Subverting the Feminine: Latin American (Re)marks on the Female Body fue una exhibición curada por Isabela Villanueva para Y Gallery, en Nueva York, que presentó el trabajo de seis artistas latinoamericanas que cuestionan la fenomenología del cuerpo femenino, reflexionan sobre nociones de feminidad y exploran los roles que le han sido impuestos a la mujer en la sociedad.

Las artistas incluidas en la exposición se informan sobre los problemas sociales, políticos y sexuales relacionados con las identidades de las mujeres. Se hace hincapié en lo corporal, en el uso del cuerpo como soporte y medio de expresión para cuestionar la sociedad chauvinista y patriarcal que nos rodea.

La selección incluyó registros de acciones, performances o intervenciones históricas, así como obras más recientes. Se mostraron artistas aclamadas en el medio, así como algunas no tan reconocidas aún.

“Fue relevante mostrar esta selección de obras en Nueva York en vísperas de la elección presidencial estadounidense, y demostrar cómo artistas latinoamericanas combaten desde hace décadas el sexismo y los preconceptos machistas y retrógrados que lamentablemente imperan en nuestra sociedad, y que tristemente comparte el actual Presidente de Estados Unidos”, comenta la curadora sobre esta exposición, que se presentó entre el 10 de noviembre del 2016 y el 11 de enero del 2017.

Al entrar a la muestra el público se encontraba con Himenoplastia de Regina José Galindo, obra que interroga las normas y prácticas sociales, particularmente en lo que respecta a las mujeres y su objetivación sexual. El video registra la reconstrución quirúrgica del himen a la que se sometió la artista, luego de investigar y descubrir que muchas mujeres en Guatemala y otros países conservadores se someten a dicha operación electiva para poder presentarse ‘intactas’ en su noche de bodas. La obra no sólo lleva a los espectadores al umbral de la tolerancia visual, sino que también cuestiona la importancia de la virginidad y el concepto sexista del ‘honor’ y ‘pureza’ de las mujeres.

Tras el video de Galindo -que hace recordar a El Origen del mundo de Gustave Courbet-, el público se encontraba con un conjunto de polaroids, así como un video, que registran la acción Integraciones en Agua realizado por el dúo de artistas venezolanas Yeni y Nan en 1981, y que simboliza el origen de la vida. Jennifer Hackshaw y María Luisa González fueron pioneras del arte corporal y ecológico. Trabajaron juntas desde 1978 hasta 1987, produciendo una obra delicada y poética que reflexiona sobre los ciclos de la vida, y que se concentra en acciones donde el cuerpo y la naturaleza dialogaban, se complementaban y compenetraban. En Integraciones en el Agua las artistas sumergieron sus cuerpos dentro de pequeños contenedores de plástico llenos con agua; por medio de gestos y movimientos, evocan la fluidez de las aguas, la supervivencia y la transformación del espacio. Yeni & Nan recuerdan a fetos ‘nadando’ dentro de bolsos amnióticos hasta que al final de la acción emergen a la luz o libertad.

A este trabajo le seguían unas fotografías en blanco y negro que documentan un performance realizado por la artista colombiana María Evelia Marmolejo en 1982: 11 de Marzo (obra titulada igual a la fecha en que aconteció), que tuvo lugar en la Galería San Diego de Bogotá y donde Marmolejo se presentó frente al público desnuda -salvo por unas toallas sanitarias que había adherido a su cuerpo- y se dedicó a pintar las paredes y unos papeles que había alineado en el suelo con la sangre vaginal de su menstruación. La artista coordinó la fecha del evento para que coincidiera con el primer día de su ciclo y garantizar tener el mayor flujo menstrual posible. Con este trabajo, Marmolejo intentaba contrarrestar las nociones repugnantes y vergonzosas y los tabús asociados con la menstruación. La artista buscaba liberarse de todas las preconcepciones y limitaciones que las religiones y culturas conservadoras han arrojado sobre el cuerpo femenino, dedicándose así a retomar el poder del suyo.

En un tono más jocoso se presentaba una obra del primer colectivo de arte feminista en México, Polvo de Gallina Negra, compuesto por Maris Bustamante y Mónica Mayer. Las acciones de Polvo de Gallina Negra se enfocaban en analizar la imagen de la mujer en el arte y los medios de comunicación y buscaban criticar a la sociedad hundida en el machismo patriarcal pero con una dosis de humor. Para su proyecto ¡MADRES! (1987) las artistas realizaron una intervención social a largo plazo sobre la maternidad. Su primera acción fue quedar embarazadas, y de hecho Mayer y Bustamante dieron a luz a unas niñas con tres meses de diferencia. La obra presentada en la exhibición de Y Gallery es Madre por un día, donde Mayer y Bustamante aparecieron en el popular programa matutino Nuestro Mundo para hablar sobre la maternidad y los arquetipos femeninos; también persuadieron al presentador de noticias Guillermo Ochoa de utilizar una prótesis de embarazo, y le concedieron el “honor” de ser madre por un día.

Otra pieza que también utiliza el humor para examinar los roles impuestos a la mujer por la sociedad, es el video Crímenes domésticos, de la artista peruana Elena Tejada-Herrera. Esta obra critica la imagen de las mujeres en los medios de comunicación estadounidenses y la carga diaria de la vida doméstica a través del humor negro. Tejada-Herrera también presentó unos  dibujos de su proyecto Lectures, una obra híbrida pues es parte performance y parte del registro de las charlas a la que asiste la artista (las imágenes dibujadas in situ incluyen retratos de las oradoras, así como citas y comentarios sobre las ponencias). El objetivo de la artista al presentar los dibujos es también transferir la información recibida en las charlas al público de la exhibición.

La exhibición cerraba con una imponente proyección de la obra Incisión, de Teresa Margolles, que muestra a Sonja Victoria Vera Bohórquez, una mujer transexual, golpeando brutalmente  una pared de concreto. Esta acción responde al asesinato de una trabajadora sexual transgénero de Ciudad Juárez que fue golpeada hasta la muerte. Reaccionando ante la noticia, Sonja hace su catarsis tallando una grieta en el muro de hormigón, y mientras transcurre la acción esta abertura va recordando cada vez más a una vagina. Los agotadores golpes de Sonja hacen además referencia al difícil camino que los transexuales enfrentan día a día para lograr la tolerancia, la aceptación y la igualdad de derechos en nuestra sociedad.

UA-20141746-1