Skip to content

SANDRA DE LEÓN TORRES: EL RITO, EL FUEGO Y LA SERPIENTE

Al abordar la práctica artística de Sandra De León Torres (Guatemala, 1985) encontramos que, detrás de las formas elementales de sus esculturas hay no solo una sensibilidad por los materiales nobles que las constituyen, sino también un interés por introducir el principio de figura y fondo en su ejecución, y por extensión en nuestro modo de mirar las cosas.

Al basarse en la psicología de la forma, la artista busca desafiar nuestra percepción inmediata -en la misma sala de exposición- y, de manera más amplia, la atención puesta al momento de comprender todo lo que nos rodea.

Vista de la exposición El rito, el fuego y la serpiente, de Sandra De León Torres, en guadalajara90210, Ciudad de México, 2023. Foto: Rubén Garay
Sandra De León Torres, Deconstrucción de un espacio negativo I, II y III, 2023. Piedra volcánica, 25 x 24 x 10 cm. Piezas únicas. Foto: Rubén Garay

La serie de esculturas que presenta en guadalajara90210 activa en este sentido la percepción subliminal, esto es, la del negativo, o la del fondo que no llega a hacerse figura y, por lo tanto, no llega a la conciencia, pero influye de todos modos en el inconsciente, tal y como lo desarrolló la escuela de la Gestalt. Esa puede ser una lectura inicial.

Sin embargo, Sandra llega aquí por otro camino, vinculado más bien a un pensamiento de tipo filosófico/espiritual: cómo el espacio negativo, lo sobrante, lo que no vemos, deja de ser actor secundario para generar conciencia espacial. Es decir, su propuesta considera la sombra y la oscuridad como espacios de observación.

Esto se manifiesta en sus objetos escultóricos tanto por cómo están concebidas sus estructuras como por la manera en que han sido escogidos y trabajados los materiales constructivos: piedra volcánica y madera ennegrecida por combustión.

Sandra De León Torres, Retrato de un espacio negativo en el Palacio de los Deportes, 2023. Madera quemada y piedra volcánica, 150 x 74 x 25 cm. Pieza única. Foto: Rubén Garay
Sandra De León Torres, Retrato de un espacio negativo en Anahuacalli, 2023. Madera quemada y piedra volcánica, 100 x 117 x 25 cm. Pieza única. Foto: Rubén Garay
Sandra De León Torres, Retrato de un espacio negativo en la Alberca Olímpica, 2023. Madera quemada y piedra volcánica, 120 x 108.8 x 25 cm. Pieza única. Foto: Rubén Garay

Podríamos especular que la genealogía de estas construcciones y cómo se materializan en lo mínimo geométrico se debe en parte al posgrado en Diseño de la artista, o a su maestría en Tipografía Avanzada, que las llevarían a adquirir el carácter de alfabeto en el espacio.

Un tercer referente -y que es el referente directo- proviene de la arquitectura. Las obras de El rito, el fuego y la serpiente tienen como punto de partida el espacio negativo de tres edificios emblemáticos de la Ciudad de México: la alberca Olímpica Francisco Márquez, el Palacio de los Deportes y el Museo Anahuacalli.

Esta referencialidad, sin embargo, no es aparente a primera vista. Quien no conozca estos edificios tendría que cotejar sus siluetas con las esculturas para determinar cuál es cual, aunque los títulos de unas cuantas obras nos ofrecen algunas pistas (Retrato de un espacio negativo en Anahuacalli, Retrato de un espacio negativo en el Palacio de los Deportes).

