La Presidenta de Chile Michelle Bachelet ha declarado duelo nacional para el martes 30 de agosto tras el fallecimiento, el 29 de agosto de 2016, del artista chileno de origen catalán, José Balmes, Premio Nacional de Artes Plásticas 1999 y fundador del Grupo Signo.

Sus restos están siendo velados hoy en el salón Blanco del Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA) con la presencia de familiares, amigos, artistas, estudiantes y autoridades políticas. A las 11:00 horas del martes 30, también en el museo, se realizará un funeral oficial que culminará a las 13:00 horas, cuando una caravana partirá rumbo al cementerio de El Totoral, donde se realizarán sus funerales.

José Balmes falleció durante la jornada del domingo a los 89 años de edad producto de las complicaciones de una neumonía. La muerte de Balmes, una de las figuras claves del arte chileno, ha causado gran pesar a nivel nacional. Autoridades y figuras públicas han expresado sus condolencias a la familia Balmes Barrios y han exaltado en sus discursos su comprometida práctica artística y como ciudadano.

El Ministro de Cultura, Ernesto Ottone, destacó su trayectoria. “Estamos con mucha pena. Él no fue solamente un gran artista visual, sino que además es parte de la historia de Chile, de la historia del Winnipeg, de la historia del exilio, del re-exilio, de lo que significó el Museo de la Solidaridad y junto al Grupo Signo, cambiaron sin duda la historia de las artes visuales en Chile. Es una gran pérdida y un duelo para el país. Lo extrañaremos profundamente”.

José Balmes, Sin título (de la serie Santo Domingo). 1965. Cortesía: Colección MAC

HOMENAJES

En Santiago se han planificado varios homenajes a su legado. El Museo Nacional de Bellas Artes presentará en el ala Sur del primer piso una muestra con las obras del artista pertenecientes a la Colección MNBA, junto con la proyección del largometraje documental El doble exilio, de Pablo Trujillo, que relata la vida de Balmes desde que se embarca en el Winnipeg.

La muestra consta de cuatro pinturas que corresponden a distintos momentos de su larga trayectoria: Proyecto para un retrato de 1967; una obra en acrílico sin título de 1968 -período en el que incorpora elementos figurativos a su abstracción matérica-; Calama de 1986, obra que pertenece a la serie realizada a propósito del descubrimiento de cuerpos de ejecutados políticos en el desierto; y Lota, El Silencio de 2007.

El director del MNBA, Roberto Farriol Guispert, señaló que “siendo uno de los artistas más políticos y uno de los políticos más artistas, Balmes dio al arte un lugar protagónico en la construcción de nuestra comunidad nacional”.

El Museo de Arte Contemporáneo (MAC), que ha exhibido su trabajo en destacadas muestras, en especial aquellas de las Colección MAC, como la reciente Una suma de actualidades, también se une a los homenajes institucionales.

El MAC cuenta con cinco obras de Balmes en su colección: las pinturas Cocina de Campo (1957), Sin Título (de la serie Santo Domingo) (1965), y Momento Nº6 (Vietnam herido) (1969), y las litografías Muro (1961) y S/T (sin data).

Como homenaje al artista, el MAC exhibirá a partir de hoy las obras Momento Nº6 (Vietnam Herido) y Sin Título (de la serie Santo Domingo) en la Sala Juan Egenau del primer nivel del MAC, sede Parque Forestal.

José Balmes, Proyecto para un retrato, 1967. Colección MNBA. Cortesía: MNBA

UN ARTISTA MARCADO POR DOS EXILIOS

Nacido en 1927, en Montesquiu (Cataluña), Balmes llega a Chile en 1939 el barco Winnipeg. Obtiene la nacionalidad chilena en 1947. Siendo estudiante de Bellas Artes en la Universidad de Chile y, como parte del Grupo de Estudiantes Plásticos, fue uno de los precursores de cambios curriculares que fueron el germen de una futura reforma universitaria a fines de la década de 1960.

En 1962 fundó el Grupo Signo, junto a su mujer Gracia Barrios, Alberto Pérez y Eduardo Martínez Bonati. Su obra se destaca especialmente por anudar, de un modo sin precedentes en el campo cultural chileno, el lenguaje de la pintura al acontecer político y social de Chile y Latinoamérica.

Gran parte de su carrera estuvo ligada a la vida política, apoyando activamente el gobierno de la Unidad Popular encabezado por Salvador Allende y teniendo que partir al exilio a Francia tras el Golpe de Estado, desde donde continuaría desarrollando su carrera artística.

En 1986 Balmes vuelve a Chile, tras lo cual recibiría múltiples distinciones, como el Premio Nacional de Artes Plásticas de Chile en 1999, el Premio Altazor en 2002, entre otros.  Además, tuvo una prolífica vida académica. Fue Director y Decano de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile entre 1966 y 1973, ejerció como profesor de pintura de La Sorbona durante su exilio en París entre 1974 y 1985, y fue profesor de la Escuela de Arte de la Universidad Católica. Esta importante y activa labor docente ejerció una notable influencia en las generaciones de nuevos artistas, entre ellos Francisco Brugnoli, Patricia Israel, Eugenio Téllez y Eugenio Dittborn.

Entre 2006 y 2010 fue Director del Museo de la Solidaridad Salvador Allende.

En marzo de 2015 realiza en el Museo de la memoria y los Derechos Humanos la exposición Des Tierra, que reunió unas 40 obras suyas y de Gracia Barrios que denotan una influencia política desde los años sesenta en adelante, marcadas fuertemente por la dictadura y el exilio.

José Balmes, Momento nº6 (Vietnam Herido). 1969. Cortesía: Colección MAC

SOBRE SU OBRA

El trabajo de José Balmes era una visión testimonial y crítica de las acciones humanas, pero no como un simple acto de dar cuenta de hechos, sino entendiendo la pintura como memoria.

Desde la pintura figurativa evolucionó hasta la expresividad total. El rasgo característico de sus obras fue el gesto, el cual se canalizaba a través del color, los materiales y también la representación.

Esta última se expresó en la incorporación de diversos objetos al cuadro: bolsas de plástico, hojas, papel de periódicos…. Todo esto reflejaba un cuestionamiento al soporte del cuadro, y la utilización de un lenguaje de presentación (no representativo). Estos rasgos vincularon la obra de Balmes al informalismo.

La propuesta artística de José Balmes estuvo siempre muy ligada a un plano social, a un compromiso del artista con el hombre y con el papel del arte en la conciencia colectiva.

En forma crítica y testimonial desarrolló imágenes que se movieron en torno al hombre y su contingencia. Dentro de la corriente informalista, el estilo que Balmes desarrolló es de una expresividad extrema, de un realismo que fue adquiriendo distintas formas a lo largo de su trayectoria, sin dejar nunca de lado el sentido de responsabilidad social, lo que ha generó obras con un impacto fuerte y directo de la materia, resultado de su compromiso frente a la contingencia histórica.

Aunque mantuvo la permanencia del óleo como medio de expresión, Balmes desarrolló un lenguaje muy particular a través de diversos medios expresivos como el collage, la inclusión de objetos reales y la pintura aerosol.

La incorporación de elementos cotidianos, de materiales toscos, de textos y elementos simbólicos son resultado del estudio y de la denuncia que deseó realizar frente a la realidad de su época. Son obras que contienen un fuerte cuestionamiento, inquietudes políticas y sociales, testimonios de fuerte carga emotiva.