Skip to content

A SUBTROPICAL AFFAIR

A Subtropical Affair [Un Asunto Subtropical], una serie de exposiciones grupales organizada recientemente por el colectivo curatorial nómade GOOD TO KNOW.FYI, reunió a un grupo de artistas cuyas obras buscan despertar conciencia sobre el daño que causamos a los ecosistemas que habitamos. El proyecto se desarrolló en tres ‘capítulos’ o iteraciones en tres espacios de Miami a partir de diciembre de 2020, coincidiendo con la última edición de Miami Art Week, y hasta el pasado 12 de marzo.

A Subtropical Affair I, II y III reunió a los artistas Beverly Acha, Alberto Baraya, Bhakti Baxter, Ezekiel Binns & Juan Cardona, Liene Bosquê, Héctor Jiménez Castillo, Beatriz Chachamovits junto a Natasha Tomchin y Charles Levine, Clifton Childree, Robert Andy Coombs, Catherine Crotty, Franky Cruz, Cara Despain, Gonzalo Fuenmayor, Stephanie Temma Hier, Brookhart Jonquil, Jenna Kaes, Amanda Keeley, Brianna Lance, Cinthia Marcelle, Jillian Mayer, Virginia Lee Montgomery, Mariana Murcia, Nicole Nadeau, Jamilah Sabur, Heidi Norton, Sterling Rook, Lauren Shapiro y Nathan Young.

A través de sus obras, estos artistas abordan las amenazas y preocupaciones en torno a la sustentabilidad del sur de Florida como espacio habitable, así como el peligro que representamos como sociedad para nuestro medio ambiente.

Robert Andy Coombs, de la serie «Garden of Eden», fotografías. Vista de la exposición «A Subtropical Affair I», Miami. Cortesía: GOOD TO KNOW.FYI
Brookhart Jonquil, Earth Arise, Sky Descends, 2019. Vista de la instalación en «A Subtropical Affair I». Cortesía: GOOD TO KNOW.FYI
Brookhart Jonquil, The Mountain and The Wave, 2019. Vista de la instalación en «A Subtropical Affair I». Cortesía: GOOD TO KNOW.FYI
Héctor Jiménez Castillo, Cadena Fría de Inconvenientes, flores, zócalo de espejo, zócalos de madera, floreros. Dimensiones variables. Vista de la instalación en «A Subtropical Affair I». Cortesía: GOOD TO KNOW.FYI

A SUBTROPICAL AFFAIR I

La sede de la primera etapa del proyecto fue el Center for Subtropical Affairs, un espacio abocado a la ecología cívica y la preservación de la flora y fauna local ubicado en Little Haiti (o barrio haitiano). Su fundador, Casey Zap, estuvo a cargo de la curaduría. La diversidad en las obras que aquí se presentaron van desde el trabajo de Brookhart Jonquil, que refleja cómo la gravedad moldea el movimiento de la luz, hasta la práctica basada en la investigación de campo de Franky Cruz. También se exhibió una instalación sonora de Nathan Young que responde a la perspectiva que sobre las tierras y los territorios tienen tanto los haitianos como los Seminolas, tribu nativa de la Florida.

Por otra parte, las obras de Sterling Rook y Clifton Childree fueron creadas a partir de prácticas sustentables, mientras que el trabajo de Michele Oka Doner dirige la atención a la condición efímera de la naturaleza. Se presentó, además, una intervención site-especific de Héctor Jiménez Castillo que alude a las nociones de producción y consumo a través de una crítica al suministro de la cadena de frío.

Beatriz Chachamovits, en colaboración con Natasha Tomchin y Charles Levine, presentaron una instalación multisensorial que destaca la biodiversidad de los arrecifes de coral, mientras que Lauren Shapiro expuso esculturas de cerámica con forma apilada inspiradas en los patrones geométricos de la naturaleza. Además, el fotógrafo Robert Andy Coombs, en colaboración con Lo-Hi Magazine, prepararon una experiencia de retratos en vivo que consistió en tomar fotografías a los asistentes como si estuvieran en su hábitat natural.

Vista de la exposición «A Subtropical Affair II», Low Res Space, Miami, 2021. Cortesía: GOOD TO KNOW.FYI
Vista de la exposición «A Subtropical Affair II», Low Res Space, Miami, 2021. Cortesía: GOOD TO KNOW.FYI
Stephanie Temma Hier, Not Just Being Alive, 2020, óleo sobre lino con vidriado y escultura de gres. Cortesía: GOOD TO KNOW.FYI
Alberto Baraya, Orquídea de la Suerte, 2020. Cortesía: GOOD TO KNOW.FYI
Jillian Mayer, Beach Real Estate, fine by me, 2019, still de video, 4′. Cortesía: GOOD TO KNOW.FYI

A SUBTROPICAL AFFAIR II

Low Res Space, un contenedor de carga reciclado y reacondicionado ubicado en el distrito Wynwood de Miami, fungió como la segunda sede de A Subtropical Affair. El espacio abierto donde está permanentemente montado el container fue ocupado por la arquitecta Catherine Crotty y el diseñador Nicolas Harrington para desplegar la instalación Free Plan, un museo al aire libre, de murallas blandas y permeables, donde el entorno natural controlaba la iluminación y la ambientación.

