Skip to content

DOS NUEVOS ESPACIOS EN LA SELVA MEXICANA UNEN ARTE, ECOLOGÍA Y SABIDURÍA ANCESTRAL

En el corazón de la selva de Yucatán, en México, operan dos espacios de arquitectura singular que aproximan el arte a la naturaleza y las prácticas sustentables, la espiritualidad y las tradiciones culturales mayas. Se trata de IK Lab Tulum, inserto en AZULIK, un exclusivo resort eco-turístico -solo para adultos- ubicado en medio de la exuberante vegetación de Quintana Roo, y AZULIK Uh May, en Francisco Uh May. Ambos espacios han sido desarrollados y construidos por el emprendedor social argentino Roth (Eduardo Neira) con consciencia del medio ambiente, utilizando materiales locales y respetando y adoptando su arquitectura al entorno natural, sin derribar un solo árbol.

 

IK LAB Tulum, Yucatán, México, 2018. Cortesía: Fernando Artigas, arquitecto/fotógrafo

Concebido como centro holístico de investigación, transformación y creación interdisciplinarias, AZULIK Uh May conjuga conocimientos ancestrales, innovación tecnológica, sostenibilidad aplicada, espiritualidad y experiencias colectivas que resultan en nuevas formas de hacer y experimentar el arte. El complejo incluye varios espacios creativos: una galería de arte con una programación conectada a residencias artísticas; un laboratorio de moda y diseño; un estudio de grabación; una escuela para comunidades maya que ofrece talleres de artes y oficios; dependencias para el cuidado de la salud que integran la medicina occidental y las antiguas técnicas curativas mayas; y un restaurante de cocina experimental inspirada en la sabiduría culinaria maya.

Roth, pintor por algún tiempo, sin formación en arquitectura y desde hace diez años director de la fundación Enchanting Transformation, dedicada –entre otras cosas- al diseño de espacios que permitan la reintegración de comunidades indígenas y promuevan el desarrollo integral de su conocimiento ancestral, dice que el corazón del proyecto AZULIK Uh May es la escuela de artes y oficios, que reunirá a la población maya, artistas residentes, estudiantes internacionales y académicos. “A través de una experiencia compartida de creatividad, la escuela fomentará y desarrollará el sentido de pertenencia a una comunidad”, explica.

AZULIK Uh May abrió el pasado 30 de noviembre con una ceremonia que reunió a personalidades locales e internacionales de diversos campos, con el fin de conectarlas con la población maya de la zona y con el medio ambiente. En el evento, Antonio Abuelo Oxte de la comunidad maya, César Tangoa de la comunidad shipibo, y Camila Argel Cayun de la comunidad mapuche, discutieron sobre los desafíos de sus respectivas comunidades. A ellos se les unieron, entre otros, el artista brasileño Ernesto Neto, que habló de la profunda conexión entre hombre y naturaleza, y la arquitecta mexicana Frida Escobedo, quien expuso sus ideas sobre las posibilidades y avances de la arquitectura consciente.

La exhibición Conjunctions marcó la inauguración del IK LAB Uh May, un domo de liana y concreto de 16 metros con una cúpula coronada por la Flor de la Vida. Abierta hasta abril de este año, la exhibición incluye trabajos de Oskar Metsavaht, Paulo Nazareth y Ernesto Neto, artistas que “trabajan en la confluencia de los caminos humanos”, según la curadora y directora artística de IK LAB, Claudia Paetzold, quien ha buscado un enfoque curatorial en el que las obras se integren, y no compitan, con el espacio.

En paralelo, y hasta fines de febrero, se presenta en IK Lab Tulum la muestra, Configurations, que reúne el trabajo de Katinka Bock, Guillaume Leblon y Gabriel Rico. El espacio inauguró en abril de 2018 con la exposición Alignements, curada por Santiago Rumney-Guggenheim, biznieto de Peggy Guggenheim y co-fundador de IK Lab Tulum. La muestra exploró “el viaje humano por los reinos tanto físico como metafísico” a través de la obra de Tatiana Trouvé, Artur Lescher y Margo Trushina.

Compartir

También te puede interesar

Ernesto Neto, Gaiamothertree, 2018, Hauptbahnhof Zürich. Fondation Beyeler. Foto: Mark Niedermann
,

Ernesto Neto.gaiamothertree

Del 30 de junio al 29 de julio de 2018, la Fondation Beyeler presenta un monumental proyecto del artista brasileño Ernesto Neto (Río de Janeiro, 1964) en la estación principal de trenes de Zúrich...

Ernesto Neto, Tambor, 2010, ganchillo, piedras, piano, tambores afrobrasileños y caja (de percusión), 380 x 1.000 x 1.000 cm. Colección del artista. Vista de la instalación: Museu de Arte Moderna, Sao Paulo, 2010. Foto: Everton Ballardin © Ernesto Neto, Guggenheim Bilbao, 2014

Ernesto Neto:el Cuerpo Que me Lleva

El Museo Guggenheim Bilbao presenta Ernesto Neto: El cuerpo que me lleva, una retrospectiva dedicada a la obra de Ernesto Neto (Río de Janeiro, 1964), uno de los artistas más sobresalientes de Brasil. La...