Skip to content

EXCÉNTRICO: MUESTRA INTERNACIONAL DE PORNOGRAFÍAS CRÍTICAS

Creado en Chile en el año 2020, Excéntrico es una muestra internacional de cine que abarca el territorio de las pornografías críticas, reuniendo producciones cinematográficas que exploran las políticas del placer, la disidencia sexual y la representación explícita del sexo.

Este evento no competitivo, independiente y autogestionado que se desarrolla cada año en las ciudades de Valparaíso y Santiago de Chile, busca abrir espacios para la imaginación transgresora del orden heteronormativo que delimita lo visible y escenificable en el cine, promoviendo el encuentro entre obras fílmicas, audiencias, realizadorxs y performers.

La cuarta edición de Excéntrico, que comienza la próxima semana, se titula Distopía Porno, y se compone de 73 obras de 13 países, la mitad de ellas producidas en territorios del sur global y la mayoría de ellas estrenos en Chile. Como en sus ediciones anteriores, la sede en Valparaíso es el Cine Insomnia (23 al 25 de enero), y el Espacio del Ángel en Santiago los días 27 y 28 de enero de 2023. Posterior a sus exhibiciones presenciales, Excéntrico iniciará una itinerancia virtual con el apoyo de la plataforma de streaming PinkLabel.tv

La muestra en Valparaíso inaugura con una función coral compuesta de tres cortos que reflejan la pulsión distópica de esta edición: Cybernetic (Pleasure Beyond Flesh, Suecia, 2021), Muñecas del Automaton (Alberto Pérez, España, 2022) y Automaton (Four Chambers, Inglaterra, 2022). La función se complementa con el videoclip Chanson de Baise de Sebastien Delage (Philippe Roger, Francia, 2022) y el mediometraje Venus in Nykes (André Antônio, Brasil, 2021).

Las funciones restantes se organizan en torno a las dos grandes convocatorias de esta edición, acompañadas por otros programas especiales. Por una parte, está la convocatoria nacional Éticas, políticas y poéticas del Nuevo Porno Chileno, cuya selección de obras permitió reunir 12 cortometrajes producidos entre 2021 y 2022, que serán exhibidos tanto en Valparaíso como en Santiago, en este último caso incluyendo conversaciones con lxs directorxs.

Por otra parte, está la convocatoria internacional Distopía Porno, a partir de la cual surgieron tres programas curatoriales distribuidos en Valparaíso y Santiago: Ensoñaciones contra- distópicas, curado por Liz Misterio (México), donde se indaga en la fantasía como género narrativo y como un lugar de exploración pornográfica en el ámbito de la ciencia ficción y el deseo;  Húmedx y fluídx: Sensualidad, cuerpo y territorio, curado por Selva González (Chile/Francia), reuniendo obras que invitan a expandir la sexualidad más allá del humanismo desde la simbiosis, la interdependencia, la relación interespecies y la ecosexualidad; y Viles monstruos y bajos placeres, curado por Bhav (Chile) y Paula Vidal (España), donde se abordan prácticas e imaginarios de la monstruosidad tales como la mutación, la modificación corporal, la anormalidad, entre otros.

Xski y Chakala, El Almuerzo Nudista, 2022, Ecuador, 10’28»

La cuarta edición de Excéntrico también acoge dos programas especiales, uno de ellos destinado a un festival invitado, consolidando la sección Ventana porno como una tradición en la muestra, esta vez para compartir una selección de cortometrajes producidos en México gracias a la colaboración de An*rmal Festival internacional de postpornografía, feminismo y sexualidades disidentes. El segundo programa se compone de tres largometrajes que homenajean a la directora Shu Lea Cheang (Taiwan, 1954), cuya obra circula entre el amor viral y el bio hackeo, construyendo su propio género de ciencia ficción dentro del nuevo cine queer: Fresh Kill (1994); I.K.U. (2000) y Fluidø (2017). 

