Skip to content

EL FEMINISMO DE LO OCULTO Y LO MÍSTICO DE CHIARA FUMAI

La producción artística de Chiara Fumai (Roma, 1978 – Bari, 2017) está profundamente enraizada en el performance, junto con el feminismo, el caos mágico, la propaganda terrorista y el Marxismo Autónomo italiano. En su trabajo, deconstruye las ideologías de género que han impedido el empoderamiento de las mujeres. A lo largo de su práctica, performa diferentes identidades de personalidades históricas marginalizadas, que transmiten personajes ocultos para revivir narrativas olvidadas o descartadas por la historia. En su trabajo ha investigado sobre las problemáticas que rodean al género y las identidades a lo largo de la historia.

La obra de Fumai trata algunos de los aspectos de la cultura y la sociedad contemporánea tomando como punto de partida la manipulación de los medios de comunicación. Su práctica reexamina el valor potencial de reducir el performance en “documentación”, para luego volver a invocar los sujetos a través de esas huellas materiales, disolviendo el supuesto resultado final en su contexto.

Vista de la exposición “Poemas que nunca mostraré. Chiara Fumai 2007-2017”, en La Casa Encendida, Madrid, 2022. Foto: Galerna / La Casa Encendida
Vista de la exposición “Poemas que nunca mostraré. Chiara Fumai 2007-2017”, en La Casa Encendida, Madrid, 2022. Foto: Galerna / La Casa Encendida
Vista de la exposición “Poemas que nunca mostraré. Chiara Fumai 2007-2017”, en La Casa Encendida, Madrid, 2022. Foto: Galerna / La Casa Encendida
Vista de la exposición “Poemas que nunca mostraré. Chiara Fumai 2007-2017”, en La Casa Encendida, Madrid, 2022. Foto: Galerna / La Casa Encendida

Cuatro años después de su prematura muerte, la exposición Poemas que nunca mostraré. Chiara Fumai 2007-2017, comisariada por Milovan Farronato y Francesco Urbano Ragazzi para La Casa Encendida (Madrid), presentó entre febrero y mayo pasados unacompletísima selección de obras que traducen y materializan su producción basada fundamentalmente en los performances que la artista se negó voluntaria y sistemáticamente a documentar.

No dejándose victimizar, menospreciar o circunscribir a la condición de artista femenina, Chiara Fumai se apropió y desarrolló un lenguaje de revuelta capaz de crear situaciones, collages y ambientes incómodos en torno al feminismo, el movimiento autónomo italiano o los espectáculos pseudocientíficos del siglo XIX, entre otros. La muestra es fruto de una investigación de su legado para mostrar a un público más amplio su extraordinaria obra compuesta de collages, videos, dibujos o muebles.

Con una obra que se sitúa deliberadamente entre lo real y lo ficticio, en muchos de sus performances Fumai adoptaba diferentes identidades para poner de relieve narrativas deliberadamente olvidadas o descartadas por la historia patriarcal: figuras como la médium Eusapia Palladino, la teósofa Madame Blavatsky, la escritora feminista Carla Lonzi, la mujer barbuda Annie Jones, la anarquista Valerie Solanas, o la terrorista Ulrike Meinhof, entre otras.

Vista de la exposición “Poemas que nunca mostraré. Chiara Fumai 2007-2017”, en La Casa Encendida, Madrid, 2022. Foto: Galerna / La Casa Encendida
Vista de la exposición “Poemas que nunca mostraré. Chiara Fumai 2007-2017”, en La Casa Encendida, Madrid, 2022. Foto: Galerna / La Casa Encendida
Vista de la exposición “Poemas que nunca mostraré. Chiara Fumai 2007-2017”, en La Casa Encendida, Madrid, 2022. Foto: Galerna / La Casa Encendida
Vista de la exposición “Poemas que nunca mostraré. Chiara Fumai 2007-2017”, en La Casa Encendida, Madrid, 2022. Foto: Galerna / La Casa Encendida

“’Camaradas’, ‘hermanas’, ‘aliadas’: tales eran los epítetos que más a menudo empleaba Fumai para encabezar cartas de colaboración o peticiones de ayuda, para invocar a personajes a los que hospedar y llevar como una segunda piel, siendo el cuerpo de la artista un disfraz que rehabitar”, escribe Milovan Farronato en el texto Las inquietantes musas de Chiara Fumai: entre la verdad y las mentiras, basado en su correspondencia íntima, tanto profesional como personal, con Chiara Fumai.

