Skip to content

FRANCISCO GAZITÚA ES EL PREMIO NACIONAL DE ARTES PLÁSTICAS 2021

El Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio entregó este jueves el Premio Nacional de Artes Plásticas 2021 al artista Francisco Gazitúa, cuyas esculturas -piezas monumentales que combinan fierro forjado, piedra y madera- se han instalado en numerosos espacios y lugares públicos de Chile y otros países.

La decisión fue anunciada por la ministra de las Culturas, Consuelo Valdés, desde el Palacio Pereira y junto al jurado que sesionó previamente en el mismo recinto. “Es un reconocimiento a la trayectoria nacional e internacional de Francisco Gazitúa, eslabón dentro de la carrera de las y los escultores de nuestro país, y embajador de Chile con sus obras de gran dimensión, presentes en diversas partes del mundo”, dijo la ministra. 

Tras conocer la noticia, el ganador mantuvo una conversación por Zoom con el jurado y agradeció este reconocimiento desde su taller-cantera en Pirque, una comuna de la región metropolitana.

“Tuve la suerte de ser alumno de grandes maestros de la escultura, como Lili Garafulic, Marta Colvin y Sergio Castillo”, dijo Gazitúa. “Los escultores somos como tortugas, acarreamos millones de toneladas de un lado para otro y es una materia que pesa, pero que dispuesta tiene un lenguaje maravilloso. Nos rendimos a hablar con las piedras, con la madera, con el fierro, con el aire y con el espacio, sabemos hablar con la materia”, dijo el escultor, quien agradeció además al jurado por el reconocimiento: “Chile tiene un alma y esa alma es cultural. El tesoro de este país es la cultura”.

Francisco Gazitúa, Oda Elemental al Fierro, 1987, acero forjado y soldado, 400 cm de alto. Parque Forestal, Santiago, Chile. Cortesía del portal Artistas Visuales Chilenos

El jurado del Premio Nacional de Artes Plásticas fue presidido por la ministra Consuelo Valdés e integrado además por el rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi; el último ganador del premio, Eduardo Vilches (2019); la representante de la Academia de Bellas Artes, Silvia Westermann; el representante del Consejo de Rectores, Álvaro Rojas; y los cupos designados por el Consejo Nacional de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Francisco Brugnoli y Paula De Solminihac.

El acta de la sesión detalla que el premio fue otorgado a Gazitúa “por unanimidad”, “por su destacada trayectoria nacional e internacional que se extiende por más de 50 años, dando cuenta a través de su obra de la gran tradición escultórica nacional, hasta hoy insuficientemente reconocida”. El jurado reconoció, también, “la presencia y el valor de su obra en la escena internacional, siendo un embajador permanente de nuestro país en diversas latitudes”.

“Desde la excelencia de su trabajo, siempre ha seguido buscando nuevos caminos y lenguajes, convirtiéndose desde su labor docente en un transmisor de conocimiento y, así, en un referente para las nuevas generaciones que se abocan a la disciplina. En su labor también destaca una mirada estética que acoge a los diversos territorios de nuestro país, reflejados en materialidades locales muy propias, con lo que contribuye a superar el tradicional centralismo que se da en este ámbito”, constata el acta.

“Toda mi escultura en pequeño formato, toda mi investigación escultórica, es una preparación para mis esculturas de gran formato”, dice el artista en su sitio web. “El lenguaje escultórico sólo funciona al contacto con la gente, en las calles o parques de las ciudades o en el paisaje; nace y envejece con las ciudades, se fragua lentamente en la conciencia de la gente común. Mi escultura está hecha para ellos. La escultura está en la calle o no está”.

La última vez que este reconocimiento recayó en manos de un escultor fue en 2009, cuando Federico Assler recibió el Premio Nacional de Artes.

Francisco Gazitúa, Esmeralda, 2000, acero forjado y soldado, 25 x 25 x 15 m. Avenida Las Condes. Cortesía: Galería Artespacio

Sobre Francisco Gazitúa

Nacido en Santiago en 1944, Francisco Gazitúa Costabal cuenta con una vasta trayectoria escultórica y docente. Aprendió tallado en madera y hierro forjado desde su niñez. Entre 1963 a 1966 fue alumno de Licenciatura en Filosofía en la Universidad Católica de Chile. En 1964, siguió cursos de dibujo en el Instituto Cultural de Las Condes, con el Profesor Claudio Digirolamo. 

En sus nueve años de aprendizaje en la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de Chile, algunos de sus profesores fueron Sergio Castillo Mandiola, Lily Garafulic, Marta Colvin, Abraham Freifeld, Alberto Pérez, Gracia Barrios, Iván Vial, Carlos Ortúzar, Pedro Miras, Claudio Duran, Reinaldo Villaseñor y Luis Advis.

En su trayectoria en el extranjero destaca un Postgrado en Escultura en St. Martins School of Arts de Londres, bajo la guía de los escultores Sir Antony Caro, Philip King y Tim Scott. Durante 1978-1979, en Inglaterra, se desempeña como ayudante de los escultores Tim Scott y Philip King, entre otras actividades artísticas.

Ha desempeñado la docencia en Escultura, en diversas instituciones, como la Pontificia Universidad Católica y la Universidad de Chile y la Universidad Finis Terrae, en Chile, mientras que en el extranjero se desempeñó en la City Lit School of Arts en Londres, en el Reino Unido, entre otras instituciones del mundo.

Francisco Gazitúa, Espiral de la Vida, 2002, granito, 450 x 450 x 60 cm. Panquehue de Chile. Cortesía: Galería Artespacio

Acerca del Premio

El Premio Nacional es uno de los máximos reconocimiento que entrega el Estado de Chile a la obra de artistas nacionales, quienes, por su excelencia, creatividad, aporte trascendente a la cultura nacional y al desarrollo del saber y de las artes, son acreedores de estos galardones.

Los premios comenzaron a otorgarse en 1942, cuando se establecieron los de Literatura y de Arte. Desde entonces, distintas normas legales han modificado e introducido nuevas disciplinas del arte y del conocimiento. En 1992 se promulgó la Ley 19.169 que rige actualmente, estableciéndose su entrega bianual en once disciplinas. El ganador recibirá un diploma, una suma que se reajusta anualmente desde 1993 (de acuerdo a variación IPC del año calendario anterior) y que este año es cercana a 22 millones de pesos; y una pensión vitalicia mensual equivalente a 20 unidades tributarias mensuales.

También te puede interesar

NORDENFLYCHT, José de El Gran Solipsismo. Juan Luis Martínez Obra Visual Editorial Puntángeles, Valparaíso, 2001

SOLIPSISMOS MENORES: PATRIMONIALIZACIÓN DE UNA OBRA VISUAL

¿Como se reforesta una colección de objetos culturales? Investigando y difundiendo. Colocando en circulación las piezas de la colección para que se integren a la generación de conocimiento, siempre con el horizonte de una...