Skip to content

PATRICK HAMILTON: LA CONSTRUCCIÓN DEL PODER

Por José Jiménez | Comisario

Vivimos en un mundo tan superpoblado de imágenes, concebidas en su gran mayoría como formas pragmáticas para conseguir fines concretos, habitualmente no develados, que resulta cada vez más difícil llegar a comprender lo que estamos mirando. Pues nuestras miradas van de un lado a otro, y así es bastante frecuente quedarse en la mera atracción de formas que por su impulso decorativo ni siquiera nos permiten pensar. Sin más, nos dejamos llevar.

¿Hay alternativas…? Frente a ello, las artes y el pensamiento teórico: la filosofía y las ciencias, nos desvelan en su gran diversidad de dimensiones, lo que hay detrás de lo que habitualmente simplemente miramos, nos permiten pasar de mirar a ver, y con ello llegar a alcanzar una comprensión profunda de lo real. En ese prisma dinámico se sitúa el trabajo artístico de Patrick Hamilton (1974), de una gran profundidad estética y conceptual.

Hamilton es un artista multimedia; sus obras tienen una gran pluralidad de soportes transversales: fotografías intervenidas, collages, piezas escultóricas, objetos corrientes de utilización material transformados en ensamblajes artísticos… Su trabajo sitúa en todo momento el arte visual en correspondencia y diálogo con las formas expresivas que se generan y actúan en el mundo de hoy.

Vista de la exposición La construcción del Poder, de Patrick Hamilton, en MEIAC, Badajoz, España. Cortesía del artista y MEIAC

El inicio de su trayectoria se sitúa en 1996, cuando comienza el despliegue de una serie de obras, Proyecto de arquitecturas revestidas, que llega hasta estos días y que está presente en la exposición La construcción del poder, en el Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo, España. Ya desde esos primeros pasos era determinante en Patrick Hamilton su voluntad de avanzar hacia una nueva dimensión de los soportes artísticos, como queda bien claro en sus propias palabras: “Tenía bastante claro en ese momento, como estudiante de pintura, la necesidad de salir del formato del cuadro. Planteé entonces un ejercicio con la idea de desplazar la noción de pintura a otro plano”. (Ruiz / Hamilton, 2015, 132).

En ese desplazamiento, en el que Hamilton indica que, entre otros, tenía como referentes artísticos a Christo y Daniel Buren, interviene fotografías con mármol de PVC (policloruro de vinilo), un material muy utilizado en la industria de la construcción para la fabricación de tubos, ventanas, puertas, persianas y muebles. Y también en otros ámbitos mercantiles de producción: botellas, tarrinas, fundas de embalaje… Por todo ello, el PVC se encuentra entre los residuos sólidos urbanos, aunque en cantidades bastante pequeñas, que se cifran en torno al 0,7%.

Lo que me parece sumamente relevante aquí es subrayar la conexión profunda entre la representación de los edificios urbanos y el material de intervención utilizado por Hamilton, tan importante también en la construcción arquitectónica. ¿Qué es lo que así nos hace ver Patrick Hamilton, ya desde los soportes que utiliza? Que los edificios están «revestidos», que al mirar sólo vemos una superficie que oculta algo decisivo sobre lo que son. De nuevo, en sus propias palabras, “el cruce entre el poder económico y la arquitectura”. (Ruiz / Hamilton, 2015, 132).

Vista de la exposición La construcción del Poder, de Patrick Hamilton, en MEIAC, Badajoz, España. Cortesía del artista y MEIAC

El trabajo de Hamilton devela la presencia y las líneas de actuación del poder económico, algo que de manera sumamente intensa ese poder omnipresente oculta, para hacer así más inaccesible y permanente su ejercicio. A través de su práctica, expresa un profundo compromiso ético y político, pero que no se formula de una manera simplista, inmediata, sino que busca hacernos pensar a través de sus formas. Como él mismo indica: “En mi trabajo tiendo a reprimir lo figurativo/subjetivo/expresivo a favor de lo analítico y lo formal/objetual”. (Richard, 2019, 18).

