El Migros Museum für Gegenwartskunst, en Zurich, presenta la primera gran retrospectiva de la obra del artista suizo Alexander «Xanti» Schawinsky (Basilea, 1904 – Locarno, 1979), principalmente conocido a lo largo de su vida por su trabajo en el departamento de teatro de la Bauhaus.

En la década de 1930, mientras enseñaba en el Black Mountain College, una legendaria escuela de arte en Carolina del Norte (EEUU) que brindó refugio a muchos emigrantes europeos durante la época nazi, Schawinsky, basándose en su trabajo en la Bauhaus, desarrolló su teoría dramática conocida como «Spectodrama.» Involucrando producciones multimedia, «Spectodrama» representa una forma temprana del «happening», un medio expresivo que más tarde se haría famoso por otro afiliado de la Bauhaus, John Cage.

El trabajo de Schawinsky como pintor también se ocupa de la disolución de los límites de la pintura como medio y se centra en el proceso, como se observa, por ejemplo, en su serie Track, la cual «pintó» con la ayuda de un auto.

csm_11903_6cdc476fa2

Xanti Schawinsky, Sin título, ca. 1936, fotografía en blanco y negro, 12 x 17.4 cm. Cortesía del museo

csm_11739_253fd6a58c

Xanti Schawinsky, Spectodrama – 10 (building (paper)), 1925 – 1936, collage (fotografía en blanco y negro pintura spray sobre papel), 40.7 x 49.3 cm. Cortesía del museo

csm_11737_40ca4ea65f

Xanti Schawinsky,vSpectodrama – 5 (form and language), 1925 – 1937, collage (fotografía en blanco y negro y pintura spray sobre papel), 42.2 x 51.7 cm. Cortesía del museo

Más allá de las utopías vanguardistas de la Bauhaus y su proto-happening, la obra de Schawinsky está vinculada en muchos aspectos a la mayoría de las tendencias de Europa, así como al modernismo del siglo XX. Su trabajo puede por lo tanto también ser visto como representante del intercambio transatlántico de ideas artísticas que fue inducido por la situación política de la época y que ha tenido un impacto duradero en la historia del arte.

Esta exposición es la primera en presentar todo el espectro de la destacada obra de Schawinsky -inaccesible al público durante varias décadas- y lo posiciona dentro de un contexto histórico y en relación con su impacto en el presente.

Schawinsky ocupa una posición prominente en la historia del arte de la performance. Al principio de su carrera, en la Bauhaus, desarrolló ideas de vanguardia para un laboratorio teatral que investigaría cuestiones universales de la creación artística. Durante su tiempo en el Black Mountain College concretó su modelo de arte teatral, que calificó como «Spectodrama», y emergió como un representante líder de una forma de arte que efectivamente antecedió el happening.

Al igual que los bailes pantomímicos y las demostraciones escénicas de la Bauhaus, el «Spectodrama» -principalmente un formato visual- desarrolló una energía dramática distintiva en escenas que exploraban un tema utilizando los medios teatrales elementales de espacio, forma, color, luz, movimiento, sonido, lenguaje y música. También involucró innovaciones tecnológicas como la proyección y el cine; algunas escenas presentaron pantomimos y bailarines, mientras que otras desecharon por completo los actores.

La exposición también destaca la pintura procesual que se convirtió en el centro de interés del artista desde la década de 1940 en adelante, una parte de su obra que se ha mantenido prácticamente desconocida para el público general. La retrospectiva muestra cómo el artista tradujo sus ideas sobre el teatro y el performance a la pintura y cómo imaginó el lienzo como el espacio escénico de un proceso de desarrollo. En la posguerra neoyorquina, Schawinsky, al igual que sus colegas de Jackson Pollock y otros pioneros del expresionismo abstracto, experimentó con una amplia variedad de técnicas para expandir la definición de pintura y, por ejemplo, se centró en el mismo acto de aplicación del color como parte de la imagen.

 Todas las imágenes: © Xanti Schawinsky Estate Zürich

Cortesía: Migros Museum für Gegenwartskunst