Skip to content

EL UNIVERSO SE ENCOGIÓ EN MADEJAS FANTASMALES

Por Fabiola Iza | Curadora

El universo se encogió en madejas fantasmales reúne obra de diez artistas que, recurriendo a distintas técnicas y medios,indagan en la potencialidad de prácticas relacionadas con tejer, bordar, coser o hilar para actuar como herramientas de enunciación política e histórica. Dada su asociación común con expresiones femeninas, dichas prácticas han sido etiquetadas como formas primitivas, prelingüísticas o incluso infantiles de relacionarse con la realidad, y se les niega por consecuente la posibilidad de participar en la configuración general del mundo. Esta muestra, por el contrario, se concibe desde una postura feminista que replantea el trabajo manual como una práctica de atención y afecto, a la vez que pretende resignificar conceptos como lo doméstico, las artes menores o la artesanía, abordadas de forma peyorativa desde la historia del arte, evidenciando así su génesis colonial y patriarcal.

La inspiración y eje conceptual de la exposición se encuentra en un vasto número de artefactos culturales, creados principalmente durante las últimas décadas del siglo XX, en los cuales artistas, activistas y ciudadanas recurrieron a hilos y agujas para evidenciar el colapso de los sistemas políticos, económicos y sociales que dominaban el mundo. Las arpilleras chilenas y las estrategias creativas promulgadas por las Madres de la Plaza de Mayo en Argentina (entre ellas la llamada “acción de los pañuelos”) destacan entre estas respuestas realizadas por mujeres ante la violencia provocada por los regímenes militares. Asimismo, éstas atestiguan que las prácticas domésticas pueden convertirse en sitios de reclamos políticos, al igual que ejemplos poderosos para desconocer los valores tradicionales del arte, entre ellos, la maestría técnica y la idea del genio.

En manos de las artistas involucradas, la potencialidad de estas prácticas para convertirse en vehículos de una política emancipatoria es explorada mientras se transforman en aliadas para imaginar, trazar, proyectar y demandar un mundo distinto. Llevando a las espectadoras por distintas coordenadas, El universo se encogió en madejas fantasmales trata temas relacionados con el trabajo, la vivienda, los derechos de las mujeres y la violencia política desde la lente de aquellas quienes han sido consideradas, desde una perspectiva hegemónica, sujetos subalternos. Por ende, esta muestra se propone como un punto de partida desde el cual comienza a desenmarañarse un archivo donde convergen la política y la poética, un compendio selectivo y fragmentado del colapso de la condición neoliberal.

Al centro: Eunice Adorno, Falda dinamita, 2019, tela con impresos, bordado y appliqué, 250 x 200 x 200 cm. Colección privada. Cortesía de la artista y Proyecto Caiman
Marge Monko, de la serie «Fall of the Manufacture», 2009, impresión en papel algodón montada sobre Dibond, 85 x 85 cm c/u. Cortesía de la artista y Proyecto Caiman
Verónica Gerber Bicecci, Centón pétreo, 2021, piedras volcánicas con texto escrito a mano sobre repisas de madera, 105 x 90 cm. Cortesía de la artista y Proyecto Caiman
De izq a der: Chantal Peñalosa, Sin título, 2021, bloques de concreto y pelo sintético trenzado, 105 x 75 cm; Ana Hernández, Nisaguié Yaachi (Lluvia dorada), 2019, papel metálico tejido suspendido, dimensiones variables; Rafaela Tellaeche, Handjob, 2021, bordado sobre papel, 56 x 76 cm. Cortesía de las artistas y Proyecto Caiman
Ana Hernández, Nisaguié Yaachi (Lluvia dorada) [detalle], 2019, papel metálico tejido suspendido, dimensiones variables. Cortesía de la artista y Proyecto Caiman
Rafaela Tellaeche, Handjob [detalle], 2021, bordado sobre papel, 56 x 76 cm. Cortesía de la artista y Proyecto Caiman

Virginia Colwell, A Net, A Bind, A Game, 2016, video digital NTSC, 43’. Cortesía de la artista y Proyecto Caiman
Archivo de referencias de la investigación para la exposición. Selección de imágenes relacionadas con las acciones activistas de las Madres de la Plaza de Mayo, ejemplos de arpilleras chilenas realizadas clandestinamente durante la dictadura de Augusto Pinochet, khipus y otras expresiones que reivindican el trabajo manual y su validez como vehículo de acción política y repositorio histórico.

EL UNIVERSO SE ENCOGIÓ EN MADEJAS FANTASMALES

Eunice Adorno, Sandra Calvo, Virginia Colwell, Verónica Gerber Bicecci, Ana Hernández, Teresa Margolles, Marge Monko, Nuria Montiel, Chantal Peñalosa, Rafaela Tellaeche.

Proyecto Caiman, Calle Pablo Villaseñor 111, Col. Ladrón de Guevara, Guadalajara, Jalisco, México

Del 5 de mayo al 17 de junio de 2022

También te puede interesar

Ladera Oeste:un Nuevo Espacio en Guadalajara

El pasado 10 de julio abrió Ladera Oeste, un espacio de exhibición independiente y sin fines de lucro dedicado al arte contemporáneo con sede en Guadalajara, México, fundado por la curadora Geovana Ibarra y...

MODERNISTAS MEXICANOS AL MARGEN DE LA NARRATIVA HISTÓRICA

Curada y organizada por Patrick Charpenel, esta muestra en la galería Páramo (Guadalajara, México) pone en justo valor a nueve extraordinarios artistas mexicanos, modernos y contemporáneos, que produjeron obras desde el año 1906 hasta...