Skip to content

JUAN DAVID LASERNA. CORTAR Y PEGAR

Una imagen bien mirada sería por lo tanto una imagen que ha sabido desconcertar, después renovar nuestro lenguaje, y por lo tanto nuestro pensamiento.

George Didi-Huberman[1]


Juan David Laserna es un artista bogotano que siempre ha mostrado interés por desarrollar proyectos con material de archivo[2], pero no cualquier material, sino uno que cada vez circula con menos frecuencia: los catálogos de productos de supermercados, que hace un par de años era frecuente recibir por correo con todas las ofertas de productos del mes.

Estas caducas estrategias de publicidad buscaban seducir consumidores a través de imágenes que en algunos casos lograban cierto estatuto fotográfico. Laserna apiló estos catálogos desde 2008 con la certeza de que en esas imágenes había latente una promesa que, justamente, intenta cumplir en la exposición que inauguró el 19 de abril en la Galería Espacio Continuo en la ciudad de Bogotá. 

Detalle de un collage en la exposición individual de Juan David Laserna, en la Galería Espacio Continuo, Bogotá, 2023. Foto: Julián Téllez. Cortesía: Galería Espacio Continuo.

Mirar no es lo mismo que ver

Desde luego, cada imagen contiene una intención: no hay imágenes inocentes, lo que hay son formas más agudas o ingenuas de verlas, dependiendo de que tan entrenada esté la mirada de quien observa.  Decir que estamos en un mundo saturado de imágenes es una obviedad; su consumo es casi inevitable, para muchos una adicción. Esos catálogos anticipaban de forma análoga la avalancha de información visual que se abriría paso a través de la tecnología digital y las redes sociales.

Lo que posibilita la propuesta plástica de Laserna es diseccionar las imágenes, en sentido literal y metafórico, obligándonos a mirar y encontrar vestigios de su dimensión histórica y política, pero no exclusivamente eso. La exposición, que deliberadamente no tiene título, así como tampoco los diferentes conjuntos de obras que están dispuestos en dos de los pisos de la galería, nos dan indicios de que entramos a una exposición pensada para ser mirada.

Esto parece redundante, pero no lo es. Como espectadores de arte contemporáneo, estamos a la espera del texto, la ficha técnica o razonada, una guía, una explicación. Intencionalmente, Laserna nos libera de esta obligación, invitándonos simplemente a mirar, para descubrirnos que no es lo mismo que ver.  

El ejercicio de observación que impone la muestra revierte la forma en que consumimos las imágenes en nuestro régimen de visualidad: la constante actividad de scrolling down que prevalece en la forma como nos relacionamos con ellas, queda anulada por un momento.

No solo la materialidad de las piezas, que evidentemente nos dan cuenta de unas fuentes específicas ‒catálogos y revistas de segunda mano ‒, sino también su disposición en el espacio, nos impelen a relacionarnos con ellas en una temporalidad y escala diferente.

En la reiterada saturación queda en evidencia el proceso industrial de su producción, una especie de meta relato de su consumo. Sin embargo, aunque se sienta que estas imágenes operan en otro régimen de visualidad, uno previo al digital[3], la semiótica de la imagen prevalece y su creación frenética también.

Vista de la exposición de Juan David Laserna. Galería Espacio Continuo, Bogotá, 2023. Foto: Julián Téllez. Cortesía: Espacio Continuo.
Detalle de collage expandido de Juan David Laserna. Galería Espacio Continuo, Bogotá, 2023. Foto: Julián Téllez. Cortesía: Espacio Continuo.

La técnica real del collage podría ser la mirada

El archivo de catálogos publicitarios terminó por expandirse, integrando revistas de segunda mano de todo tipo: de moda, de política, de costura, de destrezas, como por ejemplo, la de Mecánica Popular. En ese vasto universo de imágenes que se iba ampliando, Laserna va seleccionando y clasificando, construyendo un cuerpo de trabajo compuesto por diferentes grupos de obras.

Los más evidentes son una serie de collages de gran formato, en los que el visitante va encontrando diversas categorías: carnes, panes, verduras, pezones, ombligos, sonrisas, los cuales, a su vez, establecen relaciones con imágenes extraídas de diversas revistas, que en sí mismas operan como un collage expandido que amplía las lecturas o asociaciones que cada uno encuentra en las imágenes.