La función de clausura presenta el estreno latinoamericano del largometraje Narcisismo: las imágenes auto-eróticas, dirigido por Toni Karat (Alemania, 2022), obra autogestionada e independiente que recientemente recibió el premio al mejor documental en la 17a edición del Festival de Cine Porno de Berlín.

“Para esta cuarta edición de Excéntrico hemos puesto al centro el concepto de la distopía”, explicaNicola Ríos, director de Programación. “Miramos de frente asuntos como la devastación ecológica, los conflictos bélicos, los desastres naturales, las zonas de sacrificio y otros paisajes de una crisis endémica que parece irreversible. Una crisis que refleja no solo un modelo productivo, sino un deseo reproductivo, desarrollista, lineal y futurista. La distopía es, en este panorama, el fin de un orden del mundo y no del fin del mundo. Es el fin de un orden sexual heterocentrado, crononormativo, antropocéntrico y patriarcal. Su reversa es la utopía guiada por la imaginación transgresora de los marginados del modelo productivo y el deseo reproductivo: lxs anormales, deshumanizadxs, destructivxs, caóticxs”. 

“El hilo conductor de esta distopía será, en esta edición, una imaginación en pacto con el porno como soporte de crítica y poética. Un porno-termita para fisurar los pilares del sistema extractivista, la supremacía especista, la reproducción compulsiva y la normalización del deseo contenido en los confines de lo humano. Un porno para perdernos y re-orientarnos en la abyección y las formas dadas. Un porno degenerativo y corrosivo para descomponer los binarios y construir en sus ruinas expansiones sexuales y distopías caóticamente gozosas”. 

Wincy Oyarce y César Cisternas, Guerrilla Marika, 2021, Chile, 04’27»

NUEVO PORNO CHILENO

Por Marcia

En Chile, los últimos tiempos nos han hecho testigos de una avanzada potente de la censura. Una ola de temor contra las sexualidades abyectas y potencialmente libres se viene apoderando de nuestros territorios y perfilándose como una fuerte sombra a los placeres discos y objetables: los placeres nuestros. Y no sólo es un miedo a la abyección, es un miedo al placer de otres, es un miedo a otres.

El terror a los despliegues sexodisidentes se ve también reflejado en el campo del cine y las pornografías. Desde el año 2003, la ley de calificación cinematográfica chilena rige determinando lo que puede ser visto y lo que no, con criterios morales basados en la obscenidad y lo grosero. Hay un orden sexual y visual que esta ley protege y que desafiamos desde las pornografías críticas. 

Este año, la convocatoria nacional Éticas, políticas y poéticas del Nuevo Porno Chileno nos trae una nueva selección de 12 cortometrajes que vienen a controvertir aquello que puede ser entendido como “pornográfico” en Chile. Obras diversas en lenguaje, técnica y narrativa, donde destacan la poesía, el performance, la autobiografía, el registro documental, los manifiestos y la ficción. Proyectos no canónicos de exploración en lo pornográfico que envuelven aventuras, ríos, mares, fiestas, gráficas y diversos despliegues escénicos. Obras que se erigen como cine de autor local y del sur, colectivo y contracultural.

Diego Argote, del indómito deseo, 2022, Chile, 03’21»

Las obras en la sección Nuevo Porno Chileno son:

del indómito deseo – Diego Argote
Fototropismo positivo, parte II: Timidez: Joacx
EstrellarSe – Amadalia Liberté
Penco es amor – Obrero
Ctrl Cama – Gema Contreras, Andrea Franco
Hambre (Conociendo a Melisa Nina) – Andrés Valenzuela
El filo del rio Maipo – Fernanda Herrada
Guerrilla Marika – Wincy Oyarce, César Cisternas
Poco hombre 1 (futbolero) – Andrés Valenzuela
Oro Negro – Carlos Cortés Gallardo
Ofensa al pudor – Valentina Ximena, Catalina Sofía
Ladies Room – Colomba

