Skip to content

QUE NUESTRA PATRIA VUELVA A SER. ENTREVISTA A MIGUEL AGUIRRE

Que nuestra patria vuelva a ser es la última muestra del artista peruano Miguel Aguirre (1973) que se exhibe en Galería del Paseo – Lima. La propuesta visual reúne siete piezas realizadas entre 2018 y 2021 que convocan a reflexionar no solo acerca de la coyuntura política actual que vive el Perú sino acerca de una tarea pendiente que –a pocos días de haberse cumplido 200 años de la proclamación de su Independencia– se hace urgente: una república de iguales.

Como menciona Aguirre, «(…) en medio de una grave crisis sanitaria, económica y política constatamos que una mayoría de peruanos anhela un país mejor o, en todo caso, diferente: un cambio de modelo en el que el estado proporcione, al fin, educación y salud de calidad y que otorgue igualdad de oportunidades para todas y todos sin importar su procedencia y condición».

Que nuestra patria vuelva a ser no solo invita al público a revisitar la producción reciente de Miguel Aguirre, sino que nos confronta a repasar la historia peruana reciente. Acerca de representaciones, abstracciones y homenajes, nos reunimos a conversar con Miguel Aguirre.

Miguel Aguirre en colaboración con Elvia Paucar, Que mi patria vuelva a ser (de la serie Paroliberismo), 2020, tejido en lana de oveja, 205 x 156 cm. aprox. Cortesía: Galería del Paseo, Lima

Luisa Fernanda Lindo: ¿De dónde parte el título de la muestra?

Miguel Aguirre: El título es tomado de la frase que está inscrita en el tejido en gran formato que es parte de la exhibición, con una significativa modificación: ‘nuestra’ por ‘mí’. Este enunciado es parte de los testimonios que reuní entre agosto y septiembre del 2018 de 25 venezolanos que, como consecuencia de la delicada situación política y económica por la que atraviesa su país, se vieron obligados a salir de Venezuela e instalarse en Lima. A cada uno les entregué un documento en el que solicité escribieran tres deseos sin restricción alguna, desde los más íntimos a los más políticos, informándoles que con ellos realizaría unas piezas artísticas cuya base compositiva emulaba ilustraciones y diseños realizados por artistas del centro y este de Europa en la década de los 20 del siglo pasado. Varias de esas frases fueron incorporadas a una serie de tejidos que titulé Paroliberismo, realizada en colaboración con Elvia Paucar y presentada por primera vez en febrero de 2019 en Madrid.

LFL: Paroliberismo es la serie que presentaste en el Pabellón peruano de ARCO, ¿cierto?

MA: Así es. Sharon Lerner me invitó a participar de dicho pabellón y en él presenté los primeros cuatro tejidos de esa serie. A la fecha he realizado diez.

LFL: Que nuestra patria vuelva a ser reúne obra realizada entre 2018 y 2021. Podría decirse que en el marco político actual estas piezas sugieren nuevas lecturas. Sin embargo, hay un elemento que llama la atención y que –de hecho– es tu obra más reciente: la serie Representaciones. ¿Qué te lleva a la abstracción?

MA: Si bien mi trabajo pictórico es reconocido por un figurativismo vinculado a la imagen fotográfica, una pequeña parte de mi producción es formalmente abstracta. Sin embargo, la fuente de dichas abstracciones son imágenes reconocibles. En mis pinturas Representación 2021 (escaños) el origen de dicha abstracción es el número de partidos políticos –con sus respectivos escaños- que formarán parte del Congreso de la República que empezó a operar a partir de este 28 de julio. Cada representación partidaria es fácilmente extrapolable a una figura geométrica (un rectángulo la mayoría de veces) que comparte un espacio físico definido (el cuadro) con otros rectángulos, para conformar un total que es el universo del Poder Legislativo en Perú: 130 escaños vinculados a diez partidos políticos.

LFL: ¿La representación se torna abstracta en el contexto político peruano?