Así, por ejemplo, el collage en gran formato de pezones está acompañado de un grupo variopinto de imágenes de vacas, que podemos asociar a la publicidad de leche o de calcio. Por esta misma razón, nos encontramos con imágenes con huesos o senos o bebes con biberones, pero las conexiones no son tan evidentes o unidireccionales.

El conjunto de imágenes rehúye a una explicación con punto final. Cada uno deberá encontrar las posibles asociaciones, y aquí está el quid de la cuestión: no se trata de simples composiciones, ese es el aspecto meramente formal. Lo que se plantea en el ejercicio de observar es encontrar las posibles relaciones. Es la mirada activa la que da sentido al collage, y no al revés. 

Collage de pezones de Juan David Laserna en Espacio Continuo, Bogotá, 2023. Foto: Julián Téllez. Cortesía: Espacio Continuo.
Detalle de collage de pezones de Juan David Laserna en Espacio Continuo, Bogotá, 2023. Foto: Julián Téllez. Cortesía: Espacio Continuo.

Los collages de gran formato realizados con fragmentos extraídos de catálogos se disponen en secuencias que no son arbitrarias. Al observar el conjunto, vemos que el artista toma decisiones pictóricas para ordenarlos. De esta manera, los collages son a su vez una especie de pintura expandida, realizada con material barato o de desecho. Sin embargo, la nueva imagen que construye Laserna a través de la repetición desborda lo meramente formal.

El conjunto visual, compuesto de múltiples elementos, conforman un catálogo que devela el estatuto exagerado de la imagen contemporánea. En la repetición de gestos y formas se van descubriendo tipologías que apelan al conocimiento colectivo que hemos desarrollado en nuestra relación con las imágenes.

Como espectadores intuimos una suerte de hilos conductores que guían la experiencia del mirar, encontrando relaciones de afinidad, diferencia, contradicción o contraste. En esa constante inestabilidad de relaciones, las imágenes pierden la naturalidad con la que estamos acostumbrados a verlas circular y consumir.

Vista de la exposición de Juan David Laserna. Espacio Continuo, Bogotá, 2023. Foto: Julián Téllez. Cortesía: Espacio Continuo.
Juan David Laserna, collage de panes en gran formato. Galería Espacio Continuo, Bogotá, 2023. Foto: Julián Téllez. Cortesía: Espacio Continuo.

Hacienda mestiza

Hay un grupo de obras que conforman otra serie. Son collages en pequeño formato, que operan en un sentido más habitual de la práctica, es decir, en la superposición de elementos extraídos de diferentes fuentes y organizados de tal forma que logran una colisión semiótica para generar nuevas capas de significado.

El mismo Laserna afirma que está dialogando con una tradición de artistas colombianos que también han trabajado con este medio, como Gustavo Zalamea, Wilson Díaz, Juan Mejía y Pedro Manrique Figueroa, o la artista estadounidense Martha Rosler, quienes ya habían entendido la potencia del collage, y el principio de que, con muy poco, se puede hacer mucho a través de yuxtaponer cosas mínimas y con ellas construir relaciones complejas.[4]

Esta es, justamente, la premisa de esta serie de obras que se encuentran desperdigadas a lo largo de la muestra. En ellas, el artista es capaz de “involucrar la agitada disparidad de lo real”.[5]

En esa síntesis de oposiciones, Laserna se sirve de elementos visuales específicos, como soldados o guerrilleros, que descontextualizados de su lugar narrativo en cualquier revista de segunda mano devienen una nueva imagen problemática, capaz de recomponerse para atacar las formas de representación más comunes.

Estos soldados y guerrilleros, que no están realizando acciones de guerra sino, por el contrario, se encuentran descansando, cocinando, escribiendo, durmiendo o caminando, son desplazados a espacios interiores que aparecen en la revista Axxis o DECORA, dedicadas a la divulgación de proyectos de arquitectura, decoración e interiorismo.

El contraste de las imágenes yuxtapuestas plantea otro esquema de representación de la realidad, uno que altera la autoridad discursiva de la imagen y, por consiguiente, la forma como se muestra la política, la historia, el consumo, las relaciones sociales e, incluso, el arte.

Es difícil dejar de notar en las imágenes extraídas de las mencionadas revistas algunas obras de arte de destacados artistas colombianos, que aparecen como decoración en estos lujosos espacios domésticos. Hay algo de humor en estos ejercicios que componen una imagen que opera como vehículo crítico. Esto solo es posible al comprender el poder subversivo que pueden crear juntos elementos visuales contradictorios.

