Por más de 20 años, Teresa Margolles, una de las artistas preeminentes de México, ha desarrollado una práctica socialmente comprometida en respuesta a la violencia que asola su país, y a las vidas de víctimas sin voz. En Mundos, su primera gran exposición en un museo norteamericano, Margolles presenta obras que se centran especialmente en segmentos marginales de la población.

La exposición en el Musée d’art contemporain de Montréal, en Quebec (Canadá), reúne unas 15 obras creadas principalmente en la última década -instalaciones escultóricas, fotográficas y sonoras, proyecciones de video- en cuyo centro se halla La Promesa, una imponente escultura en forma muro de 16 metros de largo sobre la cual se realizan acciones performativas. Esta pieza site-specific, que se encuentra en la colección del Museo Universitario Arte Contemporáneo (MUAC) de la Ciudad de México, se produce a partir de los restos enterrados de una casa en la ciudad fronteriza de Ciudad Juárez. Símbolo potente de una transmutación permanente y una alusión a los debates actuales sobre migración y fronteras, este muro será raspado gradualmente por voluntarios que, uno a la vez y durante una hora al día durante la exposición, diseminarán los restos por todo el piso de la galería.

Vista de la exposición Teresa Margolles. Mundos Musée d’art contemporain de Montréal, 2017. Foto: Richard-Max Tremblay
Vista de la exposición Teresa Margolles. Mundos Musée d’art contemporain de Montréal, 2017. Foto: Richard-Max Tremblay

Ciudad Juárez es el escenario de otras obras de la muestra, entre ellas Pesquisas, una instalación en pared de 30 grandes carteles refotografiados de mujeres desaparecidas, y Sonidos de la muerte, una obra de audio que utiliza grabaciones en lugares donde se han encontrado cuerpos de mujeres asesinadas. Estas dos obras hablan directamente de la violencia contra las mujeres, la inacción o indiferencia de la policía, y otras historias similares en el mundo de mujeres desaparecidas y asesinadas. Otra obra, En el Aire, es una inquietante mezcla de elegancia y horror: las burbujas de jabón producidas con una mezcla de agua obtenida de morgues después de la limpieza de los cadáveres crean un suave rocío que cae del techo. “Cada burbuja estallando al contacto es un cuerpo, recordándonos que somos testigos”, dice Margolles.

También se exhibe 36 Cuerpos, una cadena cargada de significado que recorre la longitud de la galería; Mundos, un letrero de neón de un antiguo bar, y que da nombre a la exposición; tres trabajos de video; y una reciente serie fotográfica, Pistas de Baile, en la que se muestra a trabajadorxs sexuales transexuales que ocupan los vestigios de lo que antes eran las pistas de baile de discotecas y clubes nocturnos demolidos “como si reafirmaran su resistencia en medio de la violencia y la destrucción”, según la artista.

Vista de la exposición Teresa Margolles. Mundos Musée d’art contemporain de Montréal, 2017. Foto: Richard-Max Tremblay

TERESA MARGOLLES: MUNDOS

Musée d’art contemporain de Montréal, Quebec, Canadá

Hasta el 14 de mayo de 2017