Skip to content

ARTISTS CALL. REDES DE SOLIDARIDAD ENTRE ARTISTAS Y ACTIVISTAS DE EEUU Y CENTROAMÉRICA

En junio de 1982, Group Material, un colectivo de artistas y activistas jóvenes de Nueva York organizó ¡LUCHAR! An Exhibition for the People of Central America (¡LUCHAR! Una exposición para los pueblos de América Central).La muestra, conformada por obras de arte y artefactos culturales provenientes de toda América, fue una colaboración entre el centro comunitario El Taller Latino Americano, la Casa Nicaragua y el Committee in Solidarity with the People of El Salvador (Comité por la solidaridad con el pueblo de El Salvador – CISPES).

En la inauguración, la crítica y activista Lucy Lippard se refirió a ¡Luchar! como un “arte para el futuro”, como “una visión sobre la revolución, para cuando llegue”. Hacia enero de 1984, Lippard, junto a varios de los participantes de ¡LUCHAR! —entre ellos Doug Ashford, Julie Ault, Josely Carvalho, Daniel Flores y Ascencio y Leon Golub— habían interiorizado esta visión especulativa y lanzaron una campaña en Estados Unidos llamada Artists Call Against U.S. Intervention in Central America (Artists Call: un llamado contra la intervención de Estados Unidos en América Central).

Artists Call era una declaración política contra el intervencionismo histórico de Estados Unidos en América Central y, particularmente, contra las acciones implementadas por el gobierno de Ronald Reagan para mantener la hegemonía en la región. Sumándose a la tradición de movimientos antibélicos iniciados por artistas en oposición a situaciones como la guerra de Vietnam, el golpe de estado en Chile en 1973, y la intervención de Estados Unidos en el Caribe, Artists Call vinculó a El Salvador, a Nicaragua y Guatemala en una lucha transnacional contra el imperialismo de Estados Unidos, haciendo un llamado a los artistas a manifestarse en solidaridad.

En Nueva York, más de 1.100 artistas participaron en 31 muestras, performances, lecturas de poesía, proyecciones de cine, conciertos y otros eventos organizados para despertar conciencia y reunir fondos en apoyo a la autodeterminación de América Central. En total, se organizaron eventos en 27 ciudades a lo largo de Estados Unidos. A partir de este enorme esfuerzo organizacional, Artists Call construyó redes de solidaridad internacionales entre artistas de América Latina y Estados Unidos, y propuso un modelo según el cual las prácticas artísticas en sí mismas funcionasen como un espacio para el activismo.

Vista de la exposición “Art for the Future: Artists Call and Central American Solidarities”, Tufts University Art Galleries, Boston, 2022. Foto: Peter Harris Photography.
Vista de la exposición “Art for the Future: Artists Call and Central American Solidarities”, Tufts University Art Galleries, Boston, 2022. Foto: Peter Harris Photography.
Vista de la exposición “Art for the Future: Artists Call and Central American Solidarities”, Tufts University Art Galleries, Boston, 2022. Foto: Peter Harris Photography.

El lema de Artists Call que figura en los carteles promocionales diseñados por Claes Oldenburg lo deja claro: “Si es posible ser testigos de la destrucción de otra cultura, estamos sacrificando nuestro derecho a hacer cultura”. Retomando los anhelos de Artists Call por nuevas solidaridades, la muestra Art for the Future: Artists Call and Central American Solidarities, que se presenta en Tufts University Art Galleries, en Boston, abre una lectura urgente y oportuna de las complejas gestiones, posibilidades y limitaciones de las alianzas transnacionales y la construcción de unidad a través del arte. 

Organizada por Erina Duganne, profesora de historia del arte en Texas State University, y Abigail Satinsky, curadora y jefa de Vinculación con el Público de Tufts University Art Galleries, la exposición se presenta de forma paralela a Artists Call NOW, en el Centro Cultural de España en San Salvador. Con curaduría de Muriel Hasbun y Erina Duganne, esta última muestra “responde a una omisión”, ya que las exposiciones y proyectos organizados por Artists Call en aquél momento “no incluyeron una voz centroamericana considerable”.