Patrick Hamilton hace hablar plástica y visualmente por sí mismas a las formas. Y en esa posición es importante advertir el eco de algo que en el marco histórico de las vanguardias artísticas expresó Kazimir Malévich en su Manifiesto Suprematista (1924). Hacia el final del mismo, Malévich escribió: “El arte nuevo del Suprematismo, que ha creado formas y relaciones de formas nuevas a base de percepciones transformadas en figuras, cuando tales formas y relaciones de formas se transmiten del plano del lienzo al espacio, se convierte en arquitectura nueva. El Suprematismo, tanto en pintura como en arquitectura, es libre de toda tendencia social o material”.

Vista de la exposición La construcción del Poder, de Patrick Hamilton, en MEIAC, Badajoz, España. Cortesía del artista y MEIAC
Patrick Hamilton, Pintura Abrasiva # 111 (Pavimento), (2021). Papel de lija y acrílico sobre tela, 55 x 46 cm. Cortesía del artista y MEIAC

Ahora bien, a diferencia de esa libertad “de toda tendencia social o material”, de la que hablaba Malévich, a Hamilton le interesa “la idea de una abstracción sucia o proletaria”. Y pone como ejemplo/explicación de ello sus pinturas/collages hechas con lijas, en las que construye la pintura “al modo como un albañil construye un muro o un pavimento” (Richard, 2019, 20-21). Es decir, el compromiso de Hamilton se sitúa en el trabajo con las formas, pero entendiendo éstas en todo momento en el cauce material y social de todas las prácticas humanas de construcción. El arte no se sitúa por encima de la vida, sino que vive y se despliega en su interior, en comunicación con aquello que somos y a dónde vamos.

Por ello, además de las arquitecturas revestidas, son importantes en la práctica artística de Hamilton sus propuestas con objetos intervenidos. Los objetos tienen que ver, aluden, a “la fatiga, el cansancio, y también a la desigualdad social en la que viven estos trabajadores” (Ruiz / Hamilton, 2015, 135). Y ahí se sitúan la serie Objetos en tránsito (2006), con triciclos para expresar la vida en la ciudad, la utilización de utensilios de doble filo -machetes, serruchos, cuchillos-, así como los carteles intervenidos y todos los objetos superpuestos, con la intensa utilización de los colores rojo y negro, que ha dado lugar últimamente a la serie El ladrillo, que expresa de forma irónica, negándola, la supuesta relación entre el capitalismo y la libertad.

Vista de la exposición La construcción del Poder, de Patrick Hamilton, en MEIAC, Badajoz, España. Cortesía del artista y MEIAC
Patrick Hamilton, Serruchos Rojo y Negro, (2020). Esmalte sobre serruchos, 65 x 26 x 2,5 cm. Cortesía del artista y MEIAC

Todo lo que Patrick Hamilton plantea tiene que ver con la situación global del planeta en los tiempos actuales, eso sí, inicialmente percibida en el ámbito de Chile. Ahí se sitúa la presencia importante de los llamados Chicago Boys en su trabajo. Ese término, que surgió en los pasados años setenta, hace referencia a un grupo de economistas chilenos que fueron a estudiar a la Universidad de Chicago, y tuvieron como figura referencial a Milton Friedman. Cuando volvieron a América del Sur, muchos de ellos alcanzaron importantes posiciones de poder en diversos gobiernos totalitarios, y marcaron de un modo decisivo la política económica en Chile durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990). Sus figuras y referencias mediáticas en carteles, intervenidos en rojo, junto a guantes negros colgados, hablan por sí mismas en las piezas de lo que él llama “la mano invisible”.

Me parece importante establecer en este punto la idea de una convergencia con otra artista chilena de una gran consistencia, que también adoptó una posición intensamente crítica respecto a los Chicago Boys. Me refiero a Cecilia Vicuña. En 2018, en Chicago, con motivo de la inauguración de una exposición cerca de la universidad donde estudiaron los Chicago Boys, se refirió a ellos de forma sumamente negativa, acusándolos de todas las cosas que habían destruido, tanto en Chile como en el resto del mundo. Y ahí empleó su idea de la «palabrarma», la utilización de la palabra como forma de combate para expresar cómo esos personajes habían utilizado la insignia del “nuevo rey”: el Mercado con M mayúscula, intentando transformar palabras en números enunciados en ecuaciones, 1 + 1 = 0. Algo que con su «palabrarma» ella caracterizó como “Miserable: que mi ser hable”. Las palabras hablan por sí mismas, si se emplean con profundidad, van más allá de lo inmediato, nos permiten ver y conocer.  

