Skip to content

CINTHIA MARCELLE: UNA CONJUNCIÓN DE FACTORES

Impulsada por el deseo de desorganizar las jerarquías y oposiciones binarias, la práctica de Cinthia Marcelle (Belo Horizonte, Brasil, 1974) se desarrolla en capas interconectadas que ponen en evidencia su preocupación constante por reimaginar las dinámicas de lo colectivo y lo cotidiano. Marcelle es conocida internacionalmente por sus evocativas instalaciones site-specific en lugares como Nueva York, Porto Alegre, Sharjah y Viena, pero Una conjunción de factores, en el MACBA, es la primera exposición que ofrece una perspectiva sobre el conjunto de su producción como un todo.

A lo largo de su obra, Marcelle ejecuta gestos similares a escalas radicalmente distintas. Los materiales cambian de forma a medida que se integran en las sucesivas instalaciones, fotografías y películas, y los motivos, aunque recurrentes, se presentan en configuraciones diversas. Las series de Marcelle no comienzan y acaban, sino que se desvanecen y emergen, y pueden mostrarse conjuntamente o bien mantenerse en la reserva como una baraja de cartas que saldrá a la luz en un juego de asociaciones.

Curada por Isobel Whitelegg, Una conjunción de factores incluye obras realizadas desde 1999 hasta la actualidad y combina impactantes piezas fílmicas y fotográficas con instalaciones a gran escala y sutiles intervenciones espaciales. La exposición subraya la singularidad estética de la obra de Marcelle, que comprende desde la creación de una poética de la acumulación, la multiplicación y la repetición, hasta el uso de mise-en-scénes ambientales.

La expresión «una conjunción de factores» se suele utilizar para explicar cómo los acontecimientos significativos, más que responder a una sola causa, son el resultado de la interacción impredecible entre múltiples actores y fuerzas. Para subrayar el carácter colectivo que, para Marcelle, tienen tanto la práctica artística como la autoría, la exposición presenta obras producidas de forma individual y también piezas realizadas a dúo con Tiago Mata Machado y Jean Meeran, así como en colaboración con la plataforma online aarea.co.

Una conjunción de factores centra la atención en una práctica habitual de Marcelle: la de implicar a participantes de distinta procedencia –desde obreros y músicos hasta personas que conoce en su día a día– en su producción artística. Las acciones que llevan a cabo estos colaboradores, y que la artista fotografía y filma, fluctúan entre lo escenificado y lo espontáneo, y parecen ficción y realidad al mismo tiempo. Junto con el uso de materiales y colores que evocan contextos específicos, la implicación y representación de los demás en la obra de Marcelle alude a las jerarquías laborales, de clase y de raza que condicionan nuestras interacciones cotidianas y el orden social y político imperante.

Cinthia Marcelle, A família em desordem. Vista de la instalación en el MACBA, 2022. Foto: Miquel Coll
Cinthia Marcelle, A família em desordem. Vista de la instalación en el MACBA, 2022. Foto: Miquel Coll

Una conjunción de factores abre con Já visto, una intervención en el atrio del MACBA que invita a los visitantes a seguir la lógica asociativa y polifacética que vertebra la obra de Marcelle. Una columna de monedas en el interior de un cristal, del que sobresale por la parte superior, descansa sobre un estante a la izquierda del acceso a las salas de la planta baja. A la derecha, estos elementos parecen repetirse, aunque están sutilmente reconfigurados. Y reaparecen de nuevo cuando los visitantes entran en la exposición, donde un pasillo les invita a elegir entre dos itinerarios. Cada uno de ellos conduce a una de las dos mitades en que se divide la instalación A família em desordem. Definida por Marcelle como una ruptura en su práctica, esta iteración es la clave de la exposición en la planta baja del MACBA, diseñada en colaboración con Vão, un estudio de arquitectura de São Paulo.

Los visitantes que giren a la derecha se encontrarán en un callejón sin salida: una sala con una alfombra negra dividida por una barricada construida con los materiales que utiliza Marcelle, perfectamente alineados y apilados. Quienes giren a la izquierda, irán a parar a una gran sala abierta que contiene una instalación distinta, realizada con esos mismos materiales. Subvirtiendo la relación autor-espectador, esta obra es fruto del trabajo de un grupo de estudiantes y profesionales del arte que han llevado a cabo una acción creativa colectiva ocupando el espacio, invitados por Marcelle, antes de inaugurarse la exposición. Los visitantes que han tomado este itinerario pueden continuar a través de una serie de cinco pequeños espacios, donde Fonte 193, 475 Volver y Cruzada –una trilogía de películas filmadas a vista de pájaro sobre la tierra roja del estado brasileño de Minas Gerais– se acompañan de una serie de obras que articulan un viaje imaginario entre territorios rurales y urbanos.

En las películas realizadas por Marcelle, ya sea como artista individual o bien como dúo con Tiago Mata Machado, colaboran a menudo actores no profesionales. Además de proporcionarles un espacio de intervención y sugerirles algunas acciones e intenciones, ambos artistas instan a esos colaboradores a experimentar la fuerza de los gestos que les piden ejecutar. Para producir Fonte 193, Marcelle consiguió que un camión de bomberos trazara un círculo perfecto en el suelo, al tiempo que vertía agua en el centro del círculo para formar una fuente invertida. En el caso de 475 Volver, pidió al conductor de una excavadora que surcara la tierra dibujando un signo de infinito. Así, al ejecutar una serie de tareas similares a las que suelen realizar, pero con una motivación distinta, la experiencia de trabajo de esas personas se aproxima a la labor creativa.

