvidado y encuentra nuevas formas de cristalizarse. Como señala Siri Hustvedt, evocan un mundo en el que la percepción no está aún estructurada por el lenguaje; es un espacio prelingüístico alucinatorio en el que operan pulsiones primarias.

Marcela Correa, Rocas, 2022, fibra de vidrio, medidas variables. Foto: Paul Birke
Mariana Tocornal, Estantería 1 “Si ordenara con oro”, 2020, porcelana y lustre de oro en estantería de madera, 194 x 114 x 16 cm. Foto: Paul Birke
Mariana Tocornal, Fallas individuales, 2020, porcelana y esmalte de oro, 22 x 18 x 8 cm. aprox c/u. Foto: Paul Birke

Marcela Correa (Viña del Mar, 1963) manipula una gran diversidad de materiales, utilizando técnicas industriales con un imaginario artesanal. Las piezas para esta exposición son moldes de resina y fibra de vidrio tomados de piedras de montaña. Naturaleza y procesos industriales pueden ser equivalentes en el trabajo de Correa; ambos proveen un repertorio formal impreciso dispuesto a ser exhibido. Esta exposición muestra cómo un momento del proceso de una obra, en este caso la toma de molde para fundir en bronce, cobra un sentido plástico.

Mariana Tocornal (Santiago de Chile, 1976) observa los objetos, en particular, su carga simbólica. Para esta exposición, se centró en los libros como vehículo para explorar y cuestionar la memoria. El trabajo, compuesto por más de mil piezas de porcelana a partir de 12 libros, muestra un proceso que va desde la réplica bastante exacta del libro original hasta la degradación del molde con el trabajo sucesivo. Las piezas mutan y muestran el desgaste en cada versión, como parece mutar la memoria tanto personal como colectiva.

Cuestiona el tema de los relatos privados, ocultos o negados. Como voces internas, las historias que nos contamos a nosotros mismos construyen una narrativa siempre cambiante. A través de su disposición en los muros, sus defectos, sus certezas e imprecisiones, la artista aborda el tema de la fragilidad y plasticidad de la memoria, así como su registro muchas veces rígido en las historias que quedan establecidas como oficiales.

Documentación de Francisca Aninat en «Tres artistas del Barrio» en el Parque de las Esculturas, Santiago, 2022. Foto: Paul Birke
Documentación de Marcela Correa en «Tres artistas del Barrio» en el Parque de las Esculturas, Santiago, 2022. Foto: Paul Birke
Documentación de Mariana Tocornal en «Tres artistas del Barrio» en el Parque de las Esculturas, Santiago, 2022. Foto: Paul Birke

FRANCISCA ANINAT, MARCELA CORREA Y MARIANA TOCORNAL: TRES ARTISTAS DEL BARRIO

Parque de las Esculturas, Av. Sta. María 2205, Providencia, Santiago

Del 2 de agosto al 30 de septiembre de 2022

También te puede interesar

EL RETORNO DEL ‘HOMBRE DE COBRE’

El ‘Hombre de Cobre’ que Nicolás Grum observó e investigó en el Museo de Historia Natural de Nueva York ha potenciado las rúbricas creativas de este proceso curatorial dentro del cual, justamente la muerte...

CLAUDIA BITRÁN: TITANIC, A DEEP EMOTION

Esta exposición de Claudia Bitrán ofrece un recorrido a lo largo de 10 años de creación del remake de la influyente mega producción hollywoodense de James Cameron. Rodada con animaciones, botes inflables, maquetas, telones...

Vista de la exposición "el fuego, el mar, el niño", de Colomba Fontaine, en Galería NAC, Santiago de Chile, 2021. Foto: Sebastián Mejía

COLOMBA FONTAINE: EL FUEGO, EL MAR, EL NIÑO

Lejos de lo anecdótico, de lo decible o de lo contingente, las obras que presenta Colomba Fontaine en Galería NAC buscan esa fascinación que está dada por la casualidad. En ellas, hay la sensación...