Skip to content

ISAAC JULIEN: LINA BO BARDI—A MARVELLOUS ENTANGLEMENT

“O tempo linear é uma invenção do Ocidente, o tempo não é linear, é um maravilhoso emaranhado onde, a qualquer instante, podem ser escolhidos pontos e inventadas soluções, sem começo nem fim.”

“El tiempo lineal es una invención de Occidente. El tiempo no es lineal, es una maravillosa maraña donde, en cualquier instante, pueden escogerse puntos e inventarse soluciones, sin principio ni fin”.


A Marvellous Entanglement (Una maraña maravillosa) en la Escuela de Arquitectura de Yale es la última presentación de la instalación cinematográfica de 2019 del cineasta británico Isaac Julien, que explora la vida y obra de la arquitecta italo-brasileña Lina Bo Bardi. Nacida y criada en Italia, Bo Bardi se trasladó a Brasil después de la Segunda Guerra Mundial. Fue una figura destacada del modernismo de posguerra y dejó una huella indeleble en el entorno construido de Brasil, diseñando el Museo de Arte Moderno de Bahía (1960), el SESC Pompeia (1977-86), el Museo de Arte de São Paulo (MASP, 1956-68) y el Teatro Oficina (1958), entre otros.

Esta última presentación de la video instalación de nueve canales está organizada conjuntamente por el Centro de Arte Británico y la Escuela de Arquitectura de Yale. A Marevellous Entanglement se presentó recientemente en el Museo de Arte de Filadelfia como una pirámide de pantallas que se elevaba por encima de los espectadores en el Williams Forum, diseñado por Frank Gehry. En el Museo Bechtler de Arte Moderno de Charlotte, Carolina del Norte, la pieza se instaló más cerca del suelo en un recorrido amorfo.

Aquí, en la galería de la Escuela de Arquitectura de Yale diseñada por Paul Rudolph, se presenta en redondo. “Con el espacio se produce una sinergia y una interacción textural entre la imagen y el hormigón de Rudolph. Hay una poesía y una simpatía en ese sentido conversacional,” dijo Julien sobre la íntima galería y su evocadora materialidad.

Isaac Julien, Lina Bo Bardi-A Marvellous Entanglement (2019). © Isaac Julien, 2019. Vista de la instalación, Escuela de Arquitectura de Yale, 2023. Foto: Michael Ipsen, Yale Center for British Art.
Isaac Julien, Lina Bo Bardi-A Marvellous Entanglement (2019). © Isaac Julien, 2019. Vista de la instalación, Escuela de Arquitectura de Yale, 2023. Foto: Michael Ipsen, Yale Center for British Art.

En una conversación en Yale el lunes 23 de octubre con los historiadores de arquitectura Esther da Costa Meyer y Sunil Bald, el artista bromeó diciendo que la película iba a llamarse originalmente «el fantasma de Lina Bo Bardi».

Julien pone en escena a la famosa actriz brasileña Fernanda Montenegro y a su hija Fernanda Torres como una Bo Bardi madura y otra más joven. Filma espacios que van de lo icónico a lo olvidado, haciendo un equilibrio entre el tiempo dedicado a los prósperos museos y espacios públicos de la arquitecta y los que ahora están abandonados, como el restaurante Coati de Salvador de Bahía.

Las dos actrices que encarnan a Bo Bardi conviven en los espacios de la arquitecta, interpretan sus palabras y parecen ensimismadas. En un momento, incluso, escuchan un álbum, como ocurre en una secuencia hermosamente filmada en el Teatro Oficina de São Paulo, donde la luz natural se derrama sobre los rostros de ambas Linas mientras parecen perderse en las voces joviales y elevadas de Maracangalha, del compositor bahiano Dorival Caymmi.

Cuando aparece en pantalla una fotografía de archivo de Bo Bardi absorta en la música, se produce lo que podría ser nuestra conexión más tangible con la arquitecta. Las melodías de Caymmi y las expresiones de las tres Linas transmiten una infecciosa calidez.

Aunque la película no tiene un principio ni un final estricto, Julien postula como su despertar artístico el encuentro de Bo Bardi con el estado brasileño de Bahía, la fotografía de Pierre Verger y la exposición de arte bahiano en la bienal de São Paulo de 1959. En conversación con Julien y Bald, Esther Da Costa Meyer señala que, para Bo Bardi, el arte y la cultura afrobrasileños de Bahía fueron su experiencia más formativa: “… no fue Italia y luego Brasil. Fue antes de Bahía y después de Bahía”.

Aun explorando estos puntos de inflexión en la trayectoria de Bo Bardi, la película advierte contra una lectura secuencial de los acontecimientos: «Pero el tiempo lineal… ahí va una bestia juguetona», le dice Bo Bardi a Zé Celso (José Celso Martinez Corrêa), el actor y director de teatro brasileño que dirigió el Teatro Oficina hasta su muerte en 2023. Los dos parecen ensayar a partir de sus guiones, repitiendo las palabras de Bo Bardi sobre cómo el tiempo lineal es una invención occidental, cómo el tiempo no tiene principio ni fin.