Seba Calfuqueo, Kowkülen, 2020. Cámara y realización: Cons Gallardo y Raúl Moncada. Chile, 3’22»

HÚMEDX Y FLUÍDX: SENSUALIDAD, CUERPO Y TERRITORIO

Por Selva González

Incendios forestales, especulación inmobiliaria, robo de agua, sequías que son saqueos, intoxicación de ecosistemas, neblinas ácidas y derramamientos de petróleo. Comunidades desplazadas, pandemias, persecución y asesinato de defensorxs de la tierra. Vivimos en una constante crisis, cultivando una relación cada vez más destructiva y contaminante, avalada por los Estados, promovida por los medios de producción y acolchonada por el capitalismo verde y el activismo performativo. Pero ¿qué tiene que ver la pornografía con todo esto?

Dentro del vasto cuerpo de experiencias, argumentos, tácticas y estrategias de los movimientos ecológicos, el cruce con los feminismos pro-sexo y la disidencia sexual ha dado pie a lo que hoy se conoce como “ecosexualidad”: una forma de la sexualidad que imagina el sexo como una ecología que se extiende más allá del cuerpo físico. Siguiendo a Beth Stephens y Annie Sprinkle -quienes han compostado, nutrido y expandido internacionalmente las políticas ecosexuales- asumir una posición ecosexual significa considerar a la tierra como tu amante y concebir a la naturaleza (humana o no) como sensual y erótica.

De este modo, los lenguajes explícitos de la sexualidad que indagan en imaginarios y prácticas que exploran estas relaciones con la ecología llegan a ocupar el territorio de lo pornográfico, disputando las normas sexuales antropocéntricas respecto al deseo, lo que consideramos sexual, y los usos de la imagen en relación al placer y la excitación. No se trata solo de “follar en la naturaleza”. La apuesta consiste en un pacto erótico y afectivo con lo que entendemos como naturaleza, expandiendo la sexualidad más allá de los confines del humanismo, y crear formas de resistencia y lucha, eróticamente comprometidas contra el ecocidio mundial.

Esta curaduría ensaya una selección y recopilación de obras que se aproximan desde diferentes ángulos y territorios a la ecosexualidad, acercándose a las ideas planteadas previamente pero también ofreciendo interpretaciones situadas y diversas: explorar lo que comprendemos como territorio, lo que consideramos como ecosistema, a lo que llamamos naturaleza. Aquí lo ecosexual se entremezcla con múltiples interpretaciones geográficas, desplegando al mismo tiempo visiones disidentes de la sexualidad inspiradas por la liquidez, la fluidez, la simbiosis y el deseo.

Las obras en esta sección curatorial son:

Kowkülen – Seba Calfuqueo, Chile, 2020
Sea Breeze – Ben Berlin, Alemania 2021
My element water – Swen Brandy, Alemania 2021
Euribia Furiosa – Rosario Veneno, Francia/Argentina 2022
Venus Reborn – Aga Szreder & Rafal Zwirek, Polonia 2021
Pandemic Excercises – Aga Szreder & Rafal Zwirek, Polonia 2020
Fragmented Delicacies – Elio J Carranza, Alemania 2021
Romper – Esther Margaritas, Chile 2021
El Almuerzo Nudista – Xski y Chakala, Ecuador 2022
Natural Pleasures – Aga Szreder & Rafal Zwirek, Polonia 2022 

Werther Germondari y Maria Laura Spagnoli, POW, 2018, Italia, 08’47»

FANTASÍA: ENSOÑACIONES CONTRA-DISTÓPICAS

Por Liz Misterio

La realidad circundante pareciera estar en decadencia. Catástrofe, devastación, capitalismo grotesco y fuego. A veces no parece haber salida a las formas de vida que cada vez lucen más como jaulas; a veces pareciera no haber escapatoria de este, un mundo devastado, normado, seco, cuya falta de ocio es proporcional a la ingente impronta bélica de los territorios. La violencia contra lo abyecto y lo diverso es la tónica, que a su vez es orquestada por el avance del fuego que quema el suelo y el pensamiento. Sin embargo, somos agente de los escapes y entrañamos la potencia de goce en nuestras cuerpas e imaginaciones.