Collages de pequeño formato en la exposición de Juan David Laserna en la Galería Espacio Continuo, Bogotá, 2023. Foto: Julián Téllez. Cortesía: Espacio Continuo.
Collage de pequeño formato en la exposición de Juan David Laserna en la Galería Espacio Continuo, Bogotá, 2023. Foto: Julián Téllez. Cortesía: Espacio Continuo.

¿Cuál es la luz del día que más te gusta?

Esta fue una de las preguntas que le planteó Liliana Andrade, museógrafa de la exposición, cuando estaban definiendo aspectos como los ángulos de las estructuras en madera que atraviesan las dos plantas que ocupa la exposición[6].

Espacio Continuo da la opción a sus artistas de colaborar con curadores o museógrafos. Laserna, en esta ocasión, decidió que requería a alguien que lo ayudara a pensar espacialmente su trabajo. Liliana Andrade asumió esta tarea y el resultado fue muy afortunado. Andrade entendió la intencionalidad de la obra y diseñó unos dispositivos que logran poner orden al universo visual que abarca el trabajo plástico de este artista.

Los dispositivos museográficos crean un rompecabezas de relaciones y también contribuyen a que el acervo documental, que se presenta en muy variados formatos, no se explaye solo en pared, haciendo más interesante la experiencia de la muestra.

La formación como arquitecta de Andrade facilitó el diseño de estos dispositivos pensados particularmente para este cuerpo de trabajo. La museografía se siente, contribuyendo a editar la forma en que las obras se despliegan en las dos salas.

Adicionalmente, la manera como están dispuestos los dispositivos ayuda a organizar la relación entre los collages de gran formato y algunas imágenes que los acompañan, así como también facilitan que la exposición en sí misma se comporte espacialmente como un gran collage, uno que revela sus fuentes.

A lo largo de la muestra nos encontramos con pequeños vestigios del proceso: los sobrantes de donde se han extraído fragmentos, las revistas y catálogos, algunos ejercicios o maquetas de taller, incluso, anotaciones.

Estas decisiones hacen que la muestra no se sienta acartonada; por el contrario, acerca a los espectadores al proceso, los archivos que lo hacen posible, y las formas de pensamiento que están detrás, que no en pocos casos se presentan como obsesivas, desde la acumulación hasta su materialización.

Detalles de obra serie Extracción publicitaria. Galería Espacio Continuo, Bogotá, 2023. Foto: Julián Téllez. Cortesía: Espacio Continuo.
Cráneo de Juan David Laserna, Galería Espacio Continuo, Bogotá, 2023. Foto: Julián Téllez. Cortesía: Espacio Continuo.

Collage y más collage

Hay piezas que se presentan de cerca como un problema fotográfico, de lejos como un problema pictórico, en el punto intermedio como un collage. Es en este punto intermedio en donde “está la semilla de negociación con las imágenes, cuando un collage agudo es capaz de contar el origen problemático de sus fuentes y fundar una (…) tercera cosa que deviene de la reunión, que [se convierte en] un vehículo crítico que es muy noble y versátil, que hace muchas cosas con muy poco”[7].

El collage es un medio privilegiado para pensar las imágenes como signo, y este es justamente el ejercicio que se despliega en todas sus posibilidades y formas: por adición, sustracción, yuxtaposición, composición, tridimensional o expandido, en grande o pequeño formato.

Algunas de las obras plantean conexiones con proyectos previos del artista, en los cuales la imagen también había sido centro de indagación: aislada, insolada o rasgada. La búsqueda por sus implicaciones y los ejercicios de mirada que suponen es un interés que ya estaba presente.

Es difícil dar cuenta de la totalidad de la experiencia de la exposición. Como afirma el artista, “las exposiciones son momentos en los que los artistas ponen mucho cálculo; son un acto performático en tiempo real, son esfuerzos tremendos que muy excepcionalmente se repiten”.[8]

Esta muestra, ciertamente, da cuenta de este hecho, la cantidad de piezas que reúne y las obsesiones que revelan. Y tiene algo curioso: cada tanto, se encuentran unos cráneos de papel maché que recrean los ancestros del Homo sapiens, tal vez un recordatorio de que somos seres vivos que evolucionan y, en paralelo, lo hacen sus imágenes.

