Skip to content

CAROLINA CAYCEDO: TIERRA DE LOS AMIGOS

Por Catalina Lozano | Curadora

Esta exposición de Carolina Caycedo (Londres, 1978) recoge un cuerpo amplio de trabajo que gira en torno a su investigación sobre los movimientos sociales y organizaciones comunitarias que se oponen a la construcción de infraestructuras energéticas, incluyendo grandes proyectos hidroeléctricos en diferentes lugares del mundo.

Estos procesos organizativos se nutren —y también producen formas— de conocimiento que contradicen las lógicas extractivistas de la economía capitalista y de los gobiernos que las sustentan legal, organizativa y militarmente. Este recorrido de largo aliento se inicia en 2012 con el proyecto Represa-Represión / Be Dammed y ha generado una multiplicidad de obras en video, escultura, instalación, dibujo, fotografía y performances.

Caycedo explora diferentes aspectos de las luchas por la justicia ambiental que conllevan una revisión crítica de los discursos que definen el agua como recurso al servicio de la humanidad, basándose en la división creada por el pensamiento moderno entre naturaleza y cultura, que implica una definición de humanidad en la que esta está escindida de un entorno entendido como domesticable y explotable.

Estos procesos de pensamiento crítico y de trabajo con diversas comunidades en las Américas, a la larga, han llevado a Caycedo a cuestionar también las lógicas hegemónicas en torno a la producción de imágenes que contribuyen a una representación del territorio como paisaje, también domesticado y apropiable dentro de la categoría que lo define como cultura.

Vista de la exposición «Carolina Caycedo. Tierra de los amigos» en Artium Museoa, País Vasco, 2023-2024. Foto cortesía del museo

Su trabajo aboga por un entendimiento mutualista de las relaciones entre los seres y entidades humanas y no humanas que habitan el planeta; una forma de pensamiento que es común a muchos pueblos originarios para los que las jerarquías civilizatorias propias de Occidente han generado un profundo desequilibro que hoy denominamos cambio climático.

Aunque su trabajo se ha desarrollado en diferentes contextos, el río Yuma (o río Magdalena a partir de 1501, cuando el colonizador español Rodrigo de Bastidas lo bautizó así) ha sido central para la praxis ambiental de Caycedo. Este es uno de los cuerpos de agua más importantes de Colombia, que atraviesa el país de sur a norte e históricamente ha permitido el flujo de personas y mercancías.

El trabajo con comunidades ribereñas ha permitido estructurar un pensamiento en torno a la justicia ambiental que considera la multidimensionalidad de las formas de vida, pero también de las luchas que se producen alrededor de las ecologías fluviales. En este sentido, la noción de pluriverso se presenta como una alternativa a una descripción unívoca de la realidad.

Carolina Caycedo, Caminemos junt@s, 2010. Vestimenta y estructura metálica. Cortesía del Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León y los ciudadanos de la ciudad de León.
Carolina Caycedo, My Femenine Lineage of Enviromental Struggle-Expansion 1, 2019. Lona impresa. Cortesía de la artista y Commonwealth and Council (Los Ángeles y Ciudad de México)

El pluriverso ha sido definido como «worldings heterogéneos que convergen como una ecología política de prácticas que negocian su dificultad de coexistir en heterogeneidad» [1], es decir, como la potencia de la coexistencia de lo diferente como una forma de compromiso vital basado en el cuidado de las relaciones.

Este aspecto de «relacionalidad radical» implica «el hecho de que todas las entidades que forman el mundo están tan profundamente interrelacionadas que no tienen una existencia intrínseca o separada por sí mismas» [2]. Estas formas de pensamiento conciben la vida como el producto de relaciones de interdependencia en las que los humanos somos un actor más dentro de los muchos seres (humanos y no humanos) que conforman el pluriverso.

El recuperar historias y relatos que reflejan estas cosmovisiones y las luchas por su supervivencia es central en el trabajo de Caycedo, tanto dentro como fuera del estudio. Un aspecto importante en su obra y en las luchas por la justicia ambiental es el reconocimiento de lo que normalmente denominamos naturaleza, los ríos, las montañas, los ecosistemas, como «personas» con derechos equiparables a los de los humanos y que empiezan a ser reconocidos dentro de las legislaciones de diferentes países.

Carolina Caycedo, YUMA, or the Land of Friends, 2014. Impresión digital sobre acrílico, 580 × 473 cm. Cortesía de Collection Fonds régional d’art contemporain Bretagne (Rennes).

El título de la exposición recoge el significado del nombre muisca del río Yuma, traducido como «tierra de los amigos», que también da título a un gran mural, YUMA, o la Tierra de los amigos (2014) en el que, a través de imágenes satelitales, Caycedo reconstruye el impacto nocivo de la construcción de la presa de El Quimbo sobre el río, una de las 18 proyectadas a lo largo de su recorrido.  

Al apropiarse del lenguaje visual de las imágenes satelitales, Caycedo busca subvertir su lógica militar dominante y confrontar el papel de la mirada colonial sobre el territorio, así como las representaciones que produce y naturaliza dentro de los procesos de privatización y expropiación.

Es, además, el título de una obra en video, Tierra de los amigos (2014), en la que Caycedo sigue a personas de la comunidad afectadas por El Quimbo, generando una proximidad que permite percibir las interacciones y relaciones afectivas entre los diferentes actores que protagonizan este devenir nefasto. Estos cambios perceptivos y de escala operan de una obra a otra, lo que permite también advertir las diferentes dimensiones de estos procesos en el sentido más amplio que la palabra ecología puede tomar.

Vista de la exposición «Carolina Caycedo. Tierra de los amigos» en Artium Museoa, País Vasco, 2023-2024. Foto cortesía del museo
Tierras Raras (Fos Bucraa Gdeim Izik), 2023, colaboración entre Carolina Caycedo, Federico Guzmán y Alonso Gil, miembros del Colectivo Cambalache.

Estos libros dibujados a mano relatan historias que interpretan el contexto social, político y espiritual de determinados ríos en disputa en todo el mundo. Tienen formato de acordeón y están encuadernados a mano por la artista.

El cauce del río se utiliza como elemento central de la narración escrita y visual. El texto se basa en conocimientos e historias indígenas y locales, así como en conflictos medioambientales reales. Por lo general, está escrito en primera persona, encarnando la voz del río.

Carolina Caycedo, Libros río: Yuma, 2016-presente. Dibujo sobre papel Canson, 45 x 150 cm. Cortesía de Colección César Reyes, Puerto Rico; Commonwealth and Council (Los Ángeles y Ciudad de México) e Instituto de Visión (Bogotá y Nueva York)


En su presentación en Artium Museoa, la exposición incorpora una nueva producción de Colectivo Cambalache, cuyos actuales miembros son, además de Caycedo, los artistas Alonso Gil y Federico Guzmán. Se trata de un dibujo de gran formato que remite a los montículos de fosfatos extraídos por la compañía marroquí de Phosbouccra —anteriormente de propiedad española— y al campamento de protesta de Gdeim Izik, que fue violentamente desmantelado por las fuerzas armadas de ese país en 2010.

Como en la mayoría de los casos de violencia ambiental, en el Sahara Occidental conviven varias formas de violencia, la de los proyectos extractivistas ejercida sobre los territorios, la de las fuerzas estatales que hacen posibles las primeras, y la de los discursos coloniales dominantes, que normalizan estas explotaciones en nombre del «progreso» y la «civilización».

Desde comienzos de su trayectoria como artista, Caycedo ha participado en y generado formas de trabajo e intercambio colectivas, primero como miembro del Colectivo Cambalache, y después en varios proyectos en los que los procesos terminan definiendo en gran medida la forma que toman los trabajos.

Es el caso de Caminemos juntas (2010), una construcción formada por prendas de ropa donadas y cosidas por habitantes de la ciudad de León, que ahora también acoge otras narrativas y encuentros; en este caso, incluimos un video que refleja las experiencias de personas colombianas exiliadas en Euskadi, recogidas por el Nodo Euskadi en apoyo a la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición de Colombia.

Vista de la exposición «Carolina Caycedo. Tierra de los amigos» en Artium Museoa, País Vasco, 2023-2024. Foto cortesía del museo
Carolina Caycedo, Libro río serpiente, 2017. Pliego de acordeón de 72 páginas impreso en offset, con portada dura de lona impresa y banda elástica. Fondo bibliográfico, Museo de Arte Contemporáneo del País Vasco, Artium Museoa.
Carolina Caycedo, Libro río serpiente, 2017. Pliego de acordeón de 72 páginas impreso en offset, con portada dura de lona impresa y banda elástica. Fondo bibliográfico, Museo de Arte Contemporáneo del País Vasco, Artium Museoa.

Pensar el territorio desde el cuerpo y como un cuerpo es parte de la experiencia de vida y trabajo de Caycedo. Los proyectos hidroeléctricos obstruyen el flujo que hace posible la existencia de un territorio saludable, como bien dijo el Mamo Pedro Juan a Caycedo: «Una represa es como un nudo en el ano».

El flujo del agua y su paso por las redes de pesca artesanal se convierten así en formas de hacer mundo que resisten a la violencia ambiental. Estas han inspirado en gran medida el trabajo de Caycedo, que las ha utilizado en esculturas, dentro de videos y como articuladoras de acciones colectivas que la artista denomina «geocoreografías».

Un ejemplo es la performance Atarraya, analizada en profundidad por Manuela Ochoa en su texto Atarraya: Escuchar voces humanas y no humanas en la Colombia posconflicto.

Tierra de los amigos es la primera revisión en Europa del trabajo de Carolina Caycedo y su primera presentación, en el Baltic Centre for Contemporary Art, en Gateshead, fue comisariada por Irene Aristizábal, cuya colaboración en el proyecto agradece Artium Museoa especialmente.


[1] Marisol de la Cadena y Mario Blazer, «Pluriverse, Proposals for a World of Many Worlds», en A World of Many Worlds (Durham: Duke University Press, 2018) p. 4. A su vez, Arturo Escobar define el término worlding como «el proceso socioecológico implícito en la construcción colectiva de una realidad o un mundo peculiares» («the socioecological processes implied in building collectively a distinctive reality or world»), en Arturo Escobar, «Commons in the Pluriverse» https://patternsofcomzzzzzzzzzmoning.org/ commons-in-the-pluriverse/ Revisado el 29 de agosto de 2023.

[2] Arturo Escobar, Pluriversal Politics. The Real and the Possible. Durham: Duke University Press, 2020, p. xiii.


La muestra se puede visitar hasta el 7 de abril de 2024 en Artium Museoa – Museo de Arte Contemporáneo del País Vasco, Calle Francia, 24, Vitoria-Gasteiz

También te puede interesar

Beatriz González, Decoración de interiores, 1981, serigrafía sobre tela. Cortesía de la artista

BEATRIZ GONZÁLEZ. EXPOSICIÓN RETROSPECTIVA 1965−2017

Incluyendo pinturas, dibujos, grabados, esculturas e instalaciones, el CAPC musée d’art contemporain de Burdeos, en Francia, presenta la primera gran retrospectiva internacional de la artista, en la que se reúnen unas 130 obras realizadas...

ESTA ES LA HISTORIA DEL MUSEO COMUNITARIO DEL AGUA

Acá contaremos la historia de un proyecto artístico-comunitario que celebra y busca crear conciencia alrededor del carácter sintiente de un río: el Renaico. Esta iniciativa, el Museo Comunitario del Agua Río Renaico, es llevada...