Paola Peña

Medellín, 1985. Socióloga por la Universidad de Antioquia (2009) y Magíster en Historia del Arte por la Universidad de Salamanca (2012). Trabaja como investigadora, docente y curadora independiente. Ha recibido varias distinciones. Recientemente ha publicado su investigación “Sobre Arte: Carlos Echeverry y el arte correo” (2021), proyecto ganador de la Beca de Investigación en Artes Plásticas del Instituto Distrital de las Artes (IDARTES) (2019); con Juan Bermúdez fueron ganadores del Premio Nacional de Curaduría Histórica de la Fundación Gilberto Alzate Avendaño (FUGA) (2017), cuyo resultado fue el libro “Al mismo tiempo: historias paralelas del videoarte en Colombia”; fue ganadora de la Beca en Curaduría (2015) y Crítica de Arte (2014) de la Alcaldía de Medellín; en 2015 fue seleccionada para participar en el programa de formación curatorial de Independent Curators International (Bogotá). En 2014 obtuvo la Beca de Investigación en Artes Visuales del Ministerio de Cultura, publicada en el libro “Nuevas prácticas artísticas contemporáneas: espacios autogestionados en la ciudad de Medellín” (2019). Escritora de varios textos enfocados a enriquecer las discusiones en torno a las prácticas artísticas contemporáneas.

Más publicaciones

JOSÉ RUIZ. UN ARCHIVO PARA TIEMPOS FUTUROS

José Ruiz recolecta periódicos y carteles políticos, diversos tipos de propaganda impresa, frases clichés y eslóganes de campañas. Con este material desarrolla proyectos que conjugan diversos componentes para plantear reflexiones sobre “situaciones de actualidad” de forma compleja. Paola Peña reseña sus dos proyectos más recientes, centrados en las campañas presidenciales de Colombia.

COLOMBIANIZACIÓN: UNA ENFERMEDAD QUE REQUIERE CURA

Ante la abundancia de muerte en Colombia, la obra de Nadia Granados se convierte en una catarsis, en un performance activista denominado cabaret político. Haciéndole honor al género, ofrece un espectáculo que combina música, videos que se nutren de multiplicidad de fuentes ‒archivos, apropiaciones, prensa, etc. ‒ y una interpretación con tintes cínicos y humoristas del estereotipo de “macho” hipermasculinizado ‒el sujeto endriago‒.