Somos cazadores y recolectores, ansiosamente las creamos y destruimos, las fetichizamos y las desacralizamos y, al final, todo permanece de la misma forma.

La “creación de una imagen puede simplemente ser una abominación más profunda que su destrucción, y en cada caso hay una especie de paradójica ‘destrucción creativa’ en marcha”[9].

Las imágenes mutan permanentemente, abren nuevos regímenes de visualidad, en donde simbolizan y actúan como síntomas de lo que significan. Sin embargo, sin importar el régimen de visibilidad en el que nos encontremos, Juan David Laserna nos plantea que no se trata simplemente de aceptar la formas de representación con las que convivimos, sino de interrogarlas, resignificarlas, transformarlas, para abrir la posibilidad de desnaturalizar las imágenes, sus formas de producción y circulación y, sobre todo, cómo las miramos.


[1] Didi-Huberman, Georges.  Cuando las imágenes tocan lo real. Disponible en: https://img.macba.cat/public/uploads/20080408/Georges_Didi_Huberman_Cuando_las_imagenes_tocan_lo_real.pdf (consultado, 02 abril 2023)

[2] Proyectos como Afección turística (2010), La promesa (2013), Extracción publicitaria (2012 hasta el presente), o Cazadores y recolectores (2015), son ejemplos de ello. Ver: https://juandavidlaserna.com/

[3] Actualmente el régimen de visualidad esta mediado por los medios de circulación digital, desde plataformas en línea hasta las redes sociales. La producción de imágenes de forma autónoma —Facebook, Instagram, Pinterest, etc.— con poder de circulación y difusión a escala global a cualquiera que cuente con una conexión a internet, amplían de formas insospechadas la mutabilidad de la imagen. A esto se suman los nuevos desafíos que actualmente plantea la Inteligencia Artificial.

[4] Laserna, Juan David (2023, 27 de abril). Otro Día Más. Juan David Laserna: en la variedad está el placer. En: Periódico Arteria, https://www.facebook.com/arteriap/videos/587175943179363

[5] Yurkievich, Saul (1986). Estética de lo discontinuo y fragmentario. En: Acta Poética Vol. 6 Núm. 1, p.53.

[6] Laserna, Juan David (26 de abril). Visita guiada a la exposición.

[7] Laserna, Juan David (2023, 27 de abril). Otro Día Más. Juan David Laserna: en la variedad está el placer.  En: Periódico Arteria, https://www.facebook.com/arteriap/videos/587175943179363

[8] Ídem

[9] Mitchell, W.J.T. (2017). ¿Qué quieren las imágenes? España: SANS SOLEIL EDICIONES, pp.39.

Paola Peña

Medellín, 1985. Socióloga por la Universidad de Antioquia (2009) y Magíster en Historia del Arte por la Universidad de Salamanca (2012). Trabaja como investigadora, docente y curadora independiente. Ha recibido varias distinciones. Recientemente ha publicado su investigación “Sobre Arte: Carlos Echeverry y el arte correo” (2021), proyecto ganador de la Beca de Investigación en Artes Plásticas del Instituto Distrital de las Artes (IDARTES) (2019); con Juan Bermúdez fueron ganadores del Premio Nacional de Curaduría Histórica de la Fundación Gilberto Alzate Avendaño (FUGA) (2017), cuyo resultado fue el libro “Al mismo tiempo: historias paralelas del videoarte en Colombia”; fue ganadora de la Beca en Curaduría (2015) y Crítica de Arte (2014) de la Alcaldía de Medellín; en 2015 fue seleccionada para participar en el programa de formación curatorial de Independent Curators International (Bogotá). En 2014 obtuvo la Beca de Investigación en Artes Visuales del Ministerio de Cultura, publicada en el libro “Nuevas prácticas artísticas contemporáneas: espacios autogestionados en la ciudad de Medellín” (2019). Escritora de varios textos enfocados a enriquecer las discusiones en torno a las prácticas artísticas contemporáneas.

Más publicaciones

También te puede interesar

«DIST/ANSIAS». CHRISTIAN SALABLANCA

La atracción que ejercen las herramientas y dibujos creados por Christian Salablanca tiene su raíz en la primitiva necesidad humana de expresarnos. Desde la Ciudad Perdida de Sierra Nevada (Santa Marta, Colombia) el artista...