La permanente intervención del gobierno de Estados Unidos a partir de operaciones encubiertas en México se mantiene hasta el día de hoy como un gran secreto a voces, ya que oficialmente es un tema que se evita en ambos lados de la frontera, aún cuando en los hechos ha marcado diversos procesos económicos, políticos y culturales de la historia reciente de ambas naciones.

Uno de los pocos documentos que registran las operaciones secretas del aparato de espionaje estadounidense en nuestro país es el libro La CIA en México (Océano, 1984), del reconocido periodista mexicano Manuel Buendía (1926-1984), quien meses después de haberlo publicado fue asesinado de cinco tiros por la espalda, en un estacionamiento de la Zona Rosa en la Ciudad de México.

Tomando como punto de partida este hecho, el artista Yoshua Okón (Ciudad de México, 1970), presenta la exposición individual Miasma, bajo la curaduría de Edgar Alejandro Hernández, en Parque Galería. El  proyecto forma parte de una investigación más amplia que tanto el artista como el curador realizaron en el  acervo documental de la Benson Latin American Collection, de la Biblioteca de la Universidad de Texas, la cual busca comprobar las operaciones secretas del gobierno estadounidense en México y que dio origen a una primera versión de la muestra, exhibida en octubre pasado en el espacio testsite, de Austin, Texas.

Vista de la exposición Miasma, de Yoshua Okón, en Parque Galería, Ciudad de México, 2017. Cortesía de la galería

La exposición incluye una series de dibujos y una campaña de carteles en espacios públicos inspirados en la portada del libro de Buendía, además de una video instalación y una serie de esculturas que parten del monumento en Houston, Texas, de uno de los políticos más influyentes de la segunda mitad del siglo XX: George H. W. Bush, a quien Buendía dedicó dos capítulos de su libro, pues no sólo fue presidente de Estados Unidos, sino también fue director de la CIA y jugó un papel muy importante en las operaciones secretas en México. Como empresario petrolero, la figura de Bush apunta, de igual manera, hacia la agenda detrás de su injerencia en la política nacional: la implantación del neoliberalismo y las políticas de privatización.

Casi tres décadas después, el discurso ultranacionalista de su homólogo reacciona ante las insustentables políticas neoliberales que marcaron las últimas décadas y les corta el oxígeno a prácticamente todos los mercados en el mundo, provocando, como al expresidente George H. W. Bush, una insuficiencia respiratoria a un, ya de por si, inestable sistema financiero.

El trabajo en video y, sobre todo su versión escultórica, remarca ese derrumbe de la imagen original, como si la escultura en bronce se colapsara igual que lo hacen hoy todas las políticas neoliberales.

En la propuesta de Okón, George H. W. Bush encarna la metáfora del neoliberalismo, concebido éste como un agresivo modelo económico sin regulación que beneficia a las grandes empresas multinacionales por encima del interés público, afectando los esquema de bienestar y democracia alrededor del mundo, el cual se desploma por su propia insustentabilidad, aún cuando su imagen idealizada pareciera mantenerse intacta.

Es por ello que el artista elaboró una serie de fotoesculturas que recalcan la fragmentación y derrumbe de la estructura original, pero que mantienen su imagen en la superficialidad. En estas obras, las fisuras entre la imagen y la densidad de sus formas son las que finalmente adquieren relevancia. El artista enfatiza la ilusión fotográfica que se confronta con su realidad material para proponer una metáfora de la sociedad de consumo, donde el supuesto estado de bienestar y libertad individual son un fachada de los esquemas de explotación que demanda las políticas del capitalismo neoliberal. Las obras refieren un sistema en el que la imagen que proyecta no se corresponde con la estructura que la sostiene, interés que ha caracterizado el trabajo de Okón, a partir de este juego permanente entre realidad y ficción.

Vista de la exposición Miasma, de Yoshua Okón, en Parque Galería, Ciudad de México, 2017. Cortesía de la galería
Vista de la exposición Miasma, de Yoshua Okón, en Parque Galería, Ciudad de México, 2017. Cortesía de la galería

Según la Real Academia Española, miasma es un «efluvio dañino que desprenden cuerpos enfermos, corrupción, materias en descomposición o aguas estancadas»; en este caso, el concepto se vuelve una metáfora del invisible y oscuro trasfondo de una sociedad de consumo, en la que las apariencias siempre engañan.

Como ocurre muchas veces con el arte, la exposición Miasma, de Yoshua Okón, enuncia de forma prospectiva esa caída del capitalismo global, a través de un cuerpo de obra que nace del interés que tiene el artista por cuestionar los esquemas de intervención estadounidense en México y en todo el mundo.

Vista de la exposición Miasma, de Yoshua Okón, en Parque Galería, Ciudad de México, 2017. Cortesía de la galería

YOSHUA OKÓN: MIASMA

Parque Galería, Ciudad de México

Hasta el 28 de febrero de 2017