Y aquí sitúo el paralelo que quiero sugerir entre Cecilia Vicuña y Patrick Hamilton. Si en ella encontramos una resistencia ante los poderes dominantes a través de las palabras ético/poéticas, lo que se expresa en su formulación «palabrarmas», en Patrick Hamilton podemos encontrar también una actitud similar en lo que podríamos llamar sus «visioarmas»: ver en profundidad a través de las formas intervenidas, más allá de lo que nos deja apreciar la mirada contenida por el ejercicio retórico de los poderes a través de las formas.

Vista de la exposición La construcción del Poder, de Patrick Hamilton, en MEIAC, Badajoz, España. Cortesía del artista y MEIAC

El lenguaje artístico, visual, de Patrick Hamilton es un arma de visión, que se despliega más allá de los límites de sus soportes concretos. Volvamos de nuevo, ahora ya a las líneas finales del Manifiesto Suprematista de Kazimir Malévich, donde podemos leer: “El Suprematismo, pues, abre al arte nuevas posibilidades, ya que, al cesar la llamada consideración por la correspondencia con el objetivo, se hace posible transportar al espacio una percepción plástica reproducida en el plano de una pintura. El artista, el pintor, ya no está ligado al lienzo, al plano de la pintura, sino que es capaz de trasladar sus composiciones de la tela al espacio”.

En esa línea se sitúa el intenso y significativo trabajo artístico de Patrick Hamilton con las formas: más allá de lo meramente decorativo, o de lo simplemente inmediato. En sus obras encontramos todo un proceso de interrogación visual, crítica y abierta, de todo aquello que miramos y se nos transmite para mirar, en el mundo de hoy. Como él mismo nos dice: “Lo que está en juego aquí es la noción de ‘pensamiento visual’, de la experimentación con la forma para generar un pensamiento” (Richard, 2019, 20).

Patrick Hamilton, a través de las formas y colores de la expresión plástica, que se convierten así en una especie de anteojos ante los giros cambiantes de lo inmediato, llegar a apreciar el fondo de las cosas que vivimos. Pasar de simplemente mirar a ver.  

Vista de la exposición La construcción del Poder, de Patrick Hamilton, en MEIAC, Badajoz, España. Cortesía del artista y MEIAC

Referencias bibliográficas

Alma RUIZ / Patrick HAMILTON (2015): “Conversación Alma Ruiz / Patrick Hamilton”, en: Patrick Hamilton: Esthetics of Underdevelopment [edición bilingüe, en inglés y en español]; Turner, Madrid, 2015, pgs. 131-138.

Nelly RICHARD (2019): “Sobre los nudos entre lo político y lo estético: una conversación con Patrick Hamilton”, en el catálogo: Patrick Hamilton: la historia a contraluz; Fundación DIDAC / DARDO, Santiago de Compostela, 2019, pgs. 11-49.


PATRICK HAMILTON: LA CONSTRUCCIÓN DEL PODER

Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo, C/ Museo, s/n, Badajoz, España

Del 11 de noviembre de 2021 al 4 de abril de 2022

También te puede interesar

Videosphere:a New Generation

Videosphere: A New Generation es la primera exposición de obras en nuevos medios que proceden exclusivamente de la colección de la Albright-Knox Art Gallery (Buffalo, Nueva York). La muestra reúne a 26 artistas internacionales…

EL DÍA DE LA PANDEMIA PATRIMONIAL

De un modo análogo vivimos en una pandemia patrimonial y no lo sabíamos. Los efectos de la pandemia sobre el patrimonio cultural son de diversa magnitud según las expectativas de cada cual. Innumerables imágenes...

Anónimo, ¡Justicia! piden las mujeres, s.f., textil bordado. Cortesía de Mario Avendaño. Foto cortesía de MOOLA

ARTE, MUJER Y MEMORIA: ARPILLERAS DE CHILE

La exposición "Arte, mujer y memoria: arpilleras de Chile", en el Museo de Arte Latinoamericano de Long Beach, California, exhibe más de 30 arpilleras confeccionadas por artesanas chilenas de identidades anónimas entre los años...