Skip to content

VOLUSPA JARPA ES LA GANADORA DEL PREMIO JULIUS BAER A LAS ARTISTAS LATINOAMERICANAS

Voluspa Jarpa (Rancagua, Chile,1971) es la ganadora de la primera edición del Premio Julius Baer, que reconoce la producción de mujeres artistas de Latinoamérica por sus innovaciones, investigaciones e influencias en el arte contemporáneo, ofreciendo un fondo para desarrollar un nuevo proyecto in situ, que será expuesto en la tercera planta del Museo de Arte Moderno de Bogotá (MAMBO).

De una lista inicial de 22 artistas procedentes de América Latina y El Caribe, se eligieron cinco finalistas al premio, incluida Jarpa: Sandra Gamarra Heshiki (Lima, Perú, 1972); Sandra Monterroso (Ciudad de Guatemala, Guatemala, 1974); Rosângela Rennó (Belo Horizonte, Brasil, 1962); y Mariela Scafati (Argentina, 1973).

«Recibo este premio con humildad, y lo primero es dirigir mi reconocimiento a las otras artistas nominadas, a sus trabajos y trayectorias, y con ellas, a las otras mujeres artistas de Latinoamérica. Honro este reconocimiento recibido de la mano de ustedes, y agradezco a todas las personas que han colaborado con mi trabajo artístico. Siento atrás de mí la lucha colectiva de muchas generaciones de mujeres que no pudieron disfrutar una distinción tan significativa como esta. Pienso también en mis estudiantes y en los movimientos latinoamericanos feministas y espero que esto pueda ser inspirador para ellas. Es mi deseo sincero que los méritos de las mujeres ocupen un lugar de relevancia en el mundo público y nuestro aporte al arte e ideas  sea difundido, ya que somos una parte significativa de la sociedad y tenemos cosas que decir y mostrar», expresó Jarpa.

El jurado estuvo compuesto por Cecilia Fajardo-Hill, historiadora del arte y curadora venezolano-británica de arte moderno y contemporáneo; Cuauhtémoc Medina, Curador en jefe del Museo Universitario de Arte Contemporáneo en la Ciudad de México (MUAC); Agustín Pérez Rubio, Curador de la Bienal de Berlín 2020 y exdirector del Malba en Buenos Aires; Barbara Staubli, Curadora de la Colección de Arte del Grupo Julius Baer; y Eugenio Viola, Curador Jefe del MAMBO.

“Cada artista propuso proyectos extremadamente relevantes para nuestro momento histórico. En todas las propuestas encontramos un hilo conductor que las une, de evidenciar nuestra historia y realidad presente de colonización, desplazamiento, guerra, violencia, y crisis», señaló Fajardo-Hill.

Por su parte, Eugenio Viola indicó: “Estas mujeres son una magnífica representación del momento actual del arte, no solo en el vibrante contexto latinoamericano y en Mesoamérica, sino también a nivel global. Cada una de ellas, siguiendo sus intereses personales e investigaciones artísticas, reflexiona sobre la realidad de una forma poética y política, sacando a la luz narrativas silenciadas –tal vez incómodas pero a todas luces necesarias –, en línea con la política de exposiciones del Museo y sus modalidades de confrontar las contradicciones y laceraciones de la contemporaneidad”.

Cada finalista debía presentar una obra inédita para exponerla in situ en la sala Julius Baer, ubicada en el tercer piso del MAMBO. El trabajo propuesto podía incluir diferentes soportes y medios, pudiendo ser una obra única o una composición modular.

Sobre su propuesta, señala Jarpa: “El proyecto que he presentado está realizado desde la perplejidad y la rabia, pero sobre todo, desde el amor profundo hacia les jóvenes, que se revelan y levantan con el objetivo de hacer de América Latina, una sociedad mejor. Para elles, mi admiración, respeto y deseos de que la dignidad reclamada, configure nuestro futuro próximo”.

Además de la exposición en el MAMBO, programada para el mes de mayo de 2021, y su correspondiente catálogo, Jarpa recibirá un premio en efectivo de 25.000 dólares para producir la obra y el apoyo de la Colección de Arte de Julius Baer y el MAMBO durante toda la creación, ejecución y montaje del proyecto.

Sobre la ganadora

Entre las artistas chilenas de su generación, Voluspa Jarpa se perfila como una de las figuras con mayor proyección internacional. Desde finales de los años noventa, ha tenido una presencia activa en el circuito local y global. Sus obras, de fuerte contenido crítico, cuestionan los relatos de la historia escritos por el poder político. A través de instalaciones muy rigurosas en forma y contenido, denuncia el carácter oculto de las informaciones oficiales. “El poder existe básicamente porque es oculto. El poder necesita del secreto como condición para existir”, afirma.

