Avatar

César Gabler

Nace en Santiago, en 1970. Es Licenciado en Artes Visuales por la Pontificia Universidad Católica de Chile con una mención en pintura, y Magíster en Artes Visuales por la Universidad de Chile. Como artista ha expuesto regularmente en Chile y el extranjero desde 1999. Entre sus exposiciones individuales más recientes destacan La Catedral del Mañana (Espacio H, 2013), La Última Ópera Rock (Sala Gasco, 2015) y Bilis Negra (Sala de Arte UC, 2016). En 2018 obtuvo la primera Beca Fundación Actual/MAVI, en cuyo marco prepara una muestra individual a ser presentada en el Museo de Artes Visuales de Santiago en 2020. Desde 2011 escribe para la revista cultural La Panera (Santiago), como autor de textos sobre visualidad y crítico de arte. En 2015 publicó el libro de artista La Catedral del Mañana (Feroces Editores, Santiago). En 2015 fue conductor del programa ¿Los artistas no saben hablar? en el canal de televisión cultural ARTV (Santiago). Actualmente es profesor en la Facultad de Artes de la Universidad Finis Terrae, y del colegio Monte Tabor y Nazaret de Santiago.

Más publicaciones

Christiane Pooley:la Primera Piedra

Las claves del lenguaje romántico y del oficio pictórico se dan cita aquí con inusual madurez. Como los primeros románticos, la artista pinta un paisaje irremisiblemente perdido. Su lenguaje pictórico bucea en las posibilidades del color y hace visible la arquitectura de la imagen pintada. No hay ilusionismo, tampoco ilusiones; solo el realismo de quien conoce profundamente lo que está pintando.

CAROLINA MUÑOZ: BLANCO UNIVERSAL

Las actitudes de los personajes de Carolina Muñoz poco deben al naturalismo. Sus cuerpos parecen seguir un posado anómalo, como los modelos de Egon Schiele o los actores del Dr. Caligari, pero filtrado por la comedia de los noventa. Como si la factoría expresionista de las que parecen provenir, hubiese sido intervenida por los hermanos Farrelly de la era Tonto y Retonto. El encuentro fortuito de Jim Carrey con Egon Schiele. Sin embargo, la explicación de aquello, la tiene la propia artista: la vida cotidiana se parece al arte, o al revés. Sus personajes se comportan como lo hace hoy la gente frente a la cámara. Sus figuras son hijas de las redes sociales.