Por primera vez en Argentina y Latinoamérica, Fundación Proa y el State Russian Museum de San Petersburgo presentan Kazimir Malevich. Retrospectiva, una muestra que abarca el panorama creativo del artista ruso (Kiev, 1878 / Leningrado, 1935), centrándose en los diferentes aspectos que modelan su visión artística.

La muestra, que da inicio a los festejos del 20° aniversario de PROA, tenía fecha de inauguración para el pasado 13 de agosto, pero unos días antes la fundación anunció su postergación para este 11 de septiembre, debido a “un problema legal”  vinculado a una “amenaza de embargo por parte de un multimillonario ruso que fue expropiado y encarcelado por Putin”, según explicó al diario La Nación la directora de Fundación PROA, Adriana Rosenberg.

Las 60 obras que conforman esta muestra, pertenecientes al Museo del Estado Ruso, en San Petersburgo, llegaron finalmente a la Argentina luego de semanas de intensas negociaciones entre PROA y autoridades de la Federación Rusa, según una carta abierta publicada por Rosenberg.

«El Estado argentino tenía que dar garantías de que no serían embargadas y que regresarían a Rusia. Hubo que movilizar el aparato público para lograrlo», dijo Rosenberg a La Nación.

Figura fundamental para comprender las vanguardias históricas que revolucionaron el arte en las primeras décadas del siglo pasado, Malevich abrió los caminos hacia el arte abstracto a partir de la creación del Suprematismo, movimiento primordial en la historia del arte del siglo XX.

Con la curaduría de la especialista Eugenia Petrova, la exhibición, organizada cronológicamente, reúne un conjunto de obras que van desde las primeras pinturas simbolistas del artista, atravesando el Cubofuturismo, el gran homenaje al Suprematismo, hasta la importancia de la pintura de retratos populares.

El Suprematismo, punto de inflexión y grado cero de la pintura encabezado por Kazimir Malevich, adquiere una gran dimensión en la historia del arte cuando, con su famoso Cuadrado Negro en 1915, se abandona la figuración y se profundiza en el camino de la abstracción hasta socavar las bases mismas de la tradición pictórica occidental. Su propuesta puede enmarcarse dentro de los cambios revolucionarios que buscaron generar alternativas frente a los órdenes establecidos en lo cultural, social y político.

El Suprematismo es un componente fundamental de la muestra, y va acompañado de una gran documentación sobre su influencia.

Los «arquitectones» y las porcelanas son piezas clave para entender el proyecto revolucionario de Malevich y la vanguardia rusa de fusionar arte y vida. El vestuario que Kazimir Malevich diseña para la ópera La Victoria sobre el Sol, realizada en 1913 por Maiakovski, Kruchenij y Malevich, es también de vital importancia, dado su carácter revolucionario y rupturista. Esta obra es considerada un hito de la experimentación de las vanguardias.

Kazimir Malevich, Black Square, c.1923 (Cuadrado negro). Óleo sobre lienzo, 106 x 106 cm. Colección The State Russian Museum
Kazimir Malevich, Black Cross, c.1923 (Cruz negra). Óleo sobre lienzo,106 x 106,5 cm. Colección The State Russian Museum
Kazimir Malevich, Composición con La Gioconda (Augurio parcial), 1914. Óleo, grafito y collage sobre tela 62,5 x 49,3 cm. Colección del State Russian Museum de San Petersburgo

KAZIMIR MALEVICH. RETROSPECTIVA

Fundación PROA, Buenos Aires

Del 11 de septiembre a noviembre de 2016