La Sala de Arte CCU, en Santiago de Chile, presenta hasta el 28 de septiembre Polos e Interferencias, muestra colectiva que reúne obras creadas por seis jóvenes artistas egresados de la carrera de Artes Visuales de la Universidad UNIACC. Cada pieza oscila dentro de un universo de formas y narrativas que se proyectan desde lo local a lo global y viceversa, abordando temáticas como experiencias culturales, memorias subjetivas, paisajes domesticados, arquitecturas vernáculas y sistemas de desgastes.

Las obras presentes en Polos e Interferencias polarizan problemáticas históricas como la representación, la materialidad y el lenguaje, tomando una postura mediante reflexiones que ponen énfasis en el oficio y la manufactura, la narrativa, la subjetividad, la tecnología y la distribución. La muestra es un juego de hitos, simultaneidades, cruces y transferencias, atracciones y repulsiones, en donde se ejerce una vibración y magnetismo constante. Se trata de una metáfora para reflexionar y poner atención en las fuerzas que sufren y provocan los cuerpos en su movimiento constante.

Vista de la muestra "Polos e interferencias" en Sala de Arte CCU, Santiago de Chile. Foto: cortesía de la galería.

En su obra Topografía senil¸ Javier Mansilla analiza y problematiza las formas que se otorgan al desarrollo pictórico en el retrato de personas y paisajes de la naturaleza en Chile, utilizando el retrato en sus contextos populares como método de diálogo, relación y aproximación hacia otras comunidades migrantes en Santiago. En su trabajo posterior, el paisaje se transforma en el escenario y origen de la vida. El trabajo fotográfico de Mansilla para esta muestra pone en cuestión los términos “paisaje” y “naturaleza”. Una gran imagen que hace eco de las gigantografías publicitarias de inmobiliarias es intervenida y re-trabajada por el artista, convirtiéndose en una voluminosa fotografía que anticipa el devenir de la naturaleza en “paisaje” para fines de lucro.

Nicolás Orellana, interesado en construcciones fragmentarias y arquitecturas vernáculas, en Ensayos para un regreso AM a mi casa, block 785 deconstruye elementos urbanos como señaléticas utilizando el grafiti y otros materiales. En un intento por re-articular la estética de los paraderos de buses y kioscos rayados en las calles de diferentes barrios periféricos de Santiago, Orellana incorpora manchas, líneas y colores rescatados de una estética urbana. Las planchas de metal cortadas, repintadas y re-grafiteadas con spray se convierten en objetos híbridos cargados de historia.

Desde una postura subjetiva y haciendo uso del cobre como material expresivo, Javiera Fréraut presenta Infrasonidos del cobre, donde realiza diversas obras tomando el desgaste como núcleo metafórico. Es así como la oxidación de superficies se presenta como símbolo del deterioro de la conexión con los sentidos y, más específicamente, con la pérdida auditiva de la artista. En sus intervenciones artificiales, Fréraut se centra en las superficies de metal, las que abordan la pérdida de la conexión con imágenes de su propia biografía personal relacionadas con la historia del antiguo campamento minero de Chuquicamata en la Región de Antofagasta (norte de Chile).

Vista de la muestra "Polos e interferencias" en Sala de Arte CCU, Santiago de Chile. Foto: cortesía de la galería.
Vista de la muestra "Polos e interferencias" en Sala de Arte CCU, Santiago de Chile. Foto: cortesía de la galería.

El trabajo de Sebastián Valenzuela pone atención en las políticas, protocolos y lenguajes que norman las formas en que culturalmente se presenta la información y se ancla en experiencias naturales. Su proyecto Modos de ver Exhibir se inicia como un ejercicio curatorial dentro de otro mediante la selección de una serie de obras de la Colección CCU. Con ellas, explora relaciones y tipologías de obras, problematizando la flexibilidad semántica que poseen los objetos culturales al mismo tiempo que nos señala el poder que tiene el contexto y los criterios museográficos sobre su sentido y significación

En Memoria Fragmentada Katherine Orozco recurre a objetos y técnicas que han sido cargadas simbólicamente por el paso del tiempo, sus contextos y sus usos, sintiendo que éstos portan inscripciones y registros que operan como imágenes entrelazadas a las de nuestros recuerdos sociales y afectivos. En su obra se aprecian operaciones artesanales como tejer, coser y enmendar, en un intento forzoso por mantener unidas las piezas de una madera que ha sido erosionada y seccionada. Se trata de un precario y sistemático esfuerzo por mantener atados pedazos y materiales que no logran unirse. Un cuerpo ensamblado, un cuerpo construido por partes.

Nicolás Fuentes se basa en el error como potencialidad, explorando desde ahí aspectos materiales y los efectos psicológicos de nuestra vinculación con el mundo tecnológico. Su trabajo Meditación Buda es una escultura expansiva, una serie de dispositivos ensamblados, diseminados y vinculados a internet. Es un circuito cerrado que nace de la galería, viaja por las redes globales en forma de ondas y códigos, para luego volver al punto inicial. En medio de este sistema retroalimentado, se sitúa la figura de un icono religioso –una tecnología espiritual–, que como un mantra proyecta y recibe su propia imagen de manera permanente.

Vista de la muestra "Polos e interferencias" en Sala de Arte CCU, Santiago de Chile. Foto: cortesía de la galería.

POLOS E INTERFERENCIAS

Sala de Arte CCU. Vitacura 2680, Las Condes. Santiago de Chile

Del 14 de agosto al 28 de septiembre de 2018