Este es uno de los varios momentos en los que el estilo atento y onírico del cine biográfico de Julien encarna el espíritu de las palabras de Bo Bardi, la naturaleza enmarañada del tiempo, a través de momentos lúdicos con los colaboradores.

Con un ligero toque brechtiano, Julien distancia al público de la Bo Bardi montenegrina mostrando a la cámara mientras filma a la actriz y a Zé Celso. Celso da notas a la Lina interpretada por Fernanda Montenegro sobre su entrega: “¡Con más acento italiano!,” mientras el equipo interviene para pedir: “¡Una más para el sonido!” Um maravilhoso emaranhado, um maravilhoso emaranhado.

El ritmo de “maraña” en portugués y el alegre juego de extraer sus diferentes resonancias por parte de Montenegro y Celso es un momento encantador, rítmico y convincente tanto si hablas portugués como si no. En lo que parece ser la última toma del equipo, Montenegro termina su monólogo, señalando el guion y afirmando enfáticamente: “… es de Lina Bo Bardi. De mí.”

Isaac Julien, Belas almas, almas menos belas. Lina Bo Bardi-A Marvellous Entanglement (2019). © Isaac Julien, 2019. Cortesía: Yale Center for British Art.

Los seres humanos, por espectrales que sean, no son contenedores privilegiados de memoria para Julien. En cambio, son los propios espacios los que la película sugiere que tienen el poder de desencadenar la alegría, la reminiscencia y la contemplación. En una secuencia en la que la cámara recorre el SESC Pompeia, Bo Bardi habla de la necesidad de mantener el sentido del juego, el sentido de la alegría entretejido en el mosaico urbano de este lugar tal y como ella lo encontró por primera vez.

En el MASP, Montenegro y Torres pronuncian un monólogo en dos pantallas opuestas de la galería. Afirman que el museo de arte moderno debe ser un museo didáctico, que los museos y las bibliotecas, contenedores de la memoria pública, no deben descuidarse. En otro momento, afirma que «la libertad de un artista siempre ha sido individual, pero la verdadera libertad debe ser siempre colectiva».

La película aborda estos temas de manera más directa fuera de las propias palabras de Bo Bardi. Imágenes de archivo muestran a civiles detenidos y tanques rodando por la calle. Simultáneamente, las otras pantallas de la galería muestran a un hombre esculpiendo arcilla para formar un rostro que se extiende desde su propio brazo. Más tarde, un grupo de mujeres vestidas de blanco caminan por la Ladeira da Misericórdia de Salvador portando carteles en los que se lee «Viva Marielle Franco».

En 2019, Franco, concejala de Río de Janeiro, fue atacada y asesinada por milicianos de extrema derecha por su defensa de los derechos humanos, sus críticas a la brutalidad policial y su condición de mujer negra queer.

Isaac Julien, Sem começo nem fim. Lina Bo Bardi-A Marvellous Entanglement (2019). © Isaac Julien, 2019. Cortesía: Yale Center for British Art.

Mientras la Casa Coati de Bo Bardi, el último vestigio de un plan de restauración de la Ladeira de hace décadas está vacía, Julien sugiere que sus estructuras están siempre cerca y atentas a las necesidades del público; atentas al Brasil que tantas veces ha sido silenciado por el gobierno. Momentos como éste, y los que ofrecen las actuaciones del Balé Folcórico da Bahia y el colectivo Araká, desafían la borradura de los afrobrasileños pasados y presentes.

La perspectiva refractada de la instalación de nueve canales de Julien provoca una sensación de recuerdo y descubrimiento simultáneo. A medida que la joven y madura Bo Bardi atraviesa los fotogramas de Julien, cada escenario desencadena un recuerdo, una débil canción. Julien se deleita en la coalescencia de la memoria, el espacio y las narraciones que ambos contienen y ofuscan en contextos diferentes.

En esta película insiste en la poesía del legado de Bo Bardi, en la porosidad de sus estructuras con el tejido urbano circundante y en el poder del patrimonio cultural brasileño para fomentar el intercambio y la colectividad frente a la marginación.

Isaac Julien, Lina Bo Bardi-A Marvellous Entanglement (2019). © Isaac Julien, 2019. Cortesía: Yale Center for British Art.

Isaac Julien: Lina Bo Bardi—A Marvellous Entanglement se presenta del 24 de agosto al 10 de diciembre de 2023 en Yale Architecture Gallery, 180 York Street, New Haven, Connecticut, EEUU.

Max Gruber

Asistente curatorial en el Instituto de Arte Contemporáneo (ICA), Boston. Su investigación y crítica se han centrado en el arte contemporáneo latinoamericano y mundial, la fotografía, la cultura visual y el arte socialmente comprometido.

Más publicaciones

También te puede interesar

SANTIAGO CONTRERAS. LO EFÍMERO EN LA ARQUITECTURA

El autor rememora una obra premiada de la Bienal Internacional SIART de La Paz, Bolivia, donde la acción de deshacer el revestimiento de las paredes blancas de una galería de arte devino performance e...