Skip to content

DIEGO MOLINA CAMPODONICO: POST–

Para su sexta edición virtual, SUERO presenta POST- del artista Diego Molina Campodonico (Lima, 1980), la cual reúne una serie de nueve acuarelas que invitan a reflexionar en torno al museo como espacio de confluencia, diálogo, creación, formación, inclusión y exposición, en un momento en el que el museo, como institución, se halla en crisis.

Diego Molina Campodonico, Post-, en #Suero, muestra virtual, 2020. Cortesía: Suero

Por Luisa Fernanda Lindo | Curadora

La retórica de la pandemia ya se hace escuchar en discursos que incorporan el tiempo futuro como garantía de un mañana. Sin embargo, se corre el riesgo de caer en la postergación crónica que comprende el tiempo que estamos viviendo como un intermezzo que pende en el funambulismo del retorno al modelo anterior (la vuelta a la normalidad) y la fantasía del tiempo apacible (cuando esto pase). En POST– Diego Molina Campodonico reflexiona en torno al museo como espacio de confluencia, diálogo, creación, formación, inclusión y exposición. Y más que preguntarse qué es lo que viene, nos interpela como espectadores a construir respuestas no para el futuro sino para el presente, justamente en un momento en el que el museo –como institución– se halla en crisis. 

Para ello, propone un recorrido a través de una selección de imágenes que dan cuenta de las transformaciones del espacio y la práctica museística. Así, se vale de acuarela y tinta para plasmar estas imágenes, a manera de un cronista o visitante pasajero que se detiene ante una escena, saca su libreta y empieza a reproducir lo que observa sobre el papel. Sin embargo, reconocemos que estas escenas han sido extraídas de las redes, tanto de usuarios, la prensa, como de los propios museos.

Diego Molina Campodonico, Post-, en #Suero, muestra virtual, 2020. Cortesía: Suero

El recorrido inicia con una alegoría que se asemeja a una cortina que se abre tras bambalinas; no obstante, tras esta apenas se halla una pesquisa y es que el artista ha omitido lo más representativo de esta pintura: la figura de Johannes Vermeer. Otras comprenderán multitudes aglomeradas frente a obras maestras y acciones performáticas que sugieren una relectura de las obras con las que se establece el diálogo al incluir un agente anteriormente excluido. La omisión ha sido una práctica a lo largo de la historia del arte, hasta hoy. Por ello, tanto las omisiones como los señalamientos realizados por el artista interpelan al espectador a repensar la imagen, no con ánimo de completarla a manera de cierre, sino de analizarla críticamente.

Bajo la coyuntura en la que estamos inmersos, más allá de las transformaciones estructurales que requiera el espacio museístico por las nuevas disposiciones de salubridad tras la pandemia, pensar el museo hoy como un espacio de diálogo inevitablemente lleva a cuestionarnos cuál es la historia que se está contando y de qué manera se está transmitiendo. De pronto, esta crisis, que devela la fragilidad de la institución, conlleva la necesidad de una reflexión crítica y autocrítica desde el presente que permita no solo contextualizar los hechos pasados sino cuestionar desde dónde se ha construido la historia, qué historia se quiere contar y cuál es la que estamos construyendo. 

Diego Molina Campodonico, Post-, en #Suero, muestra virtual, 2020. Cortesía: Suero

Del 18 de junio al 15 de julio de 2020 en el Instagram de SUERO ➡ @dame_suero

También te puede interesar

MANUEL SOLANO: HELIPLAZA

Manuel Solano (México, 1987), quien se identifica como no binario, era un artista emergente de 26 años cuando, en 2013, perdió la vista debido a una infección relacionada con el VIH. Sin desanimarse por...

Yisa

Yisa es un artista, más que un graffitero. Para él, un artista no se define por el soporte o el medio sino por la práctica, y aunque sigue pintando en la calle, su obra…