La fantasía como género narrativo y cinematográfico en el que se expanden las fronteras de lo posible y de lo imaginable aparece en esta sección como un lugar de exploración pornográfica en el ámbito de la ciencia ficción y el deseo. La fantasía, como todo eso que ha sido mantenido en recónditos espacios oscuros y reprimidos del inconsciente, constituyéndose como lo acallado, culpabilizado y lo encasillado, hoy se exhibe en todo su esplendor en muchas ricas películas que imaginan otros mundos posibles.

Sirenas, juguetes, brujas y otras criaturas extrañas se hacen presentes en esta curaduría fantasiosa, en la que se explora el potencial de la ficción como herramienta para expandir las nociones convencionales sobre el cuerpo, el género y las sexualidades. Aquí no hay placeres culpables, ni mundos inimaginables. Lo seco transmuta en jugoso, la distopía se transforma en ocio para imaginar y permitirnos recreos gozosos de la realidad, lo bélico ya no es más contra nosotros, sino que se despliega en el cuerpo y en completo disfrute.

En Ensoñaciones Contra-Distópicas tendremos tres funciones, tres puntos de fuga, para imaginar en perspectiva fantasiosa otros mundos extraterrestres en esta misma tierra que habitamos, y para saborear también otros pornos posibles en la distopía que habitamos.

Alexandre Medeiros, Vida À la Diable, 2022, Brasil, 20’09»

Función 1: Mundos jugosos y estrafalarios

Fudliaks! Tear the sexes appart! – Jasmin Hagendorfer, 2021
Zoloushka – Wes Hurley, 2014
Orlandos – Julz Ritschel, 2021
Vida À la Diable – Alexandre Medeiros, 2022
Sex toy story – Clare Mc, Emma Noelle Cunt, 2022
Venus in glitter – Alexandre Medeiros, 2022
Ruptured – Max Disgrace, 2020

Función 2: El placer de la contienda

Pow – Werther Germondari y Maria Laura Spagnoli, 2018
Cum as you are –  Hanna Schaich y Lo-Fi Cherry, 2022
Lucha lub: Liga interplanetaria – LuchaLUB, 2022

Función 3: Recreos gozosos de la realidad

Estrelas do caos: tesão na anarquía – Alexandre Medeiros, 2021
Estallar – Blanca ReyGal, 2021
Fantasia – Iris Kaufman, 2022
A snack for two – Prince Poison, 2022
Kinky Valley 69 – Alexandre Medeiros, 2021
Dancing bodies – Laure Giappiconi, Elisa Monteil y La Fille Renne, 2019
Piensa en mí – Miriam Esteford – Beatriz Candor, 2022
While I’m still breathing – Laure Giappiconi, Elisa Monteil y La Fille Renne,2019

Blanca ReyGal, Estallar, 2021, México, 17′

VILES MONSTRUOS Y BAJOS PLACERES

Por Paula Vidal & Bhav

Las prácticas sexuales y deseos yacen en un recoveco del mundo social que de por sí es inadmisible. Aun así, existen también corporalidades que despliegan lo grotesco como acto de rebeldía y disfrute ante los imaginarios sexuales profundamente cooptados y aburridos. Nos muestran que es posible y, a la vez, nos permiten constatar que nuestro propio deseo está atravesado por lo monstruoso: eso desagradable, prohibido, eso que no podemos decir en ninguna parte y que nos avergüenza. Eso abyecto que somos se manifiesta en imaginarios que permiten la existencia de mundos sexuales aborrecidos. Mundos sexuales aborrecidos pero existentes, que confirman nuestra animalidad y asquerosidad.