Fumai revisitaba las vidas de estas mujeres a través de métodos comúnmente asociados a la contracultura, la actividad psíquica, el ilusionismo, los espectáculos freak, la autohipnosis o la tradición oral. De esta manera, se socavan las jerarquías que dividen la cultura en alta y baja. Todas estas prácticas comparten el deseo de explorar a fondo y de manera poco ortodoxa, lo invisible y sus posibles erróneas interpretaciones.

Al apropiarse de sus personajes, acaba identificándose con ellas, sacando a la luz sus historias y transmitiendo profundas reflexiones sobre el lenguaje y la fragmentación de la identidad. “Yo no las elijo, vienen ellas a mí. Por sí solas. A través de un proceso de intuición que soy incapaz de dirigir”.

“Mis personajes tienen en común el hecho de que en sus vidas llevaron a cabo actividades performativas tan admirables por su contenido como por sus estrategias relacionales. Nuestras colaboraciones son las mismas que las que se establecen entre una curadora y sus artistas, con la única diferencia de que los míos son fantasmas”.

Vista de la exposición “Poemas que nunca mostraré. Chiara Fumai 2007-2017”, en La Casa Encendida, Madrid, 2022. Foto: Galerna / La Casa Encendida
Vista de la exposición “Poemas que nunca mostraré. Chiara Fumai 2007-2017”, en La Casa Encendida, Madrid, 2022. Foto: Galerna / La Casa Encendida
Vista de la exposición “Poemas que nunca mostraré. Chiara Fumai 2007-2017”, en La Casa Encendida, Madrid, 2022. Foto: Galerna / La Casa Encendida
Vista de la exposición “Poemas que nunca mostraré. Chiara Fumai 2007-2017”, en La Casa Encendida, Madrid, 2022. Foto: Galerna / La Casa Encendida

A través de una selección de obras y documentos específicos para la muestra en La Casa Encendida, esta retrospectiva buscaba mostrar lo que a Fumai le gustaba llamar unwork, parte de su producción performativa de diez años que va mucho más allá de las representaciones por las que era más conocida

El título de la exposición se extrae de una obra inacabada, el último autorretrato de la artista: un títere con una camiseta con el lema «Poemas que nunca publicaré». Si bien la frase puede parecer melancólica, evocando lo que podría haber sido si la artista hubiera vivido más tiempo, en realidad establece un hecho. Ella misma nunca compuso poemas; en cambio, canalizó las palabras de otras, mujeres que necesitaban justicia y reconocimiento histórico. Esta retrospectiva no solo se dedicó a Chiara Fumai, sino también a quienes la precedieron.

La muestra presentó también algunas de las personalidades que la artista creó durante su práctica artística como Nico Fumai, el primer personaje imaginario y único de origen biográfico. De hecho, toma el nombre del padre de la artista para atribuirlo a un cantante, utilizando su interés por la Italo Disco de los años 80 como estrategia para interpretar una época histórica concreta y para reunir diferentes campos de investigación, entre ellos el de la música, al que Chiara Fumai se dedicó, como DJ, en los primeros años de su carrera artística.

La obra de Fumai se puede ver como un constante ejemplo de metempsicosis. Sus sesiones de espiritismo deberían entenderse no como meras tentativas de escenificación teatral, sino como un proceso de transfiguración de las almas de sus heroínas, el último intento de darles voz, el impulso final para hacerlas completas. Entre ellas se asoma también la Ramera de Babilonia, manifestada a través de la posesión espiritista del cuerpo performador de un embustero pentecostal brasileño en el video Per Vas Nefandum (2016).

Vista de la exposición “Poemas que nunca mostraré. Chiara Fumai 2007-2017”, en La Casa Encendida, Madrid, 2022. Foto: Galerna / La Casa Encendida
Vista de la exposición “Poemas que nunca mostraré. Chiara Fumai 2007-2017”, en La Casa Encendida, Madrid, 2022. Foto: Galerna / La Casa Encendida

También te puede interesar

Everything is Fine (Todo está bien, 1990-1993), de Ida Applebroog, en el Museo Reina Sofía, Madrid, 2021. Foto cortesía del museo.

EL FEMINISMO SIEMPRE LATENTE DE IDA APPLEBROOG

El Museo Reina Sofía presenta la mayor y más exhaustiva retrospectiva dedicada a Ida Applebroog, artista estadounidense conocida por criticar de forma abierta a la sociedad patriarcal encallada dañinamente en nuestro mundo, planteándolo, desde...