Por Ángela Bonadies

La exposición Didactic Panels, America Tropical Interpretative Center, LA, en GBG Arts (Caracas), presenta parte del trabajo que realicé en la ciudad de Los Ángeles para la exposición A Universal History of Infamy, que se presentó en el LACMA, bajo la curaduría de José Luis Blondet, Rita González y Pilar Tompkins. El trabajo se centró en dos murales pintados en Los Ángeles en 1932 por el artista mexicano David Alfaro Siqueiros, los cuales fueron “pintados de blanco”: desaparecieron poco tiempo después de su culminación, por diferentes razones.

Uno de ellos es América Tropical, el cual fue restaurado y reinaugurado el año 2012. Ahora se puede visitar subiendo a una plataforma desde el America Tropical Interpretative Center, es decir, desde un centro que lo custodia e interpreta. Antes de acceder a la plataforma para mirar el “original restaurado”, pasamos por “el Centro”, en el cual vemos reproducciones del original y una serie de paneles e imágenes que quieren hacernos comprender quién era el artista, cuál era su postura política, cuál fue su importancia y cómo leer el mural en cuestión. Llegamos con gran cantidad de información a verlo, lejano y sin duda tamizado por el blanco que tanto tiempo lo cubrió. Nos separan de su observación dos techos de edificios con sus respectivos aparatos de ventilación y chimeneas. Vemos el mural América Tropical como una sombra de sí mismo, pintado, borrado, blanqueado, vuelto a pintar, desvelado, pálido, analizado, redescubierto y cubierto, sobre Olvera Street, cargado de tantos pensamientos propios y ajenos que en sí mismo es una historia completa que puede ser contada y recontada.

Ángela Bonadies, de la serie "Didactic Panels, America Tropical Interpretative Center, LA", 2018, serigrafía. Cortesía de la artista
Ángela Bonadies, de la serie "Didactic Panels, America Tropical Interpretative Center, LA", 2018, serigrafía. Cortesía de la artista
Ángela Bonadies, de la serie "Didactic Panels, America Tropical Interpretative Center, LA", 2018, serigrafía. Cortesía de la artista

Eso fue lo que intenté hacer a través de esta serie: un trabajo de reescritura y observación a partir de “lo que se dice” del mural en el “Centro de Interpretación”. Leí los paneles didácticos y tomé fotos. Los revisé y leí una y otra vez. Los imprimí y volví a leer. Me parecieron, de alguna manera, discursos cargados de certidumbres tan lejanos al mural como nuestra mirada, que buscaba atisbar alguna sombra precisa del original, desglosado y esquematizado en diferentes paneles y diagramas: aquí un luchador peruano, aquí uno mexicano, el águila americana que se alza sobre un indio crucificado, aquí el árbol originario y más allá la imposibilidad de tener una lectura privada, personal, sombría, como el mural que estábamos viendo, desapareciendo una y otra vez delante de nuestros ojos. “Los ojos son dados para ver”, dijo Ingeborg Bachmann, hablando de otro lugar, pero valga la cita por lo clara.

Así, los ojos se volvieron sobre la lectura de los paneles y trataron de hacer nuevas frases a partir de la misma estrategia: borrar, cambiar, velar, tachar. Las fotografías se volvieron textos rehechos y los textos pasaron a ser serigrafías. Las manchas, las tachaduras y los borrados se hicieron evidentes y trataron de construir poemas y verdades absurdas, como absurdas son las lecturas dirigidas y monocromáticas. A partir de un mismo panel o fragmento surgieron diferentes textos, apareció “un fantasma de Stalin” en el mismo lugar que un “anfitrión de sí mismo”. Fantasmas que viven ocultos entre las palabras, formando nuevos sentidos, como la reconstrucción de la historia por los arqueólogos.

Vista de la exposición "Didactic Panels, America Tropical Interpretative Center, LA", de Ángela Bonadies, en GBG Arts, Caracas, 2018. Foto cortesía de la galería
Vista de la exposición "Didactic Panels, America Tropical Interpretative Center, LA", de Ángela Bonadies, en GBG Arts, Caracas, 2018. Foto cortesía de la galería

Partiendo de seis paneles didácticos del centro, armé más de treinta textos diferentes impresos en papeles de 100 x 70 cm, colocados en filas. Más lejana, una pequeñísima fotografía del mural como lo vemos ahora, a través de techos e instalaciones, se coloca cerca de las tomas de luz y otros dispositivos de la sala de exposiciones.

As América Tropical is revealed again, what does it say to you?

As América is again, what does it say to you?

América

Una y otra vez vemos y dejamos de ver nuestra velada América.

 


Imagen destacada: Vista de la exposición Didactic Panels, America Tropical Interpretative Center, LA, de Ángela Bonadies, en GBG Arts, Caracas, 2018. Foto cortesía de la galería