Vista de la exposición El rito, el fuego y la serpiente, de Sandra De León Torres, en guadalajara90210, Ciudad de México, 2023. Foto: Rubén Garay
Sandra De León Torres, Entre Luz y sombra I, 2023. Madera quemada y piedra volcánica, 120 x 55 x 10 cm. Pieza única. Foto: Rubén Garay
Sandra De León Torres, Entre Luz y sombra I (detalle), 2023. Madera quemada y piedra volcánica, 120 x 55 x 10 cm. Pieza única. Foto: Rubén Garay

Para el ensamblaje y tratamiento de los materiales, De León Torres recurre a técnicas parcas y eficientes propias de la milenaria cultura japonesa. Por un lado, el Okuriari, un método para ensamblar madera que no ocupa tornillos ni clavos, sólo la presión del propio material en sus uniones; y, por el otro, el Yakisugi, un procedimiento de carbonización a «madera tostada» que data del siglo XVI, apropiado en Occidente para la terminación de fachadas, entre otros usos.

El empleo de estas técnicas aporta integridad a las esculturas, que al agruparse en las salas de guadalajara90210 crean una atmósfera contemplativa, una suerte de ritual silencioso que reverencia a los elementos de la naturaleza (madera y piedra) y a la memoria que estos encierran (la piedra volcánica, en específico, porta el espíritu de su origen: la lava del volcán que se enfrió al entrar en contacto con la atmósfera).

Sandra De León Torres, La Serpiente, 2023. Madera quemada y piedra volcánica, 230 x 110 x 110 cm. Pieza única. Foto: Rubén Garay

El rito en el título de la exposición alude justamente a la obra de arte como resultado de un proceso ritual, donde la artista se implica pausadamente con el material hasta dar con su forma. El fuego, como hemos visto, es el medio para trabajar y transformar la madera (un fuego que además estuvo presente en la formación de la piedra volcánica).

Finalmente, La serpiente, asociada en la tradición mesoamericana con los poderes reproductores de la tierra y la fertilidad, se presenta como la obra central de la muestra a manera de un contorno que, para la artista, simboliza la distancia entre el sujeto y el espacio negativo.

Sandra De León Torres, Vertebra de una serpiente, 2023. Pigmento con base acrílico y carbón sobre lino crudo, 285 x 40 cm. Pieza única. Foto: Rubén Garay

El rito, el fuego y la serpiente nos introduce así en filosofías y creencias ancestrales que en el presente han venido a despertar consciencia sobre otra manera de ver y estar en el mundo. También breva del pensamiento posmoderno, de la deconstrucción propuesta por Derridá como herramienta para deshacer con el fin de crear algo nuevo.

Reflexionar acerca de la realidad que creamos, mirar lo que no solemos mirar, llevar nuestra atención hacia afuera del sujeto es, en definitiva, a lo que nos invita Sandra De León Torres con este conjunto de obras, surgidas de la transmutación de materiales vivos a partir de técnicas milenarias.  


El rito, el fuego y la serpiente, de Sandra De León Torres, se presenta hasta el 5 de agosto de 2023 en guadalajara90210, calle de la Constitución 42, Escandón Secc I, Ciudad de México.

Alejandra Villasmil

Nace en Maracaibo (Venezuela) en 1972. Es directora y fundadora de Artishock, revista online especializada en arte contemporáneo. Licenciada en Comunicación Social, mención audiovisual, por la Universidad Católica Andrés Bello (Caracas), con formación libre en arte contemporáneo (teoría y práctica) en Hunter College, School of Visual Arts y The Art Students League, Nueva York. Es editora y traductora inglés/español de contenidos sobre arte, trabaja en campañas de difusión y escribe regularmente para publicaciones, galerías y artistas de América Latina y El Caribe.

Más publicaciones

También te puede interesar

ISIDORA CORREA: FORMAS DE DESAPARECER

"Formas de desaparecer", de Isidora Correa, revela sutilmente, a través de una puesta en escena translúcida y delicada, la dolorosa continuidad que existe entre las estrategias de conquista de la época colonial y las...

Vista de la instalación "Espectros visibles", de Claudio Correa, en la antigua fortaleza militar del Castell de Montjuïc, Barcelona, España, 2019-2020. Cortesía del artista

Claudio Correa: Espectros Visibles

En su más reciente exposición en el Castell de Montjuïc de Barcelona, el artista chileno Claudio Correa (1972) vuelve a sacar a la luz hechos y personajes históricos sobre los cuales propone una reflexión...