Este programa nos invita a espantarnos de nuestro propio disfrute, a visionar la puesta en texto e imagen de todo eso que hemos querido siempre erradicar de la palabra dicha. Aquí tenemos eso que no está bien, que asusta y que cohíbe. Porque lo sexual que no ha sido cooptado por el amor y la higiene sigue siendo visto a partir del orden de lo monstruoso. Todo eso hoy lo miramos fuera de la culpa y lejos del miedo.

En este programa transitamos desde imaginarios prohibidos y fantasiosos, hasta prácticas difíciles de ver por el ojo normado. Encontraremos suciedad, ensueño, bichos raros y virulencia. Todo ello desafiando radicalmente las políticas de higienización de lo sexual y lo pornográfico. Aquí no hay integridad posible, aquí no hay forma de limpiar los fluidos de la abyección monstruosa.

Romy Alizée, Fist, 2021, Francia, 03’00»

Función 1: Bajos placeres en escena

Esta es una mirada a los bajos placeres llevados a la práctica. Una conversación entre diferentes maneras de transgredir las aprensiones normativas a través de prácticas BDSM, tanto sobre el cuerpo (Riesgo, Mulük, Chile, 2022), el género (Behind the door, Natalia Sara Skorupa, Polonia, 2022), como sobre los fluidos corporales tan comunes y tan abyectos (Mensplaining, Ann Antidote + Notorische Ruhestörung, Alemania, 2021). También veremos prácticas redentoras (Sovereing sex, Dom Razberry & Daemon Derriere, EEUU, 2021), placenteras (Fist, Romy Alizée, Francia, 2021), hipnóticas (The ballet of madness, Irina Vega y Adrian Mur, España, 2022) y viscerales (We’re going down, Alexandre Medeiros, Brasil, 2021).

Función 2: Estos viles monstruos

La segunda función gira en torno al imaginario de lo monstruoso y las representaciones metafóricas de los deseos. Son los viles monstruos de muestra cabeza llevados al cine. Aquí nos encontraremos con partes del cuerpo que cobran vida propia (Baiser (Kiss), Mark Reynolds, EEUU, 2020), los sueños (Genderfluid, Laure Giappiconi, Elisa Monteil & La Fille Renne, Francia, 2021) y las bestias de nuestro imaginario teriantrópico más escondido, ya sean extraídos de los cuentos de hadas (Rusalka y Peter and the wolf, Wes Hurley, EEUU, 2017 y 2013), el terror (Liquid beast, Teen Wolf, EEUU, 2017) o la comedia (Orc Mechanic – The 4 Day Paintjob, Monsterbait, EEUU, 2022). Aquí también se albergan las ideas más oscuras sobre el placer, lo satánico (Possession, altSHIFT, España, Reino Unido, Países Bajos, 2020) y lo sobrenatural (BFF Naked and afraid, Teen Wolf, EEUU, 2017); terminando con una declaración de principios encarnada por una diosa (Goddess Ckiara’s temple, Ckiara Rose & Daemon Derriere, EEUU, 2019).

Mark Reynolds, Baiser (Kiss), 2020, Estados Unidos, 00’53»

¿Quieres más información? Revisa el programa completo aquí

También te puede interesar

ALEJANDRO QUIROGA: LA BOCA LLENA DE SILENCIO

[...] La experiencia estética en territorios banales y sin interés es ciertamente un acto de imaginación, de disociación, algo alucinatorio. No es lo mismo descubrir paisajes en parajes espectaculares en el paréntesis de unas...

ARCOmadrid 2019. Vista de la feria. Cortesía: IFEMA/ARCOmadrid

Los Diletantes de Siempre

Más que miedo a la funa o temor a la exposición, lo que aparece es un amateurismo profesional, ese que no puede ver más allá de lo evidente, que incluso mirando las cifras, no...