MA: Es una pregunta interesante porque señalaría una separación –casi un abismo- de intereses entre el Congreso y la ciudadanía, a pesar de que aquél fue elegido por voto popular. Y es que su comportamiento en los últimos cinco años, en dos ciclos (de julio de 2016 a septiembre de 2019 –cuando fue disuelto por el ex-Presidente Vizcarra– y de marzo de 2020 a este julio de 2021) ha sido de todo menos democrático e, incluso algunas veces, anticonstitucional. La mayoría de los intereses defendidos han tenido como beneficiarios a miembros puntuales de partidos políticos, dueños de polémicas universidades, elementos del Poder Judicial y sujetos pertenecientes a grupos de poder económico y no a la vastedad de la ciudadanía peruana. Asumo que al momento de pintar cada cuadro he operado con cierta inconsciencia, pero sí puedo estar de acuerdo con lo que planteas en relación a que la actual representación política en el Perú se percibe, en determinados momentos, de forma abstracta o poco concreta y definida.

Miguel Aguirre, Representación 2021 (escaños). La armonía se producirá únicamente en este tríptico de mediano formato, 2021, óleo sobre tela, 61 x 150 cm. Cortesía: Galería del Paseo, Lima
Miguel Aguirre, Representación 2021 (escaños). La armonía se producirá únicamente en esta pintura de mediano formato. Versión IV, 2021, óleo sobre tela, 61 x 50 cm. Cortesía: Galería del Paseo

LFL: En tu texto de presentación mencionas que la composición de Representación 2021 (escaños) evoca un sólido muro incaico.

MA: Sí, la forma en que terminaron encajando las diez figuras geométricas dentro de la configuración rectangular del cuadro me terminaron evocando a los muros incaicos: piedras –en su mayoría– de formato cuadrado, rectangular o ligeramente trapezoidal para alzar un muro, pero en el que, a veces, es necesario la colocación de algunas piedras con más vértices para el encaje perfecto de todas. Pienso, por ejemplo, en la famosa piedra de doce ángulos de la calle Hatun Rumiyoq en el Cusco. Sin embargo, pensar que el sólido muro incaico es una alegoría al Congreso del Perú es un absoluto sarcasmo de mi parte.

LFL: ¿Quizá también hay una provocación en la forma? Pienso en la estructura semicircular del Congreso peruano y cómo tú decides plantearlo en líneas que conforman cuadrados y rectángulos.

MA: Debo decir que, si bien la estructura del semicírculo se emplea mucho para representar al Congreso en medios informativos o de divulgación, yo, como pintor, trabajo con formatos de cuadro convencional que es, por lo general, rectangular. Así, si quería convocar a una ‘representación’ al Poder Legislativo que se instala, tenía que adaptar sus características formales (número de partidos, número de escaños y color que los identifica) al formato cuadro. Por lo tanto, más que provocación fue una adaptación al canon ortodoxo de la pintura de caballete.

LFL: Hay algo especial en esta serie y es que su proceso sugiere, de cierta manera, los ejercicios de composición en la carrera de arte… como una vuelta al origen.

MA: Así es: ejercicios de composición para estudiantes de primer año de Facultad de Arte; como fue mi caso en el año 1990. Ejercicio llamado, si mal no recuerdo, de ‘estáticos’, donde las figuras geométricas con las que había que trabajar eran exclusivamente los recortes pintados de cuadrados y rectángulos ubicados espacialmente en la media inferior del papel. Ejercicios que terminaban emulando ciudades o ruinas.

Miguel Aguirre en colaboración con Pachacutec Huamán, Millones de soles, 2019, cobre y bronce, 87 x 92 x 30 cm. aprox. Cortesía: Galería del Paseo, Lima

LFL: Qué interesante esto último que mencionas: por un lado, la posibilidad de construir y por otro, la de derruir. Y esto, de alguna manera, cala en la coyuntura actual del Perú.

MA: Exacto. ¿Cómo podemos pasar de la percepción de una ciudad a una ruina? ¿De un área habitable a restos que hablan de un pasado? ¿De una compleja estructura que posibilita la convivencia a un emplazamiento, solo visitable por interés cultural, antropológico, turístico o, simplemente, depositario de residuos? ¿De un espacio para los vivos a un lugar para los muertos? El Perú parece que ondula constantemente en esa dialéctica.

LFL: Tu obra –casi siempre– parte de referentes u obras ya realizadas y esto se hace patente en la muestra.

