Skip to content

JAVIER RODRÍGUEZ: COBRA

El trabajo de Javier Rodríguez (Santiago de Chile, 1981) se ha centrado en el dibujo y las ciencias sociales. A través de su cruce, ha intentado aproximarse tanto al lenguaje cinematográfico y al cartel, como a las imágenes y relatos que se desprenden de los escenarios de violencia política en Chile. Estos últimos, en tanto acontecimientos controversiales que, debido a distintos intereses, no han podido recorrerse en toda su complejidad. Su objetivo ha sido indagar en las posibilidades que tiene el dibujo convencional –en medio de una época determinada por los imaginarios que constituyen una “videoesfera”– de pensar sobre las estructuras dominantes mediante las cuales no tan sólo se ha construido la historia reciente de Chile sino que, también, su subjetividad.

Vista de la exposición «Cobra», de Javier Rodríguez, en el Centro de Arte Contemporáneo Laznia, Gdansk, Polonia, 2020. Cortesía de la galería y del artista
Vista de la exposición «Cobra», de Javier Rodríguez, en el Centro de Arte Contemporáneo Laznia, Gdansk, Polonia, 2020. Cortesía de la galería y del artista
Vista de la exposición «Cobra», de Javier Rodríguez, en el Centro de Arte Contemporáneo Laznia, Gdansk, Polonia, 2020. Cortesía de la galería y del artista

Su próxima exposición, Cobra, abre mañana viernes 19 de junio en el Centro de Arte Contemporáneo Laznia (Gdansk, Polonia). Cobra es un proyecto de dibujos y grabados que incorporan un relato. Por esta razón,puede verse como una exposición de arte, un ensayo, un cuento, un libro ilustrado, un comic, incluso, como una película.

Desde esta multiplicidad, se observan elementos narrativos de ficción y realidad que construyen una historia que se asemeja tanto a las novelas de misterio como al ensayo histórico. Por otro lado, su imaginario gráfico está basado en diferentes técnicas y registros, cuya variedad apunta a ciertas imágenes de corte masivo desarrolladas en distintas épocas, tales como las liras populares, el comic y el cine.

Específicamente, y en cuanto a sus aspectos narrativos, Cobra se centra en algunos episodios de tortura ejercidos por agentes del Estado chileno en los últimos 10 años. Estos han sucedido como parte de un contexto más amplio de violencia estructural, denominado post-dictadura. El narrador central del relato es una versión ficticia del artista.

Vista de la exposición «Cobra», de Javier Rodríguez, en el Centro de Arte Contemporáneo Laznia, Gdansk, Polonia, 2020. Cortesía de la galería y del artista
Vista de la exposición «Cobra», de Javier Rodríguez, en el Centro de Arte Contemporáneo Laznia, Gdansk, Polonia, 2020. Cortesía de la galería y del artista

En relación a su enclave gráfico, la gran variedad de técnicas que exhibe este proyecto se refiere tanto al dibujo con tinta o grafito como al grabado, específicamente, la xilografía (grabado en madera). Con este último registro, por un lado, se busca una aproximación a las denominadas liras populares, en tanto forma de literatura dibujada desarrollada en algunos países de América Latina a fines del siglo XIX y principios del XX, cuyos destinatarios eran, principalmente, personas con un escaso nivel de lectura. La xilografía, en cuanto técnica de grabado con bajo costo que permite serializarse, fue su soporte principal.

Por otro lado, gracias al gesto gráfico que involucra el grabado en madera, se observa una fuerte sublimación de la violencia, incluso en aquellas imágenes que se aproximan al registro fotográfico. La xilogafía, al ser un dibujo en definitiva realizado con un cuchillo (la gubia), produce una imagen cuyo registro, en tanto huella del gesto manual, resulta más agresivo y violento que el realizado a lápiz.

En este sentido, la multiplicidad de técnicas en Cobra busca sugerir una variedad de sensaciones en torno al perturbador relato que nos cuenta: la tortura en el Chile actual. Dichas sensaciones alcanzan rasgos variados que van desde la reflexión al desasosiego. Como parte de los primeros, se encuentran todos aquellos que se aproximan a la objetividad fotográfica y, en cuanto a los segundos, al expresionismo derivado de imágenes procedentes de una mixtura entre fotografía y memoria. Entre ambos extremos se produce un ritmo dinámico que intenta generar un eco sensorial a la cadencia del relato conceptual proveniente de las palabras.

Cobra surge a partir de la invitación que la curadora en jefe de Laznia, Agnieszka Kulazinska, le hace al artista para desarrollar un proyecto expositivo en su sede. Dentro de sus ejes curatoriales, Laznia ha desarrollado una línea de trabajo denominada Ciudades en el borde, donde invita artistas de regiones que no pertenecen a los grandes centros del arte —como América Latina o Medio Oriente— para exhibir sus propias miradas respecto a las coyunturas que viven en sus respectivas comunidades, y así difundir una perspectiva distinta a los estereotipos de arte que el propio sistema artístico construye sobre estas regiones.

Vista de la exposición «Cobra», de Javier Rodríguez, en el Centro de Arte Contemporáneo Laznia, Gdansk, Polonia, 2020. Cortesía de la galería y del artista

JAVIER RODRÍGUEZ: COBRA

Curadora: Agnieszka Kulazinska

Centro de Arte Contemporáneo Laznia, Gdansk, Polonia

Del 19 de junio al 28 de agosto de 2020

También te puede interesar

Vista de la muestra Mondo de Ernesto Burgos en Revolver Galería, Lima. Foto: cortesía de la galería.

Ernesto Burgos:mondo

Revolver Galería, en Lima, presenta la muestra "Mondo" del chileno Ernesto Burgos (Santa Clara, California, 1979). La exposición, que ocupa el Project Space de la galería limeña, es el resultado del trabajo llevado a...

Gabriel de la Mora:sound Inscriptions on Fabric

Sound Inscriptions on Fabric, en el Drawing Center de Nueva York, es una instalación de cincuenta y cinco pares de pantallas de altavoces de radio recolectados de mercados de pulgas por el artista Gabriel...