Skip to content

ARTE PÚBLICO EN UNDÉCIMA EDICIÓN DE NUIT BLANCHE TORONTO

Nuit Blanche Toronto es un importante festival internacional de arte celebrado una vez al año en esa ciudad canadiense, con una gran concurrencia de público —convoca a más de 1 millón de espectadores— y que además cuenta con otra peculiaridad: exhibe sus obras sólo en el lapso de 12 horas, o mejor dicho, transcurre en una sola noche.

En esta edición, Nuit Blanche Toronto ha invitado 5 curadores para organizar 33 proyectos de intervención pública por toda la ciudad: Camille Hong Xin (Nueva York), Paco Barragán (Santiago de Chile/Ámsterdam), Louise Déry (Montreal) y Janine Marchessault junto a Michael Prokopow (ambos provenientes de Toronto).

De entre los proyectos curatoriales que conforman la presente edición del festival, destaca la participación de Paco Barragán, actual curador del Centro Cultural Matucana 100 (Santiago de Chile), quien ha incorporado en su propuesta —denominada Militant Nostalgia— al artista chileno Arturo Duclos, al español Santiago Sierra y a la artista de origen colombiano María José Arjona. Además, Militant Nostalgia cuenta con la importante participación de los artistas José Lerma (Puerto Rico), Tim White-Sobieski (EEUU.), Erwin Olaf (Países Bajos), Nicola Verlato (EEUU.), Rebecca Belmore (Canadá), Trevor Mahovsky (Canadá), Rhonda Weppler (Canadá) y Enrique Marty (España).

Militant Nostalgia (Nostalgia militante) puede definirse como un proyecto curatorial que aborda la “medi(t)ación de la historia y el devenir del tiempo”. La nostalgia funcionaría entonces como una pasarela entre lo colectivo —la Historia— y lo individual —la memoria—. Según Barragán, el siglo XXI ha traído una profunda crisis, desengaño y decepción, y —como apuntara Lyotard— el descrédito de las grandes teorías e ideologías (meta-narrativas) que facilitaban una explicación comprehensiva y totalizadora de nuestro mundo. Y en este sentido, Militant Nostalgia dirige su mirada hacia historias y memorias en busca de proyectos irrealizados, sueños fallidos y, sobre todo, historias alternativas. «Todo este auge de publicaciones, filmes y proyectos basados en torno a la historia y la memoria sólo certifican que ese futuro progresista y emancipador tan anhelado no es lo que nos prometimos. La utopía se ha convertido en poco más que el nuevo kitsch; y la nostalgia, también kitsch, es recuperada por el proyecto de Barragán para permitir lecturas críticas del pasado y ofrecer aquellas perspectivas militantes», señala el curador.

María José Arjona. Lies. Performance duracional interactivo. Foto cortesía de la artista.

En el marco de su propuesta curatorial, Arturo Duclos desarrolla su obra Fallen Flags (Banderas caídas), una intervención que consiste en la instalación de una superficie de banderas impresas dispuestas sobre el pavimento de una céntrica calle de Toronto. Las banderas corresponden a 10 de los más importantes movimientos revolucionarios de Latinoamérica, a saber, el Movimiento 26 de Julio, FSLN, Tupamaros, FARC-EP, M-19, MIR, Sendero Luminoso, MRTA, FPMR y EZLN. Este proyecto de Duclos cuenta con el financiamiento de la ciudad de Toronto, y forma parte de un nuevo cuerpo de obra que está desarrollando el artista, llamado El Fantasma de la Utopía. Dicha serie será exhibida el próximo año en el Museo de Artes Visuales (MAVI, Santiago de Chile), así como en otras ciudades de Chile y Latinoamérica.

Particularmente en Fallen Flags, Duclos investiga sobre el sentido político de la utopía en el continente americano, contrastando los ideales libertarios que provienen de los diferentes grupos revolucionarios que trataron de imponer sus convicciones a través de la lucha armada y el terrorismo, inspirados en los grandes discursos revolucionarios del siglo XX. Para el proyecto, Duclos recurre a la simbología y la iconología de las banderas de esos movimientos que, tradicionalmente, en Latinoamérica asociamos con el espíritu de liberación mesiánico y la utopía. Con esto el artista codifica el carácter fluctuante del texto semiótico y de la propia idea política de estos movimientos revolucionarios, en tanto que metáfora de alteración, ruptura y abandono como síndromes propios de la utopía.

Arturo Duclos. Fallen Flags. Parte del Festival Internacional de Arte Nuit Blanche Toronto, Canadá, 2016. Imagen cortesía del artista.

Además de la propuesta curatorial de Barragán, la presente versión del festival Nuit Blanche Toronto presenta el proyecto de Camille Hong Xin, titulado And the Transformation Reveals, y que cuenta con la participación de destacados artistas, tales como Bill Viola, John Akomfrah, Angelo Musco, Kevin Cooley, Daniel Canogar, KURT, David Rokeby, Luzinterruptus, Lisa Park y Vladimir Antaki.

El tema central de And the Transformation Reveals está inspirado en el misterio de la transformación de la poesía de Rainer María Rilke. En concreto, el poema Elegías de Duino en el que Rilke se imagina una transformación para el hombre y la tierra basada en el concepto de reciprocidad. Las obras seleccionadas por la curadora china —afincada en Nueva York— no sólo apuntan a un proceso donde la esencia y/o a la apariencia se ven reconfiguradas, sino que también nos ofrecen una experiencia tanto física como emocional.

Por otra parte, Facing the Sky, curada por  Louise Déry, alude a un mundo donde el cielo está siendo comercializado a trozos, para responder a las necesidades de la industria de las comunicaciones, y en el que poderes formidables esconden información o espían las señales transmitidas. En dicho contexto el artista mira hacia el cielo con el fin de revelar y dar forma a lo invisible en sus múltiples manifestaciones. Así, las obras incorporadas en esta propuesta recuerdan la relación altamente ambivalente con la noche, un mundo tanto de estrellas resplandecientes como agujeros negros, sueños y miedo; tanto de supervivencia como de apocalipsis y levedad. Los artistas que conforman la línea curatorial propuesta por Déry son Joan Fontcuberta, Julie C. Fortier, Myriam Yates, Miguel Angel Ríos, Pascal Grandmaison, Marie-Claire Blais, Shary Boyle, Paul-André Fortier, Samuel Bianchini, Zacharias Kunuk y Jean‑Pierre Aubé.

Finalmente, el equipo conformado por los curadores Janine Marchessault y Michael Prokopow presenta Oblivion, propuesta que trata de la destrucción y del olvido, en concreto, de sumergirse en la más absoluta oscuridad y en la ausencia final, así como de las posibilidades de adaptación e inédita renovación. Las tres obras seleccionadas animan, de hecho, a la reflexión acerca de la inmensidad, vulnerabilidad e inimaginable realidad del universo. Dichas obras han sido realizadas por Philip Beesley, Floria Sigismondi y Director X.

NUIT BLANCHE TORONTO

Ciudad de Toronto, Canadá

Entre el 1 y 2 de octubre de 2016

Compartir

También te puede interesar