Skip to content

DORIS SALCEDO GANA EL PREMIO NASHER PARA ESCULTORES EN SU PRIMERA EDICIÓN

El Nasher Sculpture Center, en Dallas, anunció que la artista colombiana Doris Salcedo es la primera en recibir el Premio Nasher, un reconocimiento internacional anual otorgado a un artista vivo que haya tenido un impacto extraordinario en el campo de la escultura. Salcedo fue seleccionada por un jurado internacional y recibirá 100.000 dólares, además de una estatuilla conmemorativa diseñada por el arquitecto Renzo Piano, en una cena de gala en el Nasher Sculpture Center el 2 de abril de 2016.

«El premio es muy significativo para mí porque creo que mi tarea como artista es hacer conexiones: conectar mundos que normalmente están desconectados, como el arte y la política, como la experiencia de la muerte de las víctimas de la violencia política con la experiencia y los recuerdos de los espectadores que se acercan o contemplan el trabajo, y creo que el premio va a ampliar esta audiencia», dijo Doris Salcedo. «El premio ayuda a reconocer que en medio de la violencia, en medio del conflicto político, hay espacio para la reflexión y para producir arte que sea significativo para todos nosotros».

«Hemos creado el Premio Nasher con el fin de reconocer a un artista cuyo trabajo ha enriquecido nuestra visión de lo que la escultura puede ser», dijo el director del Nasher Sculpture Center, Jeremy Strick. «En el transcurso de los últimos 30 años, a través del uso de materiales cotidianos significativos, a menudo en espacios públicos inesperados y socialmente cargados en su país natal, Colombia, y otros países del mundo, Doris Salcedo ha creado un cuerpo de trabajo que es a la vez estéticamente sorprendente y políticamente resonante. Con esta obra sutil y profundamente evocadora, Salcedo valientemente nos ha desafiado a considerar más a fondo las profundas conexiones entre lugar, la historia y los objetos que llevan el peso de la memoria colectiva, lo que sugiere vías de pensamiento que entrelazan la creación de objetos y la acción social potente. Nuestra misión en el Nasher es apoyar la creación de una escultura novedosa y ampliar nuestra comprensión de lo que es la escultura, y Doris Salcedo continúa poderosamente llevando el arte en direcciones cada vez más provocativas y perspicaces».

Salcedo fue seleccionada por un jurado internacional compuesto por directores de museos, curadores, artistas e historiadores del arte con experiencia en el campo de la escultura. Los miembros del jurado del Premio Nasher 2016 fueron Phyllida Barlow, artista; Lynne Cooke, Curadora Principal de Proyectos Especiales de Arte Moderno de la National Gallery of Art; Okwui Enwezor, director de Haus der Kunst; Yuko Hasegawa, Curadora Jefe del Museo de Arte Contemporáneo de Tokio (MOT); Steven Nash, director fundador del Nasher Sculpture Center y Director Emérito del Museo de Arte de Palm Springs; Alexander Potts, historiador de arte; y Nicholas Serota, director de la Tate de Londres.

«Es una gran responsabilidad seleccionar el primer ganador de un nuevo premio, ya que marca la pauta de lo que el premio puede y está dispuesto a lograr», dijo el director de la Tate, Nicholas Serota Sir. «Queríamos elegir a alguien cuyo trabajo no sólo fuese innovador, desafiante y significativo, sino también alguien cuyo trabajo continúa asumiendo riesgos y abordando las cambiantes condiciones contemporáneas. Desde sus inicios, Doris Salcedo ha creado una obra memorable que se ocupa de los conflictos y, más importante aún, su trabajo sigue evolucionando y cambiando, tanto conceptual como estéticamente, ya que aborda los temas sociales y políticos más relevantes para nosotros hoy».

También te puede interesar

Carolina Caycedo:el Hambre Como Maestra

Commonwealth and Council, en Los Ángeles, presenta "El Hambre Como Maestra/Hunger as Teacher", muestra de la artista Carolina Caycedo (1978) que da continuidad al proyecto "Be Dammed", en el que colabora con poblaciones ribereñas...

LIDO PIMIENTA: THE FABRIC. THE ANGER. THE RIVER

Lido Pimienta’s work explores the politics of gender, race, motherhood, identity, and the construction of the Canadian socio-political landscape in the Latin American and vernacular diaspora, always inseparable from her own experience.