MA: Responde, por un lado, al enorme interés que tengo, desde joven, en la Historia del Arte y, más en concreto, en la historia de la pintura en Occidente, del arte precolombino y las artes tradicionales locales. Así como visitar museos, pinacotecas, galerías y ferias con asiduidad. Y, por otro lado, el ser consciente de que –como pintor– cargo conmigo una herencia de siglos de vasta y extraordinaria producción artística. En absoluto soy un iconoclasta sino, más bien, un artista deudor de todo aquello que admiro y que fue realizado antes de que me dedicara a las artes visuales. Por ello las constantes citas a producciones realizadas hace más de dos siglos o tan solo 30 años.

Miguel Aguirre en colaboración con Pedro Veli, Manifestación, 2018, mate, 22 x 34 cm. Cortesía: Galería del Paseo, Lima

LFL: El mate burilado que trabajas en colaboración con Pedro Veli en 2018 tiene un contexto particular, que fue la sucesión de mando (Kuczynski a Vizcarra), donde el Legislativo también fue protagónico.

MA: La anécdota que acompaña a dicho mate fue la compra, por parte del Congreso, de 60 televisores de 43 pulgadas y 76 frigobares, así como trituradores de papel, dispensadores eléctricos para agua fría y caliente, y deshumedecedores de ambiente, por los que se destinaron más de 254 mil soles. Esta compra generó enorme rechazo por parte de la ciudadanía y opiniones divididas al interior del mismo Poder Legislativo donde, por ejemplo, el acciopopulista Johny Lescano pedía ir a tono con la austeridad que se pregonaba desde el Ejecutivo, mientras que Héctor Becerril de Fuerza Popular o el mismo Presidente del Congreso de ese momento, Luis Galarreta, decían que los pedidos se habían hecho en 2016 para cambiar los aparatos que eran de la década de los 90. Por más que fue desmentido por los que apoyaron la compra, quedó la creencia de que esos TV y frigobares fueron adquiridos exclusivamente para que los congresistas pudieran ver, con absoluta claridad y placer desde sus despachos, los partidos de fútbol que la selección peruana disputó en el Mundial de Rusia en junio de 2018 y que, debido a la diferencia horaria, se disputaron en horas de la mañana, cuando ellos deberían estar legislando.

LFL: A puertas del Bicentenario y en un contexto de crisis sanitaria, política y económica, ¿qué reflexiones te convoca el concepto de patria presente en el título de la muestra?

MA: Para mí el Perú entendido como patria es el terreno en el que conviven ciudadanos de diverso origen, credo y lengua, con particulares manifestaciones culturales pero que comparten, todos, una misma raíz histórica: hace 200 años se procuró el surgimiento de una nación libre en busca de un desarrollo plural. Sin embargo, fueron muy pocos los que realmente han gozado de ese principio y ya toca, sinceramente, que el país sea realmente una república de iguales, donde todas y todos gocen de igualdad de oportunidades. La patria no solo como procedencia sino, sobre todo, como obligación, juramento y compromiso.


Que nuestra patria vuelva a ser de Miguel Aguirre se presenta del 12 de julio al 7 de agosto de 2021 en Galería del Paseo, Gral. Borgoño 770, Miraflores, Lima, Perú.

Luisa Fernanda Lindo

Lima, 1979. Curadora, escritora y trabajadora del arte. Licenciada en Letras por la Universidad de Buenos Aires (Argentina) y Magíster en Estudios Curatoriales por la Universidad de Navarra (España). Ha obtenido diversas becas y residencias, como la Beca de Posgrado de Fundación Carolina 2018–2019; Beca a la Excelencia de Programas Especiales para Artistas de AMEXCID/SRE (México, 2015); Beca de Residencia Artística de SEGIB y Casa de Velásquez (Madrid, 2015); entre otras. Es directora y curadora de SUERO, espacio temporal para la reflexión, creación y exhibición de arte contemporáneo.

Más publicaciones

También te puede interesar

ACTUAR DENTRO Y FUERA DEL ARTE

Acciones comunitarias, enseñanzas divergentes, alternativas a las estructuras hegemónicas y su violencia: las distintas experiencias reunidas en la exposición "Hablar y actuar, Valparaíso. Arte, Pedagogía y Activismo en las Américas" proponen el levantamiento de...