Artists Call NOW también plantea cómo el contexto político-social de la región centroamericana, especialmente la situación actual de El Salvador, junto con las crisis migratorias y de la pandemia, brindan la oportunidad de repensar el papel que juegan en el cambio social tanto lxs artistas salvadoreños dentro del territorio como aquellxs en la diáspora.

“La exposición aborda lo que puede significar la solidaridad en nuestro momento actual, dado nuestro contexto y a partir de nuestras vivencias, y cómo podría servir para reparar la omisión de lxs artistas salvadoreñxs en el Artists Call original”, dicen las curadoras.

Vista de la exposición “Art for the Future: Artists Call and Central American Solidarities”, Tufts University Art Galleries, Boston, 2022. Foto: Peter Harris Photography.
Vista de la exposición “Art for the Future: Artists Call and Central American Solidarities”, Tufts University Art Galleries, Boston, 2022. Foto: Peter Harris Photography.

La historia de la intervención estadounidense

“América Central”, escribió el subsecretario de Estado Robert Olds en 1927, “siempre ha comprendido que los gobiernos que nosotros reconocemos y apoyamos permanecen en el poder, mientras que aquellos que no reconocemos y apoyamos, caen”. Los fundamentos colonialistas-imperialistas de la declaración de Olds continuaron siendo la piedra angular de la política exterior del presidente estadounidense Ronald Reagan en América Central durante la década de 1980. Para conseguir apoyo a sus numerosas intervenciones, el gobierno de Estados Unidos articuló su presencia militar y económica en América Central como parte de un combate a la expansión global del comunismo.

Artists Call utilizó los medios de comunicación y la cultura popular para revelar el sistema de valores y la brutalidad de las estructuras de poder en Estados Unidos, dirigiendo la atención a la larga historia de intervencionismo en la región y a las falsedades que legitimaron su presencia. El cuestionamiento en torno a la influencia de Estados Unidos en América Latina sigue influyendo las prácticas artísticas de hoy, y refleja las dificultades que aún persisten en la actualidad para reconocerla.

Vista de la exposición “Art for the Future: Artists Call and Central American Solidarities”, Tufts University Art Galleries, Boston, 2022. Foto: Peter Harris Photography.
Vista de la exposición “Art for the Future: Artists Call and Central American Solidarities”, Tufts University Art Galleries, Boston, 2022. Foto: Peter Harris Photography.

Información/desinformación

Si bien las fake news proliferan en nuestro clima político actual, la desinformación no es un fenómeno nuevo. Tampoco lo son los esfuerzos por desmentir estas falsedades. En la década de los ochenta, el gobierno de Reagan utilizó la desinformación para mantener su agenda intervencionista en América Central. Para subvertir estas mentiras, varios participantes de Artists Call utilizaron la misma información circulante para llamar la atención sobre los sistemas de poder y generar comunidad, redes e intercambios.

Además, los organizadores de Artists Call invitaron a artistas de todo el hemisferio sur para unirse a este llamado. En total, 115 artistas provenientes de más de diez países de América del Sur y América Central, así como también del Caribe, enviaron obras en respuesta por correo. En su conjunto, estas obras, que van desde simples fotocopias e impresiones hasta collages, libros y dibujos, denuncian la intervención de Estados Unidos en América Latina.

Vista de la exposición “Art for the Future: Artists Call and Central American Solidarities”, Tufts University Art Galleries, Boston, 2022. Foto: Peter Harris Photography.
Vista de la exposición “Art for the Future: Artists Call and Central American Solidarities”, Tufts University Art Galleries, Boston, 2022. Foto: Peter Harris Photography.
Vista de la exposición “Art for the Future: Artists Call and Central American Solidarities”, Tufts University Art Galleries, Boston, 2022. Foto: Peter Harris Photography.

Espíritu de solidaridad

En 1979, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) derrocó al régimen de Anastasio Somoza en Nicaragua. Tras la victoria, varios ciudadanos de Estados Unidos –incluyendo a los organizadores de Artists Call– viajaron al país para ser testigos de primera mano de esta gran revolución. Los intercambios culturales alimentaron a su vez las relaciones personales, lo que despertó una nueva urgencia por crear conciencia sobre el intervencionismo de Estados Unidos en América Central. La creación de lazos afectivos en torno a la solidaridad global no solo se dio a través de las artes visuales; también tuvieron un rol vital las lecturas de poesía, las muestras de cine y el performance.