Las tomas con cámara estática confieren a las películas de Marcelle una cualidad escénica que desvía la atención hacia el espacio representacional y los movimientos de conjunto que se producen en él. En Cruzada, este efecto se incrementa gracias a los distintos colores de cada uno de los cuatro grupos de cuatro músicos que intervienen en la acción. Cuando los distinguimos, acercándose a un cruce desde cuatro caminos diferentes, cada grupo toca una sección instrumental aislada de «Avante, camarada!». Sin embargo, en cuanto entran en el cruce, se mezclan y tocan la pieza armoniosamente con todas las voces, hasta separarse de nuevo.

Cinthia Marcelle. Una conjunción de factores. Vista de la exposición en el MCBA, Barcelona, 2022. Foto: Miquel Coll

Cinthia Marcelle, “A tempestade”, de la serie “Conjunção de Fatores”, 2015, impresión digital con tinta de pigmentos minerales sobre papel Hahnemühle Photo Rag Satin 310 gr, 102,5 x 123 cm c/u. Cortesía: Galeria Vermelho

Desde Cruzada, los visitantes de la exposición pueden acceder al espacio central donde se muestra la serie Conjunção de fatores. Las personas retratadas en cada díptico son conocidas de Marcelle –amigos o familiares– y la transición entre ambas imágenes confiere un aspecto narrativo a la obra. Los gestos que se les pide que representen, combinados con el título de cada díptico, transforman a esos colaboradores en actores que desempeñan papeles alejados de su actividad habitual. Los trabajos reales de las personas retratadas pueden deducirse de su forma de vestir, pero sus acciones sugieren un reordenamiento emancipatorio de la típica interacción entre clase, raza y trabajo.

En una sala separada, a la que se accede desde el atrio, puede verse Capa morada, una obra realizada con Jean Meeran durante la residencia de Marcelle en Ciudad del Cabo. La experiencia de trabajar con Meeran en Sudáfrica fue importante para el sentido identitario de Marcelle, así como para su desarrollo artístico. En Brasil –donde la ascendencia mestiza todavía se entiende a menudo como una identidad nacional generalizada y culturalmente blanca–, el cuestionamiento de la propia etnicidad de Marcelle se había mantenido silenciado. Sin embargo, en Sudáfrica esa percepción cambió. En Capa morada, Meeran captura a Marcelle inmersa en actos de camuflaje. Con la ayuda de sábanas de colores y prendas de ropa, la artista intenta fundirse con el entorno escabulléndose por las calles, los muros y los mercadillos de la ciudad. Sin embargo, lo que demuestra ser un disfraz más efectivo es su propio aspecto: como si fuera una máscara portadora de identidad, le permite desaparecer entre otras personas que se dirigen en autobús hacia los suburbios segregados de la periferia.

Cinthia Marcelle, No Ar/On Air. Vista de la instalación en el MACBA, 2022. Foto: Miquel Coll

No Ar/On Air, la última instalación a gran escala de la exposición, está configurada como una emisora de radio y un escenario alfombrado, preparado para albergar la reescenificación colectiva de dos obras. La primera es Sortilégio (1951), escrita por el destacado académico, poeta, activista y dramaturgo brasileño Abdias do Nascimento (1914-2011), fundador del Teatro Experimental do Negro en 1944. Evocando las relaciones reales entre jerarquía social y raza, y situándose entre la leyenda, la religión y la vida cotidiana, Sortilégio es una fábula moral con un protagonista que se enajena él mismo mientras intenta ascender en la escala social.

La segunda obra es Une tempête (1969) de Aimé Césaire (1913-2008), poeta, escritor y político francomartiniqués, cofundador del movimiento de la negritud. Situada en el Caribe, esta adaptación crítica que hace Césaire de La tempestad de Shakespeare presenta a Próspero como un colonizador y traficante de esclavos blanco, al tiempo que otorga más voz y más importancia a las perspectivas de Calibán y Ariel, convertidos en esclavos negros de Próspero y sujetos colonizados.

Los visitantes de esta sala pueden acceder a una plataforma online donde, en vez de un guion escrito, pueden añadir un link a una canción para que se emita en escena. El resultado de su elección se superpondrá e interrumpirá otras piezas elegidas por otras personas que hayan accedido a la plataforma ya sea remota o presencialmente. De ese modo, la interacción distanciada entre decisiones, personas y lugares generará una reescenificación impredecible, conflictiva y cacofónica, que irá desarrollándose sobre la marcha.


CINTHIA MARCELLE: UNA CONJUNCIÓN DE FACTORES

Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA), Plaça dels Àngels, 1

Del 15 de julio de 2022 al 8 de enero de 2023

También te puede interesar

50 AÑOS. EL ÁNGEL DE LA HISTORIA

A cincuenta años del golpe de Estado en Uruguay, el Centro de Exposiciones SUBTE en Montevideo presenta "50 años", una exposición que, desde una mirada regional y crítica, reúne obras y experiencias relacionadas con...

Erika Verzutti, Witch, 2018, bronce, piedras y arcilla polimérica, 45 x 59 x 10 cm. Edición de 3 + 2 PA. Cortesía: Andrew Kreps Gallery

Erika Verzutti:ex Gurus

Andrew Kreps Gallery, en Nueva York, presenta "Ex Gurus", una exposición del nuevo trabajo de Erika Verzutti (São Paulo, 1971) en el que explora la tensión entre la representación y la abstracción. Inspirándose en...