Su obra no sólo es investigativa porque surge de la lectura, análisis y elaboración de archivos, sino también porque, en su puesta en escena, consigue desenmascarar los trucos constructivos de los relatos oficiales. La artista pone en evidencia los artilugios para decir y para ocultar, asumiendo y elaborando las estrategias narrativas destinadas a instalar verdades (o mentiras) que se imponen desde lo social y, desde ahí, se infiltran en la subjetividad síquica, condicionando nuestra vida individual.

Desde hace ya varios años, la artista ha elaborado un trabajo basado en los archivos que desclasificó el servicio de inteligencia norteamericano a finales de los años 90 y que informan sobre las operaciones de Estados Unidos en Chile y Latinoamérica durante la Guerra Fría, con el fin de derrocar gobiernos que pudieran debilitar su control en la región. Son miles y miles de documentos y cartas, muchas de las cuales tienen tachas que borran información estratégica para la seguridad de Estados Unidos. “Cuando tu desclasificas archivos y los borras todos, eso es un acto histérico, más que histórico”, apunta la artista. “Es decir, ‘tomen, aquí tienen su historia’, y no se lee nada. Esa es una operación histérica, porque es negación”.

Voluspa Jarpa ha sostenido una extensa producción artística, participando en exposiciones colectivas e individuales tanto en Chile como el extranjero. En 1994 presenta en el Museo Nacional de Bellas Artes de Chile la obra Pintura Mural/ El sitio de Rancagua. En 2016, realiza en el MALBA de Buenos Aires la exposición individual En Nuestra Pequeña Región de por Acá, la cual es presentada nuevamente en la Galería Gabriela Mistral, Santiago de Chile, en 2017.

Entre los reconocimientos recibidos destaca el Premio Illy, recibido en la Feria ARCOmadrid 2012, y en 2014 es finalista del Prix Meurice (París). En 2016, fue distinguida con el Premio a la Creación Artística de la Universidad Católica de Chile.

En 2018 participa en la 12ª Bienal de Shanghai, Proregress, curada por Cuauhtémoc Medina, y posteriormente exhibe Altered Views, curada por Agustín Pérez Rubio, en el pabellón de Chile en Bienal de Venecia 2019.

Sobre el Premio Julius Baer

El Premio Julius Baer reflexiona en torno a varias temáticas, como el arte latinoamericano y los rasgos que lo distinguen de otras corrientes artísticas en el mundo; también se centra en las aportaciones de las mujeres latinoamericanas al arte contemporáneo. Se trata de una puerta abierta para fomentar la visibilidad de las artistas mujeres en Latinoamérica, y una visión de los discursos, conceptos o inquietudes recurrentes en las artistas de la región.

Finalmente, es una forma innovadora de abordar la situación de intersección entre el género, las nacionalidades y las territorialidades que impregnan las producciones culturales y artísticas, en el marco de los contextos situados históricamente dentro de las realidades nacionales particulares, entre otros temas.

Julius Baer es el grupo suizo líder en gestión de patrimonio, y una marca de prestigio en este sector a nivel global. Su especialidad es la prestación de servicios y el asesoramiento a los clientes privados más exigentes, una labor que desempeña desde hace 130 años. El grupo muestra un fuerte compromiso con la cultura y las artes a través de la Colección de Arte de Julius Baer (The Julius Baer Art Collection). Fundada en 1981, la Colección de Arte Julius Baer cuenta con más de 5.000 obras de arte, exhibidas en las instalaciones del banco alrededor del mundo.

Sobre el MAMBO

Fundado en 1953, el Museo de Arte Moderno de Bogotá – MAMBO es una institución multicultural, dinámica e inclusiva, pionera en Colombia. Su objetivo es fomentar el arte y la cultura como herramientas fundamentales para el desarrollo del país. De esta manera, sus exposiciones y la programación educativa están concebidas para promover el debate, despertar interés, desarrollar la imaginación y estimular progresos y cambios en el contexto sociocultural colombiano.

También te puede interesar

AMALIA VALDÉS: SYMBOLIC MATCH

En su serie de trabajos más recientes, Amalia Valdés (Santiago de Chile, 1981) se apropia de símbolos antiguos, sagrados y geométricos para crear cartografías simbólicas guiadas por encuentros inusitados entre colores y entre los...