Skip to content

FRANCA SONIA LADURA: LA TIRANÍA CONSTITUYENTE

La exposición La Tiranía Constituyente, en Matucana 100, reflexiona sobre las conjeturas que presentan los emblemas y discursos conservadores que (re)aparecieron dentro de las campañas del inédito plebiscito del pasado 25 de octubre de 2020 en Chile.

Bajo este contexto, la reconocida promotora neoliberal Franca Sonia Ladura (personaje de la artista visual Juana Guerrero [Iquique, Chile, 1989]) recalca en una serie de video-performances, con ironía y varias certezas, los dilemas de la democracia, el sistema económico y las evidentes problemáticas eco-geopolíticas que ocurren en distintos puntos del país. Con estos antecedentes, Franca Sonia Ladura ha decidido postularse como candidata a la constituyente por la región de Tarapacá.

El proyecto surgió mucho antes de anunciado el plebiscito para una nueva constitución en Chile. “A partir de lo que ha acontecido desde octubre del año pasado hasta la fecha, me pareció súper necesario crear un personaje que encarnara esta ambición de poder que existe en muchos personajes de la clase política chilena. Personajes que han permanecido impunes ante la ley, a pesar de haber cometido delitos. Son personas sin escrúpulos, que se ven muy amables e intachables, pero que finalmente se posicionan en esta clase política desde la ambición. Tienen muchas necesidades de acumular y de generar recursos y leyes sólo para ellos. Por ahí va un poco como nace Franca Sonia Ladura”, explicó la artista en una conversación virtual con el curador de la muestra, Rodolfo Andaur.

El personaje Franca Sonia Ladura nació en el 2016, en Iquique (norte de Chile), donde nació y vive la artista. Su primer anhelo fue ser Alcaldesa de la ciudad y, en ese camino, se posicionó desde los discursos de la ultraderecha, discursos racistas y homofóbicos. “Es súper fuerte reproducirlos”, cuenta Guerrero, “pero era necesario poner en palabras directas la violencia que ejercen los políticos”.

El proyecto La Tiranía Constituyente consta de tres video-proyecciones que revisan el poder empresarial y su sitial político para difundir, al unísono, disímiles discursos engalanados con personajes y símbolos que han defendido, a rajatabla, un sistema económico en decadencia y, particularmente, una Constitución –redactada bajo la dictadura cívico-militar de Pinochet– que ha amparado durante 40 años crudas desigualdades socio-económicas.

Según Guerrero, el negacionismo es una práctica histórica en la política de Chile. “Si se ha negado desde antes, ¿por qué no se va a negar ahora? O sea, todavía hay gente que cree que no hay víctimas de daño ocular (durante las pasadas manifestaciones), gente que cree que los Carabineros no hacen uso excesivo de la fuerza. Entonces, es impresionante cómo el negacionismo forma parte de todo esto y cómo también los medios ayudan a que esto crezca. Da terror un poco ver cómo se invisibilizan también hoy a los presos políticos o a los que se les están imputando cargos por manifestarse”.

Después del pasado plebiscito, el panorama político nacional propició la posibilidad de crear, por un lado, una nueva Constitución, y por otro, ocupar el mecanismo de la Asamblea Constituyente para redactarla. No obstante, señala Andaur, los grupos conservadores han creado una campaña sin precedentes que tiene como objetivo principal insertar sus pancartas –muchas de ellas fuera de foco– dentro de la redacción de este inédito pacto político y social.

Ante esta estrategia comunicacional que no solo obedece a una potestad política y religiosa, sino que también al poderío de las transnacionales, el discurso de Franca Sonia Ladura aparece bajo la lógica del video arte para proponer un país, nación y territorio que estos grupos conservadores han promovido con fuerza, y confrontar sus ideas con el clamor popular que ha estado vigente en las calles desde el 18 de octubre del 2019.

“Lo que hace Franca Sonia Ladura, entonces, es revelar lo que efectivamente está, las declaraciones que se ven día a día”, señala Andaur. “El mundo de las artes visuales en Chile no ha estado a la altura para conversar sobre el conflicto sistémico, ontológico y psico-político que ha generado el desgobierno de Sebastián Piñera. Entonces, me pregunto qué ocurre con el mundo de las artes visuales, con las instituciones culturales en Santiago, particularmente. Cuál es la responsabilidad que asumen hoy día con esta situación bastante frágil que vive la democracia en Chile. No vamos a hacer un cambio real como sociedad si incluso el mundo de la sensibilidad más cercana, como es el arte, no está a la altura de discutir estos temas, y se esconde en otro tipo de problemas que no están asociados a la contingencia política y que es necesario revelar”.

Still de La Tiranía Constituyente, 2020, de Franca Sonia Ladura (Juana Guerrero). Cortesía de la artista
Still de La Tiranía Constituyente, 2020, de Franca Sonia Ladura (Juana Guerrero). Cortesía de la artista

La Tiranía Constituyente se presenta hasta el 29 de noviembre de 2020 en la Sala Concreta del Centro Cultural Matucana 100, en Santiago de Chile.

También te puede interesar

,

Casacuerpo:el Cuerpo Como Espacio Formativo

CasaCuerpo es un proyecto formativo de Miguel Braceli, arquitecto y artista venezolano que ha venido desarrollado una investigación sobre las construcciones efímeras del paisaje a partir de las relaciones entre territorio, espacio y cuerpo.