Skip to content

MARÍA GABLER: LA VENTANA

Por Alejandra Celedón* | Arquitecta Universidad de Chile, Magister en Arquitectura UCL y Doctora en Arquitectura AA Londres

Las cosas más simples pueden contener las preguntas más importantes, o como comienza el ensayo seminal de Robin Evans Cuerpos, Puertas y Galerías (1978), ‘los objetos cotidianos contienen los misterios más profundos’. La trayectoria de María Gabler lo confirma, quien por años lleva reparando en los elementos fundamentales con los que la arquitectura construye (vigas, alzaprimas, pilares), en los arquetipos con los que compone sus edificios (escaleras, pasillos, ventanas, fachadas) para separar y unir cuerpos en el espacio. En cada trabajo acusa con mirada crítica temas que cruzan la historia, los usos, y las convenciones. Sus instalaciones responden a los espacios que se le presentan, en un modo de obra site-specific que, por el contrario de acomodarse a su contexto, los incomoda de vuelta.

En Fachada (2014) la artista pone en cuestión la idea de patrimonio al intervenir un edificio existente desde las entrañas de su interior. Abriendo su cielo falso a través de una escalera, Fachada visibiliza (y problematiza) que lo único que queda intacto en esa declaratoria es su propia envolvente. En Terraza (2015) construye una nueva escalera que parece no llegar ninguna parte, más que a la esquina de la sala en Matucana 100. La escalera sube hasta una pequeña plataforma que muestra – en una fotografía imperceptible desde abajo- la vista panorámica del paisaje que se tendría desde ese específico lugar y altura sino estuviera bloqueada por los muros de la sala. Muestra lo que no se ve y nos trae el paisaje al interior como potencial, diluyendo los límites impuestos por el perímetro.

En Mirador (2015) construye una copia, una réplica exacta de la Galería Tajamar donde se le invita inicialmente a exponer/responder. La copia -también en madera simple como las anteriores escaleras- es cerrada y no deja ver, dislocando la función principal de un espacio expositivo. Mirador, el volumen lleno del espacio de aire que contiene la Galería Tajamar, fue luego trasladado y expuesto en Galería Gabriela Mistral: un modelo escala 1:1 de una galería ciega dentro de una sala de exhibición abierta. En La Galería (Sala de Arte CCU, 2017) las placas de OSB construyen una galería opaca dentro de una galería, en donde el ‘arquetipo arquitectónico’ y la ‘colección de obras’ de arte se superponen en un solo gesto.

Vista de la exposición «La Ventana», de María Gabler, en Galería Gabriela Mistral, Santiago de Chile, 2022. Foto: Francisca Razetto

Esta vez en La Ventana (2022) la artista rescata del recuerdo una antigua apertura de la pared norte de la Galería Gabriela Mistral, construyendo un túnel desde el ventanal que da a la calle. Esta operación de reconstitución histórica también fue explorada en Vertical (MAC Quinta Normal, 2017). En La Ventana el túnel bloquea toda luz, acercando la antigua ventana a la calle y haciendo desaparecer y colapsar el espacio de la Galería.

Una ventana, en arquitectura, se llama ‘ciega’ o ‘falsa’ cuando no podemos mirar a través de ella. Al negar la ocupación y obstruirla, como lo hace en Ruina (Galería BECH 2011) o en La Galería (2017), disloca el sentido de visita interior desnudando el cliché ‘galería-vitrina’ hacia la calle, como también hace en Mirador o en La Vitrina (Galería Animal, 2011).

Las ventanas delimitan la permeabilidad entre el interior y el exterior, entre lo privado y lo público; este límite se puede cruzar con facilidad mirando a través de la ventana desde cualquier lado. Esta vez no. La relación íntima entre ventana, visión y percepción es trastocada. Mediadora entre espacios, la ventana es un sitio de comunicación, y como palabra ha sido metafóricamente abusada para otros medios (visuales) como la pintura, la televisión o las interfaces de computadora. Mirar más de cerca estas metáforas revela que la ventana aparentemente familiar puede que en realidad no sea transparente, sino que oculte o disloque lo que hay al otro lado. Aquí podremos mirar lo que la artista nos permite.

Gabler insiste en los mismos temas con nuevas miradas críticas sobre los espacios que ocupa, diluyendo límites de reflexión entre la arquitectura y el arte. Lo falso y lo verdadero, el pasado de los edificios y sus huellas en el presente, el programa cambiante sobre muros pesados, la relación entre interior y exterior, la tensión entre la arquitectura y la ciudad.

Vista de la exposición «La Ventana», de María Gabler, en Galería Gabriela Mistral, Santiago de Chile, 2022. Foto: Cristóbal Salvetrini

*Texto escrito para la exposición La Ventana, de María Gabler (Santiago, 1989), presentada en Galería Gabriela Mistral (Av. Libertador Bernardo O’Higgins 1381, Santiago de Chile) del 5 de enero al 4 de marzo de 2022.

También te puede interesar

GONZALO PEDRAZA: OCTAEDRO

A través de un estudio sobre el mundo natural en Chile y sus condiciones ecológicas actuales, Gonzalo Pedraza (Santiago, 1982) defiende la tesis de que el Valle Central de Chile es seco, casi desértico,...