Con motivo de la participación de Perú como País Invitado en la reciente edición de la feria ARCOmadrid 2019, el Centro Cultural Conde Duque de Madrid presentó entre el 26 de febrero y el 24 de marzo una muestra que reunió 13 video instalaciones de artistas peruanos que propician la dinámica entre la obra de arte, el espectador y el espacio.

 

Arturo Kameya, Punto Ciego, 2015, still de video. Cortesía del artista

VIDEO-TRANSLACIONES: miradas x espacios, curada por José-Carlos Mariátegui y Jorge Villacorta, agrupó a dos generaciones de artistas del video que, a través de sus obras, generan un horizonte crítico, precisión y elaboración semántica vinculados al uso de los nuevos medios. La muestra –que no se proponía ser una antología de la videoinstalación peruana– es una manifestación de un ámbito importante en el panorama del arte contemporáneo peruano y que hasta el momento ha sido poco estudiada.

Las obras seleccionadas se valen de diferentes recursos, de la configuración espacial en cada caso y la relación que construyen con el público. Las obras yuxtaponen géneros, historias y tecnologías que aluden a espacios geográficos, narrativas de memoria, a lecturas culturales de la ciudad y del espacio público, pero también a los vuelos de la imaginación, a la narrativa fantástica y a la exploración del funcionamiento y características de las tecnologías utilizadas para su producción, como son la óptica y la electrónica. En todas ellas es posible distinguir procesos abocados a cartografiar los contornos de una identidad, tanto individual como colectiva, así como la tensión entre cine y video, que se ha convertido en un eje de la discusión acerca de la imagen en movimiento en el Perú.

La riqueza en estas obras se vio potenciada por su ubicación en la Sala de Bóvedas subterráneas del Conde Duque, una estructura de 5 bóvedas independientes que antiguamente sirvieron de caballerizas.

Luis Soldevilla, Indoor/Outdoor, 2012. Vista de la muestra Video-Translaciones, en Conde Duque, Madrid. Foto: Ricardo Yui
Miguel Cordero, Pachachaki, 2017, still de video. Cortesía del artista
Miguel Cordero, Pachachaki, 2017, still de video. Vista de la muestra Video-Translaciones, en Conde Duque, Madrid. Foto: Ricardo Yui

En un recorrido sucinto de las obras presentadas es posible reflexionar acerca de distintos grados de negociación simbólica de los límites de la libertad. Un encuadre fijo como el de la proyección de Luz María Bedoya parece insistir en que aventurarse en un viaje sin destino conocido puede ser, también, incurrir en una pérdida de vista de la libertad en la incertidumbre. Mientras que, desde una aproximación a la escultura, Ricardo Yui confronta al observador con una caja negra gigante, contenedora de una narrativa, ya sea absurda, ya sea mágica, en la que los espacios de la ciudad de Lima se conectan.

Elizabeth Vásquez abarca, mediante una elipsis, la ciudad: el tiempo se mide por el movimiento y por los posibles anclajes de la mente en materialidades inmediatas, ya sea en trayecto rápido, o en aislamiento acentuado por una obsesiva actividad. La dupla de artistas conformada por Verónica Luyo y Álvaro Icaza alteran la tecnología y ponen a prueba sus límites, en un experimento de carácter abierto e híbrido que combina el efecto calculado/controlado y el proceso aleatorio.

En su video, David Zink Yi parece transformar las cuerdas de un arpa andina en una cortina divisoria, que reduce la percepción de un público y un espacio urbano, pero que a su vez libera la voz del instrumento. Diego Lama, en un ímpetu cinematográfico, delinea un trayecto imaginario en el que se conectan la calle Azángaro –proveedora de documentos falsificados a pedido del cliente– y el Palacio de Justicia en Lima. Frente a este escenario, la fantasía lúdica e interactiva de Luis Soldevilla, en torno a una puerta que al abrirla da acceso a distintas locaciones, es en última instancia una experiencia de recolocación irónica de confines de mente y cuerpo.

Diego Lama, De falso a legal en una toma, 2016. Vista de la muestra Video-Translaciones, en Conde Duque, Madrid. Foto: Ricardo Yui
Ricardo Yui, Continuidad, 2017. Cortesía del artista
Luz María Bedoya, Viaje a las Islas Hormiga, 2008. Vista de la muestra Video-Translaciones, en Conde Duque, Madrid. Foto: Ricardo Yui

En la obra de Marco Pando se niega la distancia de visión con la que juega la perspectiva renacentista para sumergir a la consciencia en un mundo kafkiano. Arturo Kameya, en tanto, relee críticamente –en tres proyecciones simultáneas– secuencias de películas peruanas a las que libera de sus narrativas particulares señalando así su carga política. Sutilmente agresiva resulta la visión de Katherinne Fiedler, que produce un entorno envolvente de proyecciones múltiples para hacer un desmontaje monocromático del delirio de las masas en el espectáculo deportivo.

Los vasos comunicantes se evidencian sorpresivamente en el caso de la obra de Rudolph Castro, que se interroga abiertamente acerca de la construcción del discurso político totalitario en tangente alusión a la historia institucional que comparte la imagen en movimiento con la radio. Miguel Cordero propone una mirada crítica a la noción de lo colectivo, al restringir y limitar los movimientos individuales obligando a los sujetos a concertar una coreografía de conjunto. A diferencia de todos ellos, Juan Salas construye en relación a las demás obras, un circuito de observación/vigilancia que incorpora múltiples cámaras operando en tiempo real en el espacio de las bóvedas.

La translación a la que alude el título de la exposición resume bastante adecuadamente el gesto crítico de estos trece artistas peruanos contemporáneos. El llevar de un lugar a otro es no solo la operación que cada una de las videoinstalaciones agencia para el visitante-participante, sino que es el sentido último de la curaduría y que busca trasladar un imaginario multiforme proveniente de un espacio cultural a otro, teniendo plena confianza en la significación de las video-instalaciones presentadas, y demarcando a través de ellas un campo específico del arte contemporáneo, que es actualmente potente y vital en el Perú.

 


*Texto elaborado a partir de extractos de la presentación para el catálogo de VIDEO-TRANSLACIONES: miradas x espacios, escrita por los curadores José-Carlos Mariátegui y Jorge Villacorta, junto a Elisa Arca como asistente curatorial. Muestra producida por ATA (Alta Tecnología Andina) con el apoyo del Centro Cultural Conde Duque Madrid y con el auspicio del Ministerio de Cultura y la Embajada del Perú en España.

**Imagen destacada: Rudolph Castro, Libre, 2013. Cortesía del artista