El comité de artistas y poetas de Artists Call se inspiró así en los Talleres de Poesía organizados por la Asociación Sandinista de Trabajadores de la Cultura (ASTC) de Nicaragua. En Nueva York, este activismo tomó la forma de una maratón de lectura en St. Mark’s Church; una semana de cine revolucionario; y un festival de performance de ocho noches de duración en los espacios de Franklin Furnace y el Taller Latino Americano.

Las obras de los participantes de Artists Call y otros artistas contemporáneos presentes en este segmento de la exposición son, de este modo, el resultado de relaciones afectivas que fueron articulando un sentido de solidaridad global. Estas obras derivan del proceso de construcción de una comunidad política para reimaginar y rearticular el cómo estar juntos en el mundo, pero a su vez se comprometen críticamente con las potencialidades y los fracasos de la revolución en la práctica.

Artists Call fue posible gracias a la existencia de una comunidad de artistas, con sus propias alianzas, amistades y exclusiones, así como ideologías divergentes y puntos de vista contrarios sobre la función política del arte y los artistas. Este rechazo a crear una definición única para la respuesta política –y el reconocimiento de los aportes comunitarios a la práctica artística– se extendió hasta la Galería el laberinto, en San Salvador, un espacio que acogió a artistas salvadoreños como Carlos Cañas y Rosa Mena Valenzuela y que además apoyó en la generación de redes de contacto. Operando de manera simultánea pero fuera del radar de los organizadores de Artists Call, laberinto es uno de los tantos casos de la actual importancia que tienen las experiencias artísticas poco conocidas o fuera de los márgenes instituidos.

Vista de la exposición “Art for the Future: Artists Call and Central American Solidarities”, Tufts University Art Galleries, Boston, 2022. Foto: Peter Harris Photography.

Temporalidad y contra-temporalidad

Muchos de los artistas que participaron en Artists Call concibieron la construcción de la historia, la memoria y el conocimiento desde una perspectiva mucho más amplia. De este modo, crearon un espacio único para que las obras y acciones artísticas pudieran activar y reconfigurar nuestro entendimiento del presente, pasado y futuro, incluyendo el repensar la inevitabilidad histórica de la opresión y el trauma de las mujeres, así como la tortura en contextos de dictaduras militares.

También incluyeron propuestas para monumentos y visiones utópicas sobre un futuro de acciones colectivas revolucionarias. Desestabilizando una progresión lineal de la historia, Artists Call abrió la puerta a nuevas nociones de pertenencia y nuevas formas de alianzas visuales y de solidaridad con América Latina que tuvieron el potencial de perturbar los arraigados legados del imperialismo y colonialismo de Estados Unidos.

Vista de la exposición “Art for the Future: Artists Call and Central American Solidarities”, Tufts University Art Galleries, Boston, 2022. Foto: Peter Harris Photography.

Autodeterminación y soberanía

El derecho a la autodeterminación cultural fue un concepto clave en la articulación del arte como una forma de solidaridad propuesta por Artists Call. Este enfoque puso sobre la mesa temas como la soberanía de la tierra, la supresión colonial de la vida indígena y sus prácticas culturales, la descolonización del conocimiento y las tradiciones espirituales, y la necesidad de una solidaridad internacional.

Del mismo modo, emergió una ética de cuidado e intercambio mutuo entre artistas, paisajes y pueblos, así como la supervivencia cultural y espiritual, especialmente en las prácticas colaborativas realizadas por varias mujeres de Artists Call. Estas estrategias y compromisos siguen haciendo eco en las prácticas actuales.

Ronald Morán (El Salvador), Fabula urbana, segunda parte, 2022, Sumi-e sobre papel de arroz, en Artists Call NOW, Centro Cultural de España, San Salvador, 2022. Foto: René Figueroa.
Elena Salamanca y Fred Ramos (El Salvador / México), Memoria vegetal de la guerra, basada en las audiencias de 2017 por la masacre de El Mozote y caseríos aledaños (1981, El Salvador), 2021; Verónica Vides (El Salvador / Argentina), La Barrida, 2010, en Artists Call NOW, Centro Cultural de España, San Salvador, 2022: Foto: René Figueroa.
Muriel Hasbun (El Salvador / EEUU), ARTE VOZ, 2016, escultura interactiva, técnica mixta con estetoscopio, con asistencia y apoyo de Baltasar Portillo, Caroline Lacey y ThinkLabs, en Artists Call NOW, Centro Cultural de España, San Salvador, 2022. Foto: René Figueroa.
Muriel Hasbun (El Salvador / EEUU), ARTE VOZ, 2016, escultura interactiva, técnica mixta con estetoscopio, con asistencia y apoyo de Baltasar Portillo, Caroline Lacey y ThinkLabs, en Artists Call NOW, Centro Cultural de España, San Salvador, 2022. Foto: René Figueroa.

ARTISTS CALL NOW

En San Salvador, la muestra paralela Artists Call NOW se articula en torno a la pregunta de cómo poner los archivos al servicio del activismo artístico. Una posible respuesta emerge de El archivo transformado, un proyecto colaborativo entre Erina Duganne y Muriel Hasbun que reconoce el poder de la solidaridad de los archivos contemporáneos de Artists Call Against U.S. Intervention in Central America y de Galería el laberinto.

La exposición también cuestiona cómo mientras Artists Call se oponía a la larga historia de intervencionismo estadounidense en la región y apoyaba la autodeterminación, la agencia y la cultura centroamericana, aún persiste una visión velada en una declaración hecha por Lucy Lippard durante un viaje a El Salvador en 1984: «En Estados Unidos, El Salvador no es más que una guerra».

“Casi cuatro décadas después, los salvadoreños siguen siendo representados en Estados Unidos por narrativas reductivas de guerra, violencia e ‘ilegalidad’ migratoria. Peor aún, el legado cultural de estos 2,3 millones de salvadoreños sigue en gran parte sin ser identificado ni reconocido, y los esfuerzos solidarios de Artists Call en buena parte olvidados”, declaran las curadoras.

Alexia Miranda (El Salvador), Debajo del agua, 2019, acción poética, proyección de vídeo e instalación, en Artists Call NOW, Centro Cultural de España, San Salvador, 2022. Foto: René Figueroa.
Verónica Vides (El Salvador / Argentina), Con la guarida puesta, video (registro de performance), 2020, en Artists Call NOW, Centro Cultural de España, San Salvador, 2022. Foto: René Figueroa.
Carmen Elena Trigueros (El Salvador), Bordados incómodos, B10, textil con SANAR, video, 2018, en Artists Call NOW, Centro Cultural de España, San Salvador, 2022. Foto: René Figueroa.
Abigail Reyes (El Salvador), Es difícil regresar, video, 2022, en Artists Call NOW, Centro Cultural de España, San Salvador, 2022. Foto: René Figueroa.

Para empezar a abordar esta situación, su proyecto conecta el archivo de Artists Call con el relativamente desconocido archivo de el laberinto. Fundado en San Salvador en 1977 por Janine Janowski, este espacio pionero floreció y se convirtió en un refugio para artistas, escritores e intelectuales durante uno de los momentos más difíciles de la historia de El Salvador: su guerra civil de doce años.

Aunque Artists Call y Galería el laberinto eran contemporáneos y compartían objetivos similares para salvaguardar el arte y la cultura, sus fundadores y participantes no se conocían mutuamente. El archivo transformado permite un diálogo entre estos dos archivos para descubrir conexiones pasadas por alto y congruencias ocultas, tanto visuales como históricas. “Nuestro proyecto no solo saca a la luz estos archivos olvidados, sino que también fomenta conversaciones muy necesarias sobre relaciones visuales no reconocidas, al igual que solidaridades entre El Salvador y Estados Unidos, imaginando un futuro más esperanzador y restaurador”.

Walterio Iraheta (El Salvador), Escala de valores, escultura [30 frascos de vacunas y madera], en Artists Call NOW, Centro Cultural de España, San Salvador, 2022. Foto: René Figueroa.
Muriel Hasbun (El Salvador / EEUU) y Erina Duganne (EEUU.), El archivo transformado, (documentos del archivo de Artists Call y de Galería el laberinto), en Artists Call NOW, Centro Cultural de España, San Salvador, 2022. Foto: René Figueroa.
Muriel Hasbun (El Salvador / EEUU) y Erina Duganne (EEUU), El archivo transformado, (foto de la agenda de Galería el laberinto, 1984), en Artists Call NOW, Centro Cultural de España, San Salvador, 2022. Foto: René Figueroa.

Artists Call NOW incluye obras de Alecus (Ricardo Clement), Eddie Aparicio, Miguel Antonio Bonilla, Carlos Cañas, Beatriz Deleón, Muriel Hasbun, Walterio Iraheta, Mario López, Rosa Mena Valenzuela, Mark Menjivar, Alexia Miranda, Ronald Morán, Nadie, Dagoberto Nolasco, Baltasar Portillo, Abigail Reyes, Elena Salamanca y Fred Ramos, Studio Lenca (José Campos), Carmen Elena Trigueros y Verónica Vides.

Artists Call and Central American Solidarities cuenta con la participación de Leon Golub, Nancy Spero, Claes Oldenburg, Coosje van Bruggen, Daniel Flores y Ascencio, Jimmie Durham, Maria Thereza Alves, Louise Lawler, Alfredo Jaar, Susan Meiselas, Louise Bourgeois, Dona Ann McAdams, Lucy Lippard, Tim Rollins and K.O.S., Zarina Michele Oka Doner, Ana Mendieta, Greg Sholette, Juan Sánchez, Judith Blum Reddy, Carlos Cañas, Rosa Mena Valenzuela, Moisés Barrios, Ann Messner, Barbara Westermann, Bill Allen, Elena Alexander, Sabra Moore, Reconstruction Codex [organizado por Sabra Moore (Emma Amos, Frances Buschke, Camille Billops, Josely Carvalho, Catherine Correa, Christine Costan, Colleen Cutschall, Sharon Gilbert, Kathy Grove, Marina Gutierrez, Virginia Jaramillo, Kazuko, Sabra Moore, Helen Oji, Catalina Parra, Linda Peer, Liliana Porter, Jaune Quick-To-See Smith, Nancy Spero, Holly Zox), Collection of Artists Call archives, Museum of Modern Art Libraries & Archives Super-8 Films, organizado por Bill Brand, Simon Field y Phil Weisman, Artists Poster Committee selection, de la colección de Jon Hendricks; Beatriz Cortez, Naeem Mohaiemen, Muriel Hasbun, Benvenuto Chavajay, Carlos Motta, Sandra Monterroso, Antonio Serna, Antena Aire & Tierra Narrative, Hans Haacke, Martha Rosler, Josely Carvalho, Conrad Atkinson, Peter Gourfain, Jerry Kearns, Dona Ann McAdams, Claes Oldenburg, Catalina Parra, Jesús Romeo Galdámez, Bolívar Arellano, Juan Edgar Aparicio, Jerri Allyn, Mike Glier, Paper Tiger TV, “Solidarity art by mail”, una colección de arte correo latinoamericano organizada por Fatima Brecht y Josely Carvalho, Artists Call Boston de la colección de Laura Blacklow, documentos las colecciones de Doug Ashford y Jane Gillooly, Kyle Goen (Decolonize This Place), Josh MacPhee, Elyla (Fredman Barahona) y Christian Lord.

También te puede interesar

Vista de la instalación de Tanya Aguiñiga en Intergalactix: against isolation/contra el aislamiento, LACE, 2021.Foto: Yubo / OfStudio.

INTERGALACTIX: AGAINST ISOLATION/CONTRA EL AISLAMIENTO

[...] Las fronteras son una herramienta histórica para la segregación, el aislamiento y la discriminación. En nuestro momento contemporáneo, especialmente en los Estados Unidos, la frontera se ha convertido en la máquina esencial de...