Dentro del contenedor se encontraba un herbario ensamblado con plantas artificiales del artista colombiano Alberto Baraya, un giño a la deconstrucción de la investigación científica de la naturaleza. También se exhibieron dibujos en carboncillo de Gonzalo Fuenmayor que expresan características fascinantes pero destructivas de una decadencia tropical, mientras que las esculturas de helados derretidos de Mariana Murcia fueron invitadas como una respuesta al calentamiento global y una representación del mundo acelerado en el que vivimos.

A través de sus esculturas de bronce, Nicole Nadeau hizo una crítica a la cultura del plástico y el exceso de embalaje. En un tono más optimista, Brianna Lance expuso pinturas en las que formas orgánicas se propagan mediante patrones aparentemente infinitos, y Stephanie Temma Hier abordó el tema de la ecología del agua de nuestro planeta a través de una pieza escultórica adosada al muro.

Finalmente, Ezekiel Binns y Juan Cardona presentaron un plano arquitectónico de una vivienda comunitaria alternativa y sostenible basada en formas orgánicas. También se proyectó un video de Virginia Lee Montgomery que encarna el teorema filosófico de que cualquier variabilidad pequeña en nuestro medio ambiente puede provocar un gran cambio climático, y otro de Jillian Mayer, basado en la comercialización de la costa de Florida.

Este último, titulado Beach Real Estate, fine by me, muestra en primer plano recortes de letras de un color azul brillante enterradas en la arena de la playa y que deletrean BIENES RAÍCES. Las letras son golpeadas ola tras ola hasta ser derribadas hacia el final de la acción. Con esto, Meyer hace un comentario sarcástico sobre el impacto del aumento del nivel del mar en el llamado Sunshine State –Estado Soleado-, como también se le conoce a Florida. Sin embargo, la segunda parte del título del video, fine by me, hace un giño a una relación más sardónica y ambivalente con este desastre inminente.

Vista de la exposición «A Subtropical Affair III», Giralda Plaza, Coral Gables, FL, 2021. Cortesía: GOOD TO KNOW.FYI
Cinthia Marcelle, A tempestade, de la serie Conjunção de fatores, 2014 (parte de un díptico). Fotografía impresa con tinta mineral pigmentada sobre papel. Edición 2/5. Cortesía: GOOD TO KNOW.FYI

A SUBTROPICAL AFFAIR III

La iteración final de A Subtropical Affair fue curada por Omar López-Chahoud en un nuevo espacio ubicado en Giralda Plaza, en Coral Gables, e incluyó a las artistas Beverly Acha, Liene Bosquê, Cara Despain, Amanda Keeley, Cinthia Marcelle y Jamilah Sabur. Apoyada en la memoria y la narrativa personal, esta exposición de artistas mujeres ofreció una perspectiva feminista sobre cómo ver el pasado y repensar el futuro, proporcionando una plataforma para ideas progresistas y para una discusión sobre cómo entender la trayectoria de nuestra sociedad dentro de la gran esfera ecológica. A través de pinturas, fotografías e instalaciones multimedia, las artistas de A Subtropical Affair III cuestionaban la negociación entre un hábitat natural y estructuras hechas por el hombre, tanto físicas como abstractas.

El trabajo de Cinthia Marcelle explora las condiciones socioeconómicas y políticas del panorama brasileño y latinoamericano. Sus fotografías escenificadas evocan situaciones precarias de producción laboral y material. La artista crea una suerte de narrativa o secuencia sobre estos temas valiéndose de la repetición: en los dípticos, dos imágenes aparentemente idénticas son contrastadas mediante una acción sutil pero profundamente simbólica.

Esta intervención performática característica del trabajo de Marcelle, que suele implicar una tarea monótona y un elenco marginalizado, encarna las frustraciones de aquellos grupos sociales privados de derechos. Lo misterioso de la similitud entre las dos imágenes infiere una crisis silenciosa y frágil de un sistema social.

Jamilah Sabur, Enactivism, 2011, impresión por sublimación de tinta sobre aluminio. Cortesía: GOOD TO KNOW.FYI
Liene Bosquê, Coffee Cycle, 2011-2019, sacos de café, bambú y café. Cortesía: GOOD TO KNOW.FYI
Liene Bosquê, Socrates Park Impressions, 2017, cerámica. Cortesía: GOOD TO KNOW.FYI

Jamilah Sabur recurre al lenguaje, la geología y la memoria para explorar cómo el paisaje caribeño y su cultura vernácula están conectados con la identidad de la región. A través de la instalación, imagina cómo se vería la sociedad en 300 años, basándose en resultados geológicos y verdades biográficas. Su fotografía presente en esta muestra, Enactivism, gatilla una inversión del tiempo a través de la inversión del lenguaje, con la intuición de revelar la importancia del paisaje como hogar.

La serie de trabajos de Liene Bosquê examina temas relacionados con las materias primas y la industrialización. A través de una narrativa personal, investiga a Brasil como el mayor productor de café del mundo y las consecuencias de la industrialización de este commodity a expensas de los pequeños agricultores, como su propia familia, y su ciudad natal de Garça.

Las dos instalaciones que presentó en A Subtropical Affair III recuerdan los desafíos que enfrentó su abuela como propietaria de una plantación, en una sociedad patriarcal que atravesaba un cambio industrial. En Coffee Cycle, Bosquê representa una hamaca tejida con sacos de arpillera para almacenar café, sostenida por el tronco de un árbol. La hamaca, un objeto utilitario, accesible y común, es un símbolo de descanso, pero también suele usarse para llevar a los muertos como una alternativa de bajo costo a los ataúdes. Desde la hamaca se derrama café molido, estimulando nuestro sentido del olfato, el más poderoso ligado a la memoria y al pasado de la artista. Este gesto vertiginoso que señala la pérdida y la derrota, puede aludir a la caída de los pequeños productores en todo el mundo frente a un sistema capitalista no regulado.

Cara Despain, It doesn’t look like paradise anymore (Variation 2), 2021, cerca de plástico derretida. Cortesía: GOOD TO KNOW.FYI

Amanda Keeley utiliza el lenguaje del grabado, la escultura y el texto. A través de su práctica, crea sistemas específicos de abstracción para transmitir importantes mensajes sobre el clima, las definiciones culturales de lugar y las herramientas no tradicionales para la educación. Invita a la audiencia a ver la sociedad como un sistema en proceso de cambio y como una alegoría de nuestros ecosistemas cambiantes, ambos con potencial de resiliencia y cambio progresivo.

El trabajo de Cara Despain aborda el uso de la tierra, la extracción de recursos y los efectos a largo plazo de la colonización de «paraísos occidentales». La instalación que presentó en la exposición recuerda los incendios forestales provocados por las persistentes sequías que ha traído el cambio climático, y las consecuencias de la negligencia en nuestro habitar del planeta. Despain expuso sus “pinturas de carbón” a gran escala hechas de escombros quemados recolectados en diferentes sitios de incendios forestales en California.

Por otra parte, su cerca de estacas blancas quemada alude a los peligros de un mal Sueño Americano, así como a los pequeños pueblos devastados por el humo y el fuego. La artista sugiere que el hecho de cómo se ha vendido, parcelado, alterado, marcado y reclamado la tierra tiene serias consecuencias, que sin duda se suman a nuestra crisis medioambiental.

Las pinturas de Beverly Acha borran la línea entre el formalismo y la pintura de paisajes. En su proceso, utiliza la línea del horizonte como punto de partida. Posteriormente, las transiciones naturales de escenario como el amanecer y el atardecer, dan como resultado representaciones pictóricas del cambiante paisaje.

A Subtropical Affair III es un recordatorio de la poderosa fuerza de la madre tierra como diosa de la fertilidad, que planta y cosecha; es montaña y es río, pero puede provocar lluvias y terremotos. Puede crear, pero también puede destruir. A través de la visión feminista única de estas seis artistas, se nos pide que cuidemos el mundo que habitamos para garantizar una calidad de vida para las generaciones futuras y para toda la humanidad.


GOOD TO KNOW.FYI es un colectivo curatorial creado por Alex Valls, Julianna Vezzetti, Juliana Steiner y Jess Hodin Lévy que ofrece una plataforma para artistas en lugares no tradicionales. Facilita un espacio para experimentar, investigar y crear que a su vez enfatiza el incorporar a la comunidad local en sus investigaciones curatoriales y en el desarrollo de cada exhibición.

La misión de GTK.FYI incluye crear exhibiciones interactivas que destacan el pasado, presente y futuro de Miami. Mientras Miami enfrenta desafíos climáticos, inmigratorios y de gentrificación, los proyectos en curso de GTK.FYI muestran estos problemas e inquietudes. Como iniciativa nacida en Miami desde bases comunitarias, GTK.FYI tiene como objetivo abordar las áreas marginadas de esta ciudad, apoyar a su comunidad y acoger la diversidad bajo un espíritu emprendedor.

Traducción por Nadia Lizana, pasante de Traducción de la Universidad Católica de Valparaíso